10 cosas que las mujeres deberían ‘desaprender’, según Moderna de Pueblo
Madrid 24-11-2017 Entrevista con la dibujante Raquel Corcoles Moderna de Pueblo que acaba de editar el libro Idiotizadas Imagen JUAN MANUEL PRATS

10 cosas que las mujeres deberían ‘desaprender’, según Moderna de Pueblo

 FEMINISMO ILUSTRADO:La dibujante y activista revisa en su último cómic los absurdos ‘tópicos Disney’

 En plena crisis de los 30, Raquel Córcoles (Reus, 1986) publica ‘Idiotizadas, un cuento de empoderhadas’ (Zenith), su particular y divertida venganza contra las frases que marcaron su niñez: «Esa es una zorra», «eso no es propio de una señorita», «tu boda será el momento más feliz de tu vida»… Enarbolando la bandera del feminismo, Moderna de Pueblo se empeña en que las mujeres ‘desaprendamos’ lo que nunca nos deberían haber enseñado.

Detalle de la portade de ‘idiotizadas, un cuento de empoderhadas’.

Cásate y serás feliz

«¿Cómo va  a ser verdad eso de que el día de tu boda será el más feliz de tu vida? A mí me parece un día estresante. Y ese rollo de vestir de princesa, de recrear algo tan peliculero como la Bella Durmiente del brazo del Príncipe. Los recién casados van al castillo y ya da igual su vida de antes. Ahí encuentran la paz. Sin embargo, la realidad es que el amor es solo una parte de nuestras vidas y debería estar equilibrado con el resto. El amor no puede llenarlo todo, esa es una idea muy Disney que hemos visto demasiadas veces en el cine».

Calladita vales más

«Se espera de nosotras que estemos siempre de buen humor, que seamos educadas y dejemos hablar a los demás, que estemos en segundo plano, que no digamos nada que moleste al otro. Muchas celebrities afirman en entrevistas que no son feministas y lo hacen para no caer mal, para que nadie las acuse de feminazis. Qué inmenso error porque el feminismo lo que reivindica, precisamente, es la igualdad. Sin embargo, hemos llegado a un punto en el que parece que las feministas somos todas unas amargadas, lesbianas y radicales».

No seas una zorra

«A las mujeres se nos inculca que si practicamos sexo somos unas zorras porque nos gastamos. A los hombres les pasa lo contrario, se cuelgan medallas cada vez que se acuestan con alguien. Ahora no es como antes, no hace falta que seamos vírgenes, pero nos están diciendo que tampoco nos pasemos. Yo misma estuve reprimida sexualmente para no ser señalada de guarra y puta. En cambio, ellos son dioses si follan».

Triunfarás por guapa

«Las portadas de ‘Esquire’ muestran a hombres de todo tipo de edad y profesiones. Tipos con carácter y arrugas. Las revistas para mujeres solo muestran sonrisas perfectas en el mundo de la moda. ¿No tenemos otro referente de mujer? ¿Por qué no se pone a Isabel Coixet en portada? Tengo una amiga que es actriz de primera línea. No le pega nada salir retocada en las revistas y un día le pregunté por qué lo hacía. Me contestó que si no lo hacía estaba en desventaja porque si un director de cine la ve al natural quizá piense que no es tan espectacular y llame a otra».

Ten hijos y realízate

«Hemos crecido con la idea de que solo te sentirás completa cuando seas madre. De hecho, cada vez que tienes un bebé delante parece que estás obligada