COCOMOCHO, PUTIN Y PINITO DE ORO  por Juan Alfredo Bellón
Image of catalonian independence designed by computer using design software, with white background

COCOMOCHO, PUTIN Y PINITO DE ORO por Juan Alfredo Bellón

COCOMOCHO, PUTIN Y PINITO DE ORO por Juan Alfredo Bellón para  EL MIRADOR DE ATARFEdel domingo 29-10-2017

A pesar de las promesas de este juntaletras de no escribir más sobre el asunto de la catalanidad independentista (hay que ver qué poca y qué mala memoria la de estos almogávares venidos a más) titulo hoy esta columna con uno de los apodos más felices dedicados al President Puigdemont en una tertulia bastante festiva de nuestra radio generalista, porque el tal molt honorable tiene la cocorota (el coco) como un mocho de fregar invertido, con las guedejas subidas y caidas del centro hacia afuera y de arriba hacia abajo: es un primor de estilismo canino lleno de personalidad emergente, de sanfaçonerie refugiada detrás de esa facha juguetona propia de los personajes protagonistas de los comics juveniles. Así que perdón por el apodo que aquí es más descriptivo que peyorativo.

Pues eso, que Cocomocho anunció que comparecería el jueves 26 de octubre en el Senado, a partir de las cinco de la tarde, como Ignacio Sánchez Megías, para jugar con el paralelismo lorquiano con todas sus consecuencias, por si lo fusilaban, que tampoco sería el primer President de la Generalitat en salir trasquilado de la intentona independentista o, como se dice ahora, del desafío separatista o de la aventura secesionista, todos ellos pecados de lesa españolidad. Esto quiere decir que, cuando aparezca este artículo en la nube virtual de la presnsa digital del domingo 29, ya se habrá producido (o no) la supuesta comparecencia y se sabrá que conejo se habrá sacado don Carles de la chistera para cuadrar el Círculo de complacer a la CUT, JxSÍ, P., CAT, Ezquerra Republicana y demás formaciones y plataformas catalanistas y, al mismo tiempo, no molestar demasiado a Ciutadans, Adas Colaus, PESOEs de Sánchez y de Iceta y, sobre todo, PPs; y digo sobre todo porque, siendo el PP el que más se juega, no puede en estos momentos permitirse el lujo de que el conflicto catalán deje de servirle de pantalla para tapar ante el próximo futuro electorado el marronazo de la Gürtel.

Por eso, lo más probable es que no se presente el soberanismo catalanista en Madrid para alegar nada en torno a la puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución y así quede su comparecencia desierta y la pelota en el tejado costitucionalista y gubernamental, para ver cómo se las maravilla Rajoy y qué se atreve a hacer o decir tras esa incomparecencia y tras el suiguiente movimiento táctico de estos neo Rogeres (de Lauria y de Flor) que tienen a la Santamaría de los nervios y a Mariano a punto de perder su flema gallega acencrada e mil batallas y lo que te rondaré morena…

Y mientras, los españoles de a pie seguiremos pagando las consecuencias de este cúmulo de despropósitos donde a ver quién se inventa una trampa mayor para hacer que esto parezca una película de chinos y quién se cansa primero y pierde la paciencia por las consecuencias comerciales del boicot a los produntos catalanes y, a los productones de materias primas, que son también agricultores del resto de España.

Mientras, sigue la deslocalización industrial, comercial y bancaria y, en menos que canta un gallo, se les van la SEAT y las fábricas de salchichones y de butifarras y hasta las de los moldeadores navideños de los caganets. Y continúa el aislamiento ferroviario granadino y la supersequía nacional que puede llegar a afectar a los manantiales de Lanjarón, Loja, Graena, etc., etc. Y para terminar, queda el arte. Saben que acaba de morir a los ochenta y seis años Pinito de Oro, la famosa trapecista que, aunque por su nombre era canaria, seguro que tuvo alguna empresa radicada en el Paralelo y que debió darle clases de funambulismo a Rajoy y al resto de la plana mayor del PP y de Ezquerra Republicana de Cataluña, incuido el señor Rufián que buena falta le hace. Y asi mañana será otro día y verá el tuerto los espárragos aunque sin comparecencia física ante el Senado. Y Putin entra de nuevo y alienta al independentismo con un enviado especial a Cataluña. [Continuará…]