¿Es que quieren impedirle que esté sano?

¿Es que quieren impedirle que esté sano?

¿Cómo se sentiría si le extirparan un órgano y después se enterase de que no era necesario? ¿Y que además podría haber tratado el problema con un remedio natural… pero nadie se lo había dicho?
Eso es lo que les ocurre todos los años a miles de personas con diagnósticos erróneos de cáncer de mama o de próstata. Del mismo modo, las enfermedades que son resistentes a los antibióticos causan cada vez más víctimas que, en muchos casos, se podrían haber curado con tratamientos alternativos, como la plata coloidal o algunos aceites esenciales.

La medicina convencional, que va de la mano de la industria farmacéutica, impone estrategias terapéuticas cada vez más duras y peligrosas pero, en cambio, no duda en ocultar y en prohibir soluciones naturales; sencillamente porque éstas no entran en su esquema de pensamiento.

Por ejemplo, unos investigadores han descubierto que un complejo de cúrcuma y fosfolípidos puede suprimir los dolores de la artrosis. Desde hace siglos se sabe que la raíz de bardana cura el acné. Y otras investigaciones sobre la vitamina D han revelado que es eficaz contra la esclerosis múltiple.

Estos productos naturales no suponen ningún peligro y, sin embargo, hoy en día estas enfermedades se tratan con:

  • Altas dosis de antiinflamatorios, que provocan hemorragias digestivas.
  • Roacutan, que reseca la piel y provoca colitis ulcerosa, además de otros efectos secundarios.
  • Cortisona, que favorece las infecciones microbianas
  • Tratar las afecciones leves cotidianas. Por ejemplo, la angélica oficinal facilita la digestión y elimina las flatulencias, la citrulina alivia los calambres, los aceites esenciales de gaulteria odorante y de menta piperita fulminan el dolor de cabeza… Le ayudamos a redescubrir los remedios más sencillos para el día a día, que podrá encontrar en su propia cocina.
  • Acompañar las enfermedades graves. Sabrá lo que hay que comer durante una quimioterapia, los micronutrientes que limpian las arterias, salir de la depresión sin medicamentos, retrasar el párkinson con glutatión… En cada número encontrará un completo reportaje sobre cada sobre las soluciones naturales a estas graves enfermedades.
  • Los inventores geniales existen, del mismo modo que también existen los estafadores. Nuestros expertos le dirán la verdad acerca de todas las terapias.
  • Internet es una auténtica selva; por eso nosotros le indicamos qué productos son fiables: suplementos alimenticios, plantas, productos naturales… De ese modo ahorrará dinero y sólo comprará productos realmente eficaces.
  • Advertirle sobre los medicamentos inútiles y peligrosos antes que los medios de comunicación. Nuestros lectores disponían de la información sobre los peligros de los medicamentos contra el colesterol (estatinas) con cinco años de antelación; sobre los coadyuvantes de las vacunas, doce años antes; sobre la píldora, ocho años antes; sobre el aluminio de los desodorantes, cinco años antes. Manténgase informado antes de que sea demasiado tarde.
  • Descubrir los remedios que se aplican en todo el mundo. ¿Sabía usted que el riesgo de morir de una enfermedad que ya tiene cura es más elevado de lo que supone? La medicina moderna está fragmentada; sin embargo, nuestros expertos internacionales le informarán de las soluciones que se practican en todas las culturas.

No se deje engañar: hay esperanza ante todo tipo de enfermedades, pero para ello debe dejarse guiar por otras vías aparte del camino trillado de la medicina convencional