Estos son los primeros vuelos que Ryanair va a cancelar esta semana

Estos son los primeros vuelos que Ryanair va a cancelar esta semana

La aerolínea va a suspender medio centenar de vuelos al día durante seis semanas y justifica la medida en la mejora de la puntualidad

FOTO: Mostradores de la compañía Ryanair en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. KIKE PARA

Un problema de planificación por parte de Ryanair con las vacaciones de los pilotos ha hecho que la aerolínea irlandesa de bajo coste redujera su puntualidad por debajo del 80%. La empresa quiere volver a cumplir con las horas de salida y llegada (y evitar los recargos por no cumplir los horarios de los aeropuertos). Ante esta tesitura, Ryanair ha tomado una decisión drástica: cancelar entre 40 y 50 vuelos diarios de aquí a finales de octubre. La decisión ha causado el desconcierto de los clientes y está pesando sobre la compañía, que hoy pierde más de un 2,4% en la Bolsa de Londres.

Evidentemente, la decisión ha dejado en tierra a muchos viajeros con el billete comprado desde hace tiempo. En teoría, la compañía ha enviado un correo electrónico a los usuarios afectados, por lo que la primera recomendación es revisar el correo electrónico con el que se realizó la reserva. Además, la web de la compañía ha habilitado una dirección que recoge listados con los vuelos cancelados hasta el miércoles 20 de septiembre. El problema es que los vuelos cancelados solo los va revelando con cuentagotas: confirmó que habrá cancelaciones diarias todo septiembre y octubre, pero solo ha publicado los listados de operaciones afectadas desde hoy y hasta el miércoles.

En el caso de operaciones con salida o llegada a España, para este lunes 18 de septiembre, hay cinco vuelos cancelados desde Barcelona (dos a Oporto, Dublín, Londres y Milan), cuatro desde Madrid (Milan, Birmingham, Paris y Toulouse) y otro de Ibiza a Francfort. Además, hay otras diez cancelaciones de vuelos que aterrizan en Madrid, Barcelona o Ibiza. Este es el listado completo de los 56 vuelos cancelados.

Para el martes 19, no despegarán otros cinco desde Barcelona (dos a Fez, Paris, Turin y Mahon), otros desde Madrid (Londres, Bruselas y Santiago de Compostela), otro desde Santiago a Madrid, otro desde Mahon a Barcelona y otro de Sevilla a Bolonia. Este es el listado completo de los 55 vuelos cancelados.

Finalemente, para el miércoles 20, entre los 53 vuelos cancelados, hay cuatro desde Barcelona (Bruselas, Venecia, Vigo e Ibiza), tres desde Madrid (Londres, Birmingham y Toulouse) y otro de Ibiza a Barcelona. Este es el listado completo.

Facua pide sanciones

Ryanair ha tenido que publicar estos listados por adelantado después de un fin de semana en el que ha sido blanco de las críticas por tomar una decisión tan drástica sobre los vuelos sin avisar con tiempo a los afectados. Muchos usuarios reclamaron las listas en las redes sociales, quejándose de tener que estar revisando constantemente para saber si su vuelo había sido cancelado. Teniendo en cuenta que los vuelos suspendidos pueden llegar a 2.000, los afectados podrían ser hasta 400.000.

Hoy, la asociación de consumidores Facua ha denunciado a Ryanair a la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA) para que sancione a la aerolínea por la cancelación «masiva» de vuelos, en palabras de su portavoz, Rubén Sánchez, que ha tachado de «absolutamente irresponsable» que la aerolínea cancele tantos vuelos por una mala planificación de las vacaciones de su plantilla.

¿Cómo se ha llegado a esta situación? Ayer, Kenny Jacobs, un responsable de marketing de la compañía, admitió a la BBC que Ryanair había «metido la patacon la planificación de las vacaciones de los pilotos» y que estaban «trabajando duro» para arreglar el problema. Según la cadena británica, buena parte del personal ha retrasado sus vacaciones a la segunda mitad del año. Hoy, en conversación con este diario, Ryanair ha justificado la decisión en varios factores: En primer lugar, la huelga de controladores franceses de la semana pasada, que provocó cientos de cancelaciones, entre ellas, de Ryanair. Una reducción de la capacidad de control del tráfico aéreo en Alemania, España y Reino Unido que la compañía no sabe explicar y una mala planificación de las vacaciones del personal debida, según fuentes de la empresa, a un cambio de sistema solicitado por la Autoridad de Aviación Irlandesa (IAA, por sus siglas en inglés).

¿QUÉ DEBES HACER SI TU VUELO ES UNO DE LOS AFECTADOS?

Por el momento, Ryanair, la primera aerolínea europea por pasajeros transportados, informa a sus clientes en la web de que pueden solicitar un reembolso del importe de su billete, para lo cual ha habilitado una dirección en su web.

La aerolínea también permite a los clientes que cambien su vuelo cancelado por otro, aunque, eso sí, les informa de que la nueva reserva estará sujeta a disponibilidad. Para cambiar de aeropuerto o cancelar un vuelo de vuelta que no ha sido afectado, recomienda llamar a los números de contacto de atención al clientecontactar con los asesores a través del chat online.

Además, Facua recuerda que, además del reembolso del importe del billete, los pasajeros tienen derecho a percibir una indemnización de entre 250 y 600 euros, según la distancia del vuelo. Según el reglamento 261/2004 del Parlamento Europeo sobre las normas de compensación y asistencia a los pasajeros aéreos en caso de denegación de embarque, cancelación o gran retraso «los pasajeros afectados tendrán derecho a una compensación por parte del transportista aéreo encargado de efectuar el vuelo a menos que:

1) Se les informe de la cancelación al menos con dos semanas de antelación con respecto a la hora de salida prevista;

2) O bien se les informe de la cancelación con una antelación de entre dos semanas y siete días con respecto a la hora de salida prevista y se les ofrezca un transporte alternativo que les permita salir con no más de dos horas de antelación con respecto a la hora de salida prevista y llegar a su destino final con menos de cuatro horas de retraso con respecto a la hora de llegada prevista;

3) O bien se les informe de la cancelación con menos de siete días de antelación con respecto a la hora de salida prevista y se les ofrezca tomar otro vuelo que les permita salir con no más de una hora de antelación con respecto a la hora de salida prevista y llegar a su destino final con menos de dos horas de retraso con respecto a la hora de llegada prevista».