La actividad cerebral relacionada con la memoria pierde cohesión con la edad

La actividad cerebral relacionada con la memoria pierde cohesión con la edad

Los investigadores han descrito un método novedoso para caracterizar y comparar la dinámica cerebral de las personas individuales. Para ello, utilizaron imagen por resonancia magnética funcional (fMRI) con la que registrar la actividad cerebral de personas sanas durante tareas de memoria, atención y en reposo. Los científicos emplearon una reestructuración de los datos de fMRI como una red compuesta de regiones del cerebro y las conexiones entre ellas. Lo cual usaron para medir cuánto han cambiado los grupos de conexiones a lo largo del tiempo.

Gracias a esto encontraron que el número de grupos síncronos de conexiones en un cerebro es consistente para cada persona, ya estén usando la memoria, dirigiendo la atención o descansando. Sin embargo, entre los individuos estos números varían de forma significativa. Estas variaciones están vinculadas a la edad, ya que los participantes más jóvenes presentaban pocos grandes grupos sincrónicos que vinculaban casi todo el cerebro. En contraposición, los participantes más mayores mostraban grupos cada vez más pequeños de conexiones. De estos resultados se deduce que ha habido una pérdida de actividad cerebral cohesiva, incluso cuando no hay deterioro de memoria.

“Este método capta elegantemente importantes diferencias entre los cerebros individuales, que a menudo son complejas y difíciles de describir. Las herramientas resultantes son prometedoras para entender cómo las diferentes características cerebrales están relacionadas con el comportamiento, la salud y las enfermedades”, ha declarado Davison.