Bruselas prevé una recaída de los salarios reales en España durante los próximos dos años

Bruselas prevé una recaída de los salarios reales en España durante los próximos dos años

La subida de precios y la moderación salarial provocarán una caída del 0,4%

España será uno de los seis países de la eurozona cuyos trabajadores perderán poder adquisitivo el próximo año. Así lo indican las previsiones de otoño de la Comisión Europea, que prevén un descenso de los salarios reales españoles del 0,4% el próximo año. También perderán poder adquisitivo los trabajadores de Finlandia e Italia (con -1,5% y -0,7%, respectivamente, y los únicos en los que la caída será mayor que la española), Grecia (-0,1%), Austria (-0,3%) y Portugal (-0,2%).

Además, la lista se restringe en las previsiones de 2018. Ese año sólo perderán poder adquisitivo los salarios de los trabajadores de España (-0,1%), Austria (-0,2%), Portugal (-0,4%) y Finlandia (0,2%). Con ello, España frenaría la recuperación del poder adquisitivo de 2015 y 2016, tras las caídas de los años de la crisis.

En buena medida, la recaída de los salarios reales se deberá a la recuperación de la inflación tras años de signo negativo o muy cerca de cero. De hecho, la previsión de inflación ha sido una de las grandes revisiones realizadas por Bruselas en su actualización de las estimaciones económicas.

Los precios suben a partir de 2017

En sus anteriores estimaciones, las de primavera, esperaba que continuase el estancamiento de precios de los últimos años, pero ahora la situación ha cambiado. Si en primavera vaticinaban una inflación del 0,2% en la eurozona en 2017 (-0,1% para España), ahora espera una subida de precios del 1,4% en la eurozona y del 1,6% en España, que rompería así con dos años consecutivos de descenso de precios.

Estos datos supondrían un cierto retorno a la normalidad previa a la crisis en España, cuando la alta inflación frenaba la mejoría del poder adquisitivo: en el periodo 1997-2001 los salarios cayeron un 0,2% en términos reales, mientras que en los siguientes cuatro años (2002-2006) apenas subieron un 0,3%.

A pesar de esta pérdida de poder adquisitivo, la buena noticia será que el empleo continuará recuperándose, aunque a menor ritmo que este ejercicio. Según Bruselas, el empleo crecerá un 2,8% este año y se ralentizará al 2,1% en 2017 y al 1,8% en 2018. Ello permitirá que la tasa de paro baje al 16,5% dentro de dos años