5 claves (para mayores y niños) con las que combatir el síndrome posvacacional

5 claves (para mayores y niños) con las que combatir el síndrome posvacacional

Casi siete de cada diez trabajadores (el 65%), en su mayoría mujeres, lo sufren, según un estudio. Se trata de una situación que afecta más a los menores de cuarenta y cinco años y a aquellos que se incorporan a la rutina sin una breve transición.

 “La vuelta a la normalidad confunde a nuestro organismo, que está habituado a ciertas dinámicas vacacionales, y supone un altibajo emocional y físico”, afirma Mireia Cabero, profesora de los Estudios de Psicología de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC).

“Se trata de un fenómeno psicoemocional que aparece como reacción al retorno a la rutina. Además, el hecho de idealizar la vida vacacional lo aumenta”, afirma. Esta manifestación de rechazo tiene una duración variable según el individuo. El 20% de los afectados consigue recuperarse del todo en tan solo dos días, pero el 35% arrastra los síntomas y las molestias durante dos semanas antes de conseguir estabilizarse.

“Si el periodo de malestar se extiende a más de catorce días hay que consultar con un especialista porque los motivos, entonces, serán otros”, alerta Cabero. Apunta que cuanto más negativa y poco interesante sea la rutina, más posibilidades hay de sufrir las consecuencias de una depresión posvacacional. Combatirla con la ayuda de somníferos o medicamentos no es la mejor solución. Según la experta, se debe aprender qué es el estrés y cómo manejarlo.

Pero, ¿qué se puede hacer para mejorar la vuelta al trabajo después de las vacaciones? Mireia Cabero propone llevar a la práctica cinco consejos para volver a la normalidad.

1.- Programar el regreso a casa de manera anticipada y relajada: «llegar de vacaciones y tener que volver al trabajo al día siguiente no ayuda a tener una transición positiva a la rutina», alerta.

2.- Abordar antes las tareas más gratas: empezar con trabajos más sencillos o de menos concentración durante los primeros días mejorará la adaptación del trabajador.

3.- Mantener una actitud proactiva y positiva: “se debe evitar caer en la negatividad; no ayuda y no sirve de nada; al contrario”, explica.

4.- No llevarse trabajo a casa y respetar los horarios: «intentar adaptarse a la vuelta mediante un proceso escalonado y gradual es mucho más positivo que volver con niveles altos de estrés y mucha carga de trabajo».

5.- Practicar ejercicio físico moderado: por medio del deporte se liberan endorfinas que ayudan a tener una mejor salud emocional y el cuerpo se deshace del estrés acumulado.

El 90% de los trabajadores cree que la depresión merma sus resultados laborales. Según un estudio de Sanitas, este síndrome afecta al mercado laboral y a la productividad. Un 10% de los afectados terminarán por pedir la baja laboral.

La experta alerta que para no sufrirla es necesario tener una rutina satisfactoria, una que el individuo haya elegido y a la que le haga ilusión volver. «El resto de soluciones son parches que no resuelven nada y que solo sirven para tapar durante un tiempo el problema de fondo», aclara Cabero.

Los niños también lo sufren

El síndrome posvacacional también puede afectar a los más pequeños. Puede materializarse en cansancio, cambios de humor o, incluso, problemas estomacales. Para que no sea así, Cabero recomienda a los padres que lleven a cabo las siguientes acciones:

1.- Saber qué es lo que les entusiasma de la escuela y recordarles que lo recuperarán pronto.

2.- Volver progresivamente al hábito de acostarse temprano para que cuando empiece la escuela puedan levantarse sin necesidad de despertador.

3.- Seguir una alimentación energética que facilite la rutina. Así pues, hay que eliminar todos los azúcares refinados propios del verano, como helados o bebidas azucaradas.

4.- Reencontrarse con amigos de la escuela unos días antes para revivir las experiencias de amistad y de disfrutar juntos.

5.- Ir a comprar juntos el material del nuevo curso para que se ilusionen por esta nueva etapa.

http://www.que.es/estilo-de-vida/201709011057-cinco-claves-para-mayores-ninos.html