“Nos deja Juanillo” por Jose Enrique Granados

“Nos deja Juanillo” por Jose Enrique Granados

Llevo mucho tiempo queriendo dedicar un texto a este personaje de nuestro pueblo, al que todos conocéis. Y hoy, me he decidido a hacerlo; hoy festividad de San Juan, día de su onomástica. No hay ningún atarfeño que no conozca a Juan Hidalgo Fernández, “Juanillo”. Y para mí Juanillo a secas, sin calificativos.

Gloria a Dios en las alturas/recogieron las basuras/de mi calle, ayer a oscuras/y hoy sembrada de bombillas.
Y colgaron de un cordel/de esquina a esquina un cartel/y banderas de papel/lilas, rojas y amarillas.
Y al darles el sol la espalda/revolotean las faldas/bajo un manto de guirnaldas/para que el cielo no vea,
en la noche de San Juan,/cómo comparten su pan,/su mujer y su galán,/gentes de cien mil raleas.
Apurad/que allí os espero si queréis venir/pues cae la noche y ya se van/nuestras miserias a dormir.
Vamos subiendo la cuesta/que arriba mi calle/se vistió de fiesta.

Joan Manuel Serrat


Juanillo es un personaje singular; en su discapacidad intelectual ha generado una capacidad enorme para poder salir “para adelante”. Ingenuo, atrevido, chismoso, bonachón, a veces perverso pero siempre tierno. Esa impronta de maldad que en ocasiones dibuja, creando falsos rumores, mintiendo e incluso calumniando es sólo una coraza que a lo largo de su vida ha ido construyendo para sobrevivir en este mundo de injusticias. ¿Qué peor injusticia que ser o estar discapacitado?. Conocedor de la inferioridad de condiciones que le ha dado la vida para enfrentarse a ella, Juanillo se sobrepone a ello abusando en muchos momentos de la picardía, que le insuflan valor y coraje para enfrentarse a situaciones difíciles, en su condición de diferente. Un resorte para sobrevivir.

Con sus múltiples anécdotas es digno de protagonizar una novela. Si hubiera vivido en la España del siglo XVI hubiera competido con Rinconete y Cortadillo o con el licenciado Vidriera para ser el protagonista de las doce narraciones que conforman las Novelas Ejemplares del insigne Miguel de Cervantes.
Pillo y astuto, tiene la capacidad de cambiar el rumbo de los acontecimientos para salir airoso de las situaciones. Conocedor de su deficiencia, nunca es el primero de algo; siempre está en segunda fila, pero cuidado, él es el segundo. El segundo del alcalde (esté quien esté), del Granada CF, de los municipales o de Galerías Preciados. ¡Como sabe camelar a sus interlocutores, para llevarlos a su terreno y creerse vencedor del envite!. Y cuando le faltan los recursos y se siente amenazado, en su condición de inferior, te lanza ese discurso aprendido, ¡a ti te gustaría tener un hijo como yo! Genio y figura.

Juan, muchas veces me has pedido que te hiciera una foto y te entrevistara para el periódico. Cualquier excusa era buena para pedírmelo: las orquestas de las fiestas (como representante de ellos que eras), la inauguración de aquel parque, cualquier situación que tu creías que era digna de ser llevada al papel, eso sí, con tu fotografía. Tú como protagonista, tú en primera persona. Egocéntrico y manipulador pero a la vez sensible, desenvuelto y cariñoso.

Hoy no me has pedido que escriba sobe ti y hoy, me apetece que formes parte de esta Gacetilla. Eres historia de este pueblo y junto a otra enorme pléyade de personajes singulares que viven en el presente y en el recuerdo de esta colectividad llamada Atarfe, mereces tu lugar.

Vamos bajando la cuesta/que arriba en mi calle/se acabó la fiesta.