Seguiremos trabajando cuando cumplamos 80 (y no será por las pensiones)

Seguiremos trabajando cuando cumplamos 80 (y no será por las pensiones)

La mitad de las personas que nacieron en 2007 vivirá 100 años… o más.  No tendría sentido que la jubilación durase más que la carrera profesional

La discusión acerca de la sostenibilidad del sistema de pensiones, que permite a las personas de mayor edad disfrutar de una merecida jubilación tras una vida de trabajo, siempre acaba con la misma conclusión: si faltan jóvenes para reemplazarnos, tendremos que trabajar más. Sin embargo, parece que incluso allí donde haya sangre fresca vendrá bien alargar la vida laboral… porque la esperanza de vida sobrepasará los 100 años.

Esa es la tesis de una información publicada en la prestigiosa Harvard Business Review, en la que se recuerda que en los países más desarrollados el número de habitantes con 100 o más años se disparará en las próximas décadas, gracias a las mejoras en el estilo de vida y la alimentación.

Baste con pensar, para hacerse una idea de la intensidad del fenómeno, que actualmente viven en Estados Unidos 72.000 personas que nacieron antes de 1917, pero que cuando llegue 2050 el número de habitantes centenarios superará el millón.

Y no es una utopía: un informe demográfico asegura que la mitad de los bebés que nacieron en 2007 tendrán una esperanza de vida de 104 años… o más. Las conclusiones de ese estudio se extrapolan de manera casi directa a otros países como Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y Canadá, y se superan incluso para Japón (107 años de esperanza de vida).

Con la longevidad disparada en los países ricos (en los pobres, la historia será bien diferente), se espera que la calidad de vida durante lo que todavía consideramos como tercera edad también mejore enteros. Y aquí viene la pregunta: ¿tiene sentido dejar de trabajar a los 60, si nuestro estado mental, físico y anímico es equivalente al que tenían en el siglo pasado los que celebraban su 50º cumpleaños?

El fenómeno de esta adquirida longevidad está teniendo su reflejo en cuestiones tan dispares como la edad de matrimonio, la compra de una vivienda o la paternidad. Al fin y al cabo, si uno espera vivir más tiempo, es lógico aplazar algunas decisiones por un tiempo.

Pero donde más impacto tendrá una esperanza de vida de 100 años será en el campo laboral. Aunque ahora nos pueda parecer absurdo, quienes cumplan 65 años dentro de 50 quizá deberían preguntarse si tiene sentido jubilarse después de una carrera de 30 años… cuando aún quedan 40 años de vida.

BBVA recomienda reducir cotizaciones sociales y financiar las pensiones con impuestos

El economista jefe del Grupo BBVA, Jorge Sicilia, ha apostado este jueves por «separar completamente el debate de las cotizaciones y el de las pensiones», de forma que se puedan plantear rebajas de las cuotas que pagan las empresas, con la idea de crear márgenes con los que aumentar la contratación, sin condicionarlo al impacto que pueda tener sobre las pensiones.

La forma de hacerlo, ha dicho, es abrir la puerta a compensar y financiar parte del sistema por la vía de impuestos más eficientes como los indirectos.

«Muchos países financian sus sistemas de pensiones con impuestos. Lo que hay que pensar es si bajar cotizaciones ayuda a la contratación, ha dicho durante la celebración de los cursos de verano organizados por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE).

Por otro lado, Sicilia ha recalcado que empleo indefinido y salarios flexibles son elementos que pueden elevar la productividad de las empresas, como una vía de hacerlas más competitivas, fomentar así su internacionalización y lograr así que la economía española crezca y cree empleo de forma más sana que en el pasado.

Sicilia ha asegurado que «el empleo fijo tiende a generar niveles de productividad más elevados», por lo que «si se sigue potenciando la temporalidad se estarán desaprovechando oportunidades».

En este sentido, ha señalado que para dar un giro a la contratación indefinida es preciso reducir las modalidades de contratación a una indefinida, otra temporal causal y una tercer de formación, siempre con un esquema en el «que sea más costoso contratar a un temporal que a un indefinido».

En material salarial, ha señalado que, más que hablar de subidas de salarios, «la obsesión debe estar en la capacidad en la flexibilidad a lo largo del ciclo».ancianos-chinos770420

Empresas grandes, temporalidad pequeña

Por otro lado, Sicilia ha indicado que son las empresas más grandes las que cuentan con menores tasas de temporalidad, las más productivas, las más competitivas y las que lideran la internacionalización. «El tamaño de las empresas importa», ha resumido.

En cifras, la entidad financiera estima que un incremento del 1% en la dimensión de las empresas incrementa la probabilidad de exportación en un 5%, lo que hace que sea necesario incrementar la dimensión de las empresas, que ahora se concentran en más de un 95% en el segmento pyme y de microempresa.

Entre las recetas para incrementar el tamaño de las empresas, Sicilia propone no limitar la competencia en los mercados y evitar las «regulaciones selectivas», pues pueden ser una barrera para el crecimiento de las sociedades.

Por su parte, el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid Rafael Myro ha señalado que «se ha hecho todo el ajuste salarial que había que hacer y probablemente más». Por ello, se ha mostrado de acuerdo en subir el salario mínimo interprofesional (SMI) y «empujar» a las empresas a que incrementen los sueldos «sin hacer locuras».

http://www.eleconomista.es/economia/noticias/7642453/06/16/BBVA-recomienda-reducir-cotizaciones-sociales-y-financiar-las-pensiones-con-impuestos.html