Se desprende de la Antártida un gigantesco iceberg

Se desprende de la Antártida un gigantesco iceberg

Mide unos 5.800 km cuadrados y se desprendió del segmento Larsen C de la Antártida

Un iceberg de unos 5.800 kilómetros cuadrados se ha desprendido esta semana del segmento Larsen C de la Antártida, según ha informado este miércoles los científicos del proyecto Midas que han vigilado su evolución. Se trata de uno de los mayores icebergs de los que se tiene noticia.

En un comunicado, los expertos en estudios antárticos de la universidad galesa de Swansea indicaron que el desprendimiento se produjo entre el 10 y el 12 de julio, cuando el iceberg se separó del segmento Larsen C del continente blanco.

PUBLICIDAD

La ruptura del iceberg, que probablemente va a ser denominado A68, fue detectada por el instrumento satelital Aqua MODIS de la NASA.

“Hemos estado esperando este suceso durante meses y nos ha sorprendido el largo tiempo que ha tardado la grieta en romper los últimos kilómetros de hielo”, explicó Adrian Luckman, del Proyecto Midas.

Una ruptura esperada

Los investigadores del Proyecto Midas de la universidad de Swansea ya alertaron el pasado enero de que pronto se desprendería este enorme fragmento de hielo.

“Es uno de los más grandes registrados y resulta complicado predecir su futuro progreso. Sigue formando ahora un solo bloque, pero es más que probable que se romperá en segmentos”, afirmó Luckman, quien opinó que parte del hielo “podría permanecer en la zona durante décadas“, mientras que “partes del iceberg podrían derivar al norte hacia aguas más cálidas”.

Aunque pesa más de un billón de toneladas, el A68 ya estaba flotando antes de su desprendimiento, por lo que los científicos no prevén que se produzca un aumento inmediato del nivel del mar.

El seguimiento de la brecha de Larsen C se lleva estudiando desde que en 1995, Larsen A se quebrara, y años después, en 2002, ocurriera lo mismo con Larsen B. Sin embargo, de acuerdo con el profesor Luckman, este hecho correspondería a un acontecimiento geográfico y no climático, pese a que se cree que el calentamiento climático ha contribuido a la separación del iceberg.