Apple entra en el mundo del lujo con su reloj

Apple entra en el mundo del lujo con su reloj

El precio, desde el primer producto, ha sido siempre la mayor frontera para entrar en el universo Apple. Sucede con sus ordenadores, con sus móviles y con sus tabletas. Con su reloj mantienen esta línea y va un paso más allá. Apple quiere un papel relevante en el sector del lujo. El modelo más caro, con acabado propio de una joya, el Apple Watch Edition, superará los 10.000 dólares. El precio más bajo será 350 dólares frente a los 200 de la mayoría de los que funcionan con Android, una forma de ganar cuota de mercado desde el primer momento. Saldrá a la venta el 24 de abril en nueve países, entre los que no está España, y en Europa, la edición básica saldrá por 400 euros y la de lujo supera los 11.000 euros.

Desde dos horas antes de la apertura de puertas, la cola con los escasos invitados, entre los que se encuentra EL PAÍS, se mezclaba con grupos de curiosos y fanáticos de la marca que querían saber de primera mano cómo es el tan esperado reloj. El lugar escogido en esta ocasión es un centro cultural en el corazón de la ciudad, el Yerba Buena Center, un teatro en el que se representan todo tipo de obras y conciertos. Una forma de realzar la importancia del lanzamiento fuera de la sede de Cupertino. El iPad Mini también nació en un teatro en la zona antigua de San José.

La mecánica del Apple Watch, que solo funcionará con el iPhone, encaja con la vieja idea de Apple que impulsa a pensar diferente. En lugar de hacer transiciones de pantalla arrastrando de una a otra, o un menú infinito para llegar a la aplicación deseada, juega con un viejo elemento, clásico: la corona del lateral para acercar o alejar los programas creando una superficie ficticia que se explora moviéndolo por la pantalla. “Es el mejor dispositivo personal que hemos lanzado nunca”, ha asegurado Tim Cook.

Tim Cook abrió dando protagonismo a China, el gran granero de nuevos clientes de Apple. En total han abierto 21 tiendas en lo que va de año, ya alcanzan 453 en todo el mundo. Dio muchos rodeos hasta llegar al “nuevo miembro de la familia, que no lo llevas, sino que va contigo”.

Entre las ‘apps’ que incluirá estarán Shazam, para reconocer qué música suena,  y Evernote, el cuaderno de notas y recordatorios

“Una manera revolucionaria de conectar con los demás”, dijo con la grandilocuencia que acostumbran. Hay que reconocer aciertos: no hay que ponerlo en hora nunca, se adapta fácilmente al gusto del dueño, incluso con animaciones.

Las notificaciones se llaman “glances“, algo así como “vistazos” en español. Desde citas en el calendario, al pulso o mensajes de correo y SMS.

Siri, el robot virtual, será la herramienta de manejo de casi todas las aplicaciones. Servirá para hacer llamadas de voz, ya sea conectado por bluetooth al teléfono o con conexión wifi. Queda una sensación, es novedoso, pero es muy cercano a lo que ya hace Google con Now, el buscador predictivo que va en sus móviles y relojes para mostrar el tiempo o el resultado del equipo de fútbol favorito.

El hecho de liberar el código para hacer aplicaciones en noviembre les permite salir con un puñado de novedades desde el primer momento. Shazam, para reconocer qué música suena, es una de las apps listas para el estreno. Evernote, el cuaderno de notas y recordatorios también. Las aplicaciones se instalarán desde el móvil, es decir, del iPhone, es el único con el que funciona el reloj. Este no será un aparato independiente, es un complemento del teléfono.

Cook aseguró que tendrá 18 horas de autonomía. El cargador será magnético. El Watch Sport, en aluminio, se podrá comprar desde 350 dólares (desde 400 euros); el de acero inoxidable, desde 550 dólares (entre 650 y 1.250 euros), y el de oro desde 10.000 dólares (desde 11.000 euros). Todas las versiones salen a la venta a la vez, el 24 de abril, pero el exclusivo solo estará en algunas tiendas escogidas por Apple. A partir del 10 de abril ya aceptarán reservas. Estados Unidos, Japón, China, Hong Kong, Australia, Canadá, Francia, Alemania y Reino Unido son los primeros países en los que se podrá comprar.

A partir del 10 de abril ya aceptarán reservas. Estados Unidos, Japón, China, Hong Kong, Australia, Canadá, Francia, Alemania y Reino Unido son los primeros países en los que se podrá comprar

Incluso habrá tiendas exclusivas en las que, a partir del 10 de abril, los clientes podrán probarse el Apple Watch, como las Galerías Lafayette (París), Isetan (Tokio) y Selfridges (Londres). Y se pondrá a la venta, a partir del 24 de abril, en los espacios denominados shop-in-shop de estos grandes almacenes y en determinadas boutiques de las principales ciudades del mundo, como Colette (París), Dover Street Market (Londres y Tokio), Maxfield (Los Ángeles) y The Corner (Berlín).

