Carne de pobres, salud de ricos

Carne de pobres, salud de ricos

Qué podrían tener en común dos prestigiosos cardiólogos y uno de los chefs más reconocidos. La respuesta tal vez le sorprenda: las legumbres.

Y es que con motivo de la celebración del “año internacional de las legumbres” dos expertos en salud: el doctor Jose Luis Palma (especialista en cardiología e hipertensión arterial y vicepresidente de la Fundación Española del Corazón -FEC-) y la doctora Nieves Tarín (cardióloga y directora médico del hospital universitario de Móstoles), junto al cocinero Gonzalo D’Ambrosio, abandonaron durante unas horas las consultas y los fogones para ofrecer una charla en la quisieron poner el foco de atención en las legumbres y sus múltiples propiedades.

Legumbres como sinónimo de salud

La dieta mediterránea sigue considerándose como una de las más beneficiosas para la salud. Y esto es algo que avala tanto la ciencia como la historia, ya que es la dieta que nuestros antepasados han seguido desde hace siglos. De hecho, ese es uno de los motivos por los que la mujer española es actualmente la segunda más longeva del mundo (sólo por detrás de la japonesa) y que en España haya más de 11.200 personas centenarias, siendo mujeres el 85% del total.

Y ese logro es posible, entre otros factores como un estilo de vida saludable, gracias a la dieta mediterránea y uno de sus principales ingredientes: las legumbres.

Las legumbres son un alimento tan completo que resulta sorprendente que cada vez tenga menos espacio en nuestra cocina. Son fuente de vitamina C y vitaminas del grupo B, pero también contienen importantes niveles de hierro, calcio, fibra, aminoácidos esenciales, ácido fólico e hidratos de carbono. Y por si esto no fuera suficiente, tanto su contenido en grasas como su índice glucémico (IG) tienen uno de los niveles más bajos.

Por todo ello ayudan a prevenir la obesidad y la diabetes (son un excelente alimento para los diabéticos de tipo 2) al reducir los niveles de colesterol, pero también permiten evitar el estreñimiento e incluso previenen el cáncer de colon.

Además, las legumbres previenen las complicaciones cardiovasculares, reduciendo en un 14% el riesgo de sufrir un infarto o una angina de pecho, y en un 31% el de padecer una insuficiencia coronaria.

Y teniendo en cuenta que las enfermedades cardiovasculares son actualmente la primera causa de muerte en España, entre otros motivos por los muchos factores que contribuyen a su desarrollo (fumar, sedentarismo, estrés, colesterol alto…), ¿no cree que ya va siendo hora de recuperar este alimento tan necesario y beneficioso?

Consuma legumbres, su corazón se lo agradecerá

Desde la Fundación Española del Corazón (FEC), donde se ofreció la charla que le he mencionado bajo el título “Legumbres: una saludable opción para reducir el riesgo de infarto y angina de pecho”, recomiendan tomar este alimento entre 2 y 4 veces a la semana. Sólo así cada vez estaremos un poco más cerca de recuperar la auténtica dieta de nuestros antepasados… los mismos que no sabían lo que eran las enfermedades coronarias ni la hipertensión.

Y es que resulta increíble lo mucho que ha cambiado la alimentación en sólo 50 años. Tanto es así que en 1960 se tomaba un 50% más de legumbres y un 50% menos de sal de la que se consume actualmente.

Por ello, más que nunca resulta fundamental recuperar ese alimento que en su día se conocía como “la carne de los pobres” por la cantidad de nutrientes que contenía y lo barato que resultaba en comparación con la carne, por lo que era el sustento principal de las clases menos pudientes.

En resumen: tienen más nutrientes y vitaminas que la mayoría de los alimentos, ayudan a prevenir numerosas enfermedades y además son más baratas… ¿Necesita más motivos para incluir las legumbres dentro de su dieta?

Cocinar con legumbres es más fácil de lo que cree

Seguro que ahora mismo está pensando que tal vez sean muy beneficiosas para su salud, pero que el principal problema es que su preparación resulta muy laboriosa.

Es cierto que las legumbres suelen asociarse a guisos que requieren no sólo horas sino incluso días de preparación, al tener que dejar los garbanzos en remojo por la noche para pasarse luego toda la mañana en la cocina preparando, por ejemplo, un suculento cocido. El resultado sin duda merece la pena pero, dado el ritmo de vida tan ajetreado que llevamos, no siempre es posible preparar alguno de esos platos una vez a la semana… ¡No digamos ya hacerlo hasta cuatro!

Existe un truco para que el remojo de las legumbres dure sólo diez minutos, por lo que podrá prepararlas incluso si olvidó dejarlas en remojo la noche anterior. Ha oído bien. ¡Sólo diez minutos! Se lo explico al final de este texto.

Además, no es cuestión de pensar sólo en los platos de cuchara más tradicionales. No le estoy pidiendo que coma cocido cuatro veces a la semana, ni mucho menos. Y por supuesto, tampoco debe seguir al pie de la letra la receta tradicional, con su chorizo y su panceta, ya que la cantidad de grasas que incluyen acabarían echando a perder todos los beneficios que aportan las legumbres.

La clave está en buscar el justo equilibrio para que sus guisos sean mucho más saludables.

Estos son algunos consejos del chef Gonzalo D’Ambrosio, que quizá conozca de su programa de cocina para la televisión, y que sin duda le resultarán muy útiles:

  • Para el cocido, si quiere añadir un poquito de chorizo, fríalo aparte y quite toda la grasa antes de añadirlo al resto de ingredientes.
  • Quite toda la capa de grasa del tocino, aunque mucho mejor si directamente suprime ese ingrediente del cocido.
  • Use menos aceite cuando vaya a preparar las legumbres.
  • Sustituya la sal por otros condimentos más cardiosaludables.
  • Opte por las legumbres naturales en lugar de las que ya vienen preparadas en latas y que han pasado por todo un proceso donde se pierden la mayoría de sus nutrientes y vitaminas.
  • Y si acaba cocinando con legumbres ya preparadas, tire todo el líquido en el que se conservan y lávelas luego muy bien, pues ese líquido contiene muchísimo sodio.