La Junta aplicará en ESO y Bachillerato medidas para proteger el modelo educativo andaluz frente a la Lomce

La Junta aplicará en ESO y Bachillerato medidas para proteger el modelo educativo andaluz frente a la Lomce

Luciano Alonso informa sobre las instrucciones transitorias para el próximo curso, que garantizarán los principios de equidad, calidad e inclusión

La Consejería de Educación, Cultura y Deporte aplicará el próximo curso 2015/16 instrucciones para proteger el modelo educativo andaluz en los niveles y etapas afectadas por el calendario de desarrollo de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce). El titular en funciones de este departamento, Luciano Alonso, ha informado al Consejo de Gobierno de la implantación de estas medidas en 1º de Bachillerato y 1º y 3º de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), con carácter transitorio hasta que se apruebe la normativa autonómica reguladora del currículo adaptado de estas enseñanzas.

Alonso ha explicado que la decisión se adopta ante la imposibilidad de que los nuevos decretos estén a tiempo. En este sentido, ha subrayado que la aprobación del Real Decreto de Secundaria y Bachillerato por parte del Gobierno de España se realizó “sin avisar y con alevosía” en las pasadas navidades, lo que dejó a las comunidades autónomas con solo siete meses para diseñar y tramitar la normativa de más de 49 áreas y 116 desarrollos curriculares. Tampoco los centros docentes disponen del plazo suficiente para adaptar sus proyectos educativos y ofertar las enseñanzas.

Las instrucciones transitorias facilitarán que el próximo curso se desarrolle con normalidad en todos los centros educativos y blindarán el modelo educativo andaluz de escuela inclusiva, equitativa y de calidad. Además, ofrecerán seguridad laboral a las plantillas docentes, evitando que se vean afectados más de 6.400 profesores de las distintas especialidades.

Al igual que el decreto autonómico ya vigente para Primaria, la normativa provisional presentada por el consejero garantiza un proceso de aprendizaje basado en capacidades y competencias, frente a la mera acumulación de contenidos que plantea la propuesta curricular del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. En la Lomce, el concepto de competencias queda apuntado en los preámbulos, pero está ausente tanto en el articulado como en los reales decretos de su desarrollo.

En Secundaria y Bachillerato, la Junta de Andalucía mantendrá la carga horaria actual de las especialidades de Filosofía, Tecnología, Economía, Lenguas Clásicas y Música, que dejan de ser obligatorias con la Lomce. También se mantiene Educación para la Ciudadanía, materia esencial para reforzar la educación integral del alumnado, y las optativas que ahora se ofertan en los centros educativos andaluces. De igual modo, durante el año de transición, las instrucciones permitirán a los institutos mantener la ordenación prevista en sus proyectos educativos de centro.

Para garantizar la seguridad del alumnado en lo relativo a la validez de su expediente académico, se han diseñado una serie de modificaciones de adaptación a la Lomce. Entre ellas, se ofrecerá la asignatura de Valores Cívicos como alternativa a la Religión y se impartirán las materias de Biología y Geología en lugar de Ciencias Naturales, así como las de Geografía e Historia en sustitución de Ciencias Sociales. Educación Plástica Visual y Audiovisual sustituirá a Educación Plástica, pero tendrá la misma carga horaria.

La Consejería de Educación garantizará también que todos los centros ofrezcan el próximo curso Matemáticas aplicadas y Matemáticas académicas. Por último, frente a la eliminación por la Lomce de la materia de Ciencias del Mundo Contemporáneo, Andalucía incorporará las de Cultura Científica y Fundamento del Arte en Bachillerato.

En su informe al Consejo, Luciano Alonso ha detallado otras medidas previstas para el próximo curso, como el mantenimiento del Bachillerato de doble titulación español-francés y de la atención a la diversidad tanto en la ESO como en Bachillerato. Dentro de este último objetivo, se organizarán los Programas de Mejora del Aprendizaje y del Rendimiento en sustitución de los de Diversificación Curricular.

Si bien la Lomce sólo plantea como obligatorias las vías de los bachilleratos de Humanidades y Ciencias Sociales, en Andalucía se mantendrán las dos de Artes (Artes Escénicas y Artes Plásticas y Diseño) y las dos de Ciencias (Ciencias y Tecnología) que orientan a los estudios de Ciencias de la Salud o de Ingeniería.

Finalmente, respecto a las reválidas, Alonso ha señalado que la Junta tomará medidas para hacerlas menos lesivas. Entre ellas, garantizar que el alumnado de los centros sostenidos con fondos autonómicos sólo sea examinado por el profesorado del sistema público andaluz, así como no publicar ‘rankings’ de centros y alumnos.