Las grandes mentiras, mitos y falacias de la Historia (2ª parte)

Las grandes mentiras, mitos y falacias de la Historia (2ª parte)

El hombre viene del chimpancé. La Armada invencible se hundió. Los bárbaros y la caída del Imperio Romano. Nerón quemó Roma. Los 3 Reyes Magos de Oriente…

11. El hombre viene del chimpancé

Hoy por hoy la teoría de que venimos del mono es una teoría no demostrada, aunque defendida por los científicos. Falta encontrar el llamado eslabón perdido para encontrar lógica toda la evolución común que ha tenido el ser humano como homínido que es, y el resto de primates. Pero el problema está en tratar chimpancé como ‘mono’, en sentido generalizado. Nunca podríamos proceder o venir del chimpancé porque es una especie relativamente moderna, como nosotros, que también tiene su propio hilo evolutivo, totalmente diferente del nuestro. Lo que sí es cierto es que es el primate con el que más se nos suele asemejar por el tema genético.

12. La Armada invencible se hundió

Lo que nos ha llegado a nuestros días es que la Armada invencible española se hundió en el alocado ataque poco estratégico de Felipe II para destronar a la protestante Isabel I e invadir Inglaterra. Es sólo un falso mito sobre la aniquilación de la misma, ya que en realidad sólo se perdieron 3 de cada 10 barcos, una proporción nada exagerada para una batalla naval. Hubo similares bajas humanas en el bando británico. Además, al año siguiente, 1589, la armada española arrolló a los ingleses en La Coruña. Sin embargo, eso apenas se menciona.

13. Los bárbaros y la caída del Imperio Romano

Otro falso mito histórico es que los bárbaros aprovecharon la decadencia de Roma y acabaron con el Imperio. Cuando Alarico, rey visigodo, toma Roma en 410 dc, lo hace en el curso de una guerra civil y bajo su rango legal de ‘magister equitum’ (jefe de caballería o mariscal de la caballería). Por lo tanto no era un bárbaro en sí mismo. Además, cuando de verdad se produce la ‘Caída’ oficial en 476 dc, es durante otra guerra civil, y también el general ‘bárbaro’ culpable de tal hecho, Odoacro, tenía la ciudadanía romana y había luchado en las legiones. Técnicamente no era un bárbaro, por lo tanto. Aparte, se declaró vasallo del emperador de Costantinopla y le envió las enseñas imperiales para dejar claro que el Imperio seguía en la persona del soberano de Oriente.

14. Nerón quemó Roma

Otra falacia de la Historia. El emperador Nerón no sólo no quemó Roma, sino que además se encontraba en ese momento en Anzio (a 53 km. de Roma) al declararse el incendio. No sólo eso: donó su patrimonio a los afectados y cuando reconstruyó la ciudad, dictó las primeras normas contra incendios básicas de la historia: nada de construcciones urbanas de madera, imposición de retranqueo y distancia mínima entre edificios, etc. Roma sufría un incendio cada década por entonces y era algo ‘normal’ por el caos urbano y el hacinamiento en algunos lugares. Fueron Tácito y Suetonio, historiadores republicanos posteriores, quienes le acusaron sin pruebas del incendio y de perseguir a los cristianos, quienes en el 64 dC, año del incendio, eran desconocidos aún en Roma.

15. Los 3 Reyes Magos de Oriente…

Un gran mito de origen bíblico notablemente distorsionado. No hay certeza de que los llamados ‘reyes magos’ de Oriente hayan sido 3 jamás, ya que el Nuevo Testamento no lo especifica en ninguna parte de sus páginas. Todas las menciones son vagas y hablan simplemente de reyes de Oriente que querían adorar al Mesías. En la cultura mediterránea ha permanecido la imagen de un Melchor anciano y canoso, un Gaspar barbirrojo de mediana edad y un más joven Baltasar de raza negra. Se pretendía así representar a las 3 edades del ser humano y distintas razas, pero jamás se especifica algo de ello en las ‘Sagradas Escrituras’ de los cristianos.

16. Satán y el Infierno

Un gran mito de la cristiandad derivado del miedo a esta figura bíblica que es Lucifer, que al final, de ángel caído, pasó a ser el malo malísimo de la historia… pasando por el ser una especie de ser demoniaco que regía los infiernos para castigar eternamente a los pecadores tras su fallecimiento. Para empezar, no es seguro que Satán sea el que manda en el infierno porque no se menciona de esa manera en la Biblia. Además, la figura de Satán o Satanás difiere mucho entre el Viejo y el Nuevo Testamento, y sobre todo la imagen posterior de este ángel caído que osó desafiar a Dios en el Cielo en los tiempos de la Creación…

17. El número de la Bestia

Popularmente se habla del 666 como el número de la bestia, sobre todo algo muy empleado en la cultura anglosajona. Pero se trata de un error, más que un mito o una mentira. En realidad el número de la Bestia o Satán sería el 616 porque la cifra proviene de un cálculo y una traducción de los manuscritos originales del libro del Apocalipsis, que al parecer fue errónea. Sin embargo, ya es tarde para cambiar de idea a la gente, que ha interiorizado el 666 como parte de imaginario colectivo.

18. San Patricio no era irlandés

Todos conocemos hoy en día esta festividad porque al igual que Papa Noel y otras costumbres extranjeras, se nos va colando en la cultura española. Pues bien, cuando festejamos San Patricio con cervezas y demás bebidas alcohólicas en realidad estamos equivocándonos ya que este santo no era irlandés sino… ¡escocés! Lo que sucede es que fue raptado por unos piratas que lo llevaron a Irlanda para venderlo como esclavo y de ahí que se quedara con esa falsa nacionalidad.

19. El béisbol no es de Estados Unidos

Muchos se quedarán de piedra… resulta que el popular deporte que vemos en las películas yanquis como práctica cultural totalmente extendida en su país, no es de origen norteamericano sino… ¡cubano! Aunque jamás tuvo éxito alguno en España, ya que provendría de antes de la llegada de los españoles a esta antigua colonia caribeña. Ahora comprenderás por qué tiene tanto éxito en Cuba y no es por influencia estadounidense.

20. El primer animal en el espacio no fue la perra Laika

Popularmente todos creen que el primer animal que fue enviado al espacio fue la perrita rusa Laika. Lo hemos estudiado todos en los libros de Historia y aparece en cualquier enciclopedia gráfica incluso con fotografías tomadas en su época. Pero es equivocada tal afirmación, ya que en tal caso debería decirse que fue el primer animal doméstico enviado al espacio antes que el hombre. Y es que en realidad el primer animal que salió del planeta Tierra fue… ¡una mosca! Los estadounidenses se adelantaron a los rusos enviando una ‘mosca de la fruta’ en un cohete. Así pudieron comprobar si sobreviviríamos a salir de nuestra atmósfera.