Como suele suceder, este no es el primer reloj inteligente que sale al mercado. Apple suele esperar para hacer una propuesta algo más avanzada que una distintas tecnologías que ya usan otras marcas. Hay quien lo intentó antes. Como Pebble, una startup que apostó por Kickstarter para conseguir financiación y ya va por su segunda hornada. Su gran acierto: hacerlo resistente al agua y con una batería que alcanza una semana lejos del enchufe.

Sony lleva tres ediciones distintas, pero solo se entiende con Android. LG llegó poco más tarde. Motorola, con Moto 360, un reloj de 250 dólares, es la que más se ha acercado al éxito. Salió este verano al marcado y agradó por ser esférico y medir con acierto el ejercicio físico. Apenas se ha llegado al millón de unidades vendidas. Una cifra muy corta para lo que estiman los analistas: más de 14 millones de unidades en el primer año.

Sherri Scribner, analista de Deutsche Bank, asegura: “No sé estimar si será un gran éxito o algo verdaderamente rompedor”. Al mismo tiempo, considera que su mayor fortaleza, su arma secreta para convertirse en una fuente de ingresos relevante para la empresa, es el sistema de pago: “El mercado de las transacciones tiene mucho que mejorar y progresar todavía, pero posicionarse el primero es una ventaja”.

La intención de Apple es clara: volver a romper un negocio existente con una propuesta rompedora. Así lo hicieron con el iPod y la industria de la música. También con el iPhone y la telefonía. El iPad no lo ha conseguido con el mundo editorial, pero sí ha hecho perder gran parte de su cuota de mercado a los vendedores de PC. Con el reloj entran, otra vez, en un sector que desconocen, pero pretenden cambiarlo para siempre. Esta exigencia de innovación constante, estos cambios se han dado en los últimos diez años, tiene una doble lectura. Aunque comienzan con una posición de privilegio en el mercado, son los que crean nuevas categorías de producto, rara vez terminan de explotar por completo. Basta como ejemplo citar que los aparatos con Android lideran las ventas de móviles y tabletas en todo el mundo. No parece importarles siempre que la renovación constante les acompañe y su modelo sepa mantener el halo de objeto de deseo. Su primer reloj con alma de joya lo es.

Más allá del reloj

Cook comenzó el evento con un repaso a su línea de aparatos. Su teléfono tuvo un momento estelar, se han vendido ya más de 700 millones.

La salud, otra de las claves de futuro para la tecnología tuvo un capítulo especial. Apple Research será su división de investigación en medicina. mPower es una aplicación para investigar el Párkinson. GlucoSuccess hará lo propio con la diabetes. MyHeartCounts será para dolencias coronarias. No dejaron de lado el punto más débil de este sector, la privacidad. Se insistió en que Apple no podrá tener acceso a los datos y cada usuario decidirá qué información comparte con los creadores de las aplicaciones su posterior estudio.

Hubo una renovación, la del ordenador portátil. El Macbook se ha remozado. Más fino, con menos bordes y mas potencia. Pesa un kilo, como el actual MacBook Air. Entre las novedades -alguna polémica- está que tendrá una sola conexión, además del puerto para auriculares. La clavija del USB tradicional desaparece. No hay cables adicionales. USB-C, que pretende ser el nuevo estándar, un tercio más fino que el actual, sirve para cargar la batería

Avanzado, sí, pero también molesto. Hará falta un adaptador. Por primera vez son de colores: plata, gris y dorado, enfocado al mercado chino. Además, según el fabricante, se podrá estar más de 10 horas lejos del enchufe.

Entre los caprichos que se permite Apple está la creación desde cero de la tecnología del teclado para hacer que encaje en un pequeño espacio sin perder precisión. La pantalla supera la alta definición en 12 pulgadas, y el precio, de nuevo, estará por encima de lo habitual (Costará entre 1.299 y 1.599 dólares). El nuevo aparato sale a la venta el 10 de abril.

El contenido juega un papel diferencial para Apple. HBO, la casa de las series más rompedoras, es el nuevo aliado de Apple. Richard Pleper, su consejero delegado, anunció un acuerdo exclusivo de suscripción online. Costará 14,99 dólares. Llegará a tiempo para la nueva temporada de Juego de Tronos. Su Apple TV, históricamente el aparato más barato de la casa, baja a 69 dólares, un precio muy similar al de Roku o Amazon FireTV.

PUBLICADO EN : http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2015/03/09/actualidad/1425917158_752169.html