«PERSONAJES ELVIRENSES 1″por José Enrique Granados

«PERSONAJES ELVIRENSES 1″por José Enrique Granados

Algunas personas en Atarfe han sido significativas y esta serie de personajes lo refleja.

LA TRIANA

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, churro: Fruta de sartén, de la misma masa que se emplea para los buñuelos y de forma cilíndrica estriada. Tejeringo: De te y jeringar, por alusión al instrumento, especie de jeringa, por donde se echa la masa en la sartén; porra, fruta de sartén semejante al churro, pero más gruesa.

Churros, tejeringos, porras, calentitos, tallos, jeringos, cohombro, taco……..

Lo importante es la masa. Harina, agua, sal, en algunos sitios una pizca de bicarbonato y aceite caliente………. En Atarfe, las Trianas.

Fotografía de Ángel Carretero, perteneciente a la exposición “Personajes”.


MIGUEL HEREDIA

La luna vino a la fragua/ con su polisón de nardos. El niño la mira, mira./ El niño la está mirando.
En el aire conmovido/ mueve la luna sus brazos/ y enseña, lúbrica y pura,/sus senos de duro estaño.
Huye luna, luna, luna. /Si vinieran los gitanos,/ harían con tu corazón/ collares y anillos blancos.
Niño, déjame que baile./ Cuando vengan los gitanos,/ te encontrarán sobre el yunque/ con los ojillos cerrados.
Huye luna, luna, luna,/que ya siento sus caballos./ Niño déjame, no pises/ mi blancor almidonado.
El jinete se acercaba/ tocando el tambor del llano./ Dentro de la fragua el niño/ tiene los ojos cerrados.
Por el olivar venían,/ bronce y sueño, los gitanos./ Las cabezas levantadas/ y los ojos entornados.
Cómo canta la zumaya,/¡ay, cómo canta en el árbol!/Por el cielo va la luna/ con un niño de la mano.
Dentro de la fragua lloran,/ dando gritos, los gitanos./ El aire la vela, vela./El aire la está velando.
Romance de la luna, luna. Romancero Gitano (Federico García Lorca)
Cáceres Feria y del Campo Tejedor, en su trabajo titulado “Herreros y Cantaores: El trabajo de los metales en la génesis del flamenco” podemos conocer la relación existente entre el pueblo gitano y el trabajo con los metales, con la fragua.Según estos autores, dentro del trabajo de los metales, algunos gitanos europeos se especializaron en la calderería o la fabricación de joyas, mientras que en el caso español, la herrería se afianzó progresivamente como su especialidad metalúrgica. En general, cuando las fuentes antiguas mencionan a herreros gitanos, se refieren a los que fabrican objetos de metal de escaso valor, como clavos, alcayatas o herraduras, y por otra parte a los que tienen como profesión reparar aperos de labranza, útiles de molinos, carros y otros objetos domésticos. No se trata del único trabajo metalúrgico que ejercían los gitanos españoles; también se emplearon como caldereros, hojalateros o paragüeros, labores con un marcado carácter ambulante.

Sin embargo, las razones de esa larga tradición forjadora tenían que ver, sobre todo, con su carácter itinerante y autosuficiente. Efectivamente los fragüeros se desplazaban de pueblo en pueblo, reparando y vendiendo piezas. Por otra parte, la vinculación de los gitanos a la herrería derivaba de un imprescindible y autosuficiente abastecimiento, especialmente por las necesidades que tenían como tratantes de bestias. Hay que tener en cuenta que el herrador no solo se ocupaba de las herraduras; durante siglos constituyó una especie de albéitar de segundo orden.

De la misma manera, otros oficios tradicionalmente gitanos —desde el de trasquilador hasta el de ventero— se explican por esta ligazón entre el trato de bestias y una vida itinerante, de feria en feria.

En la fotografía, de la colección de personajes de Ángel Carretero, Miguel Heredia “Carretera y Manta” en la fragua.
Curiosidades elvirenses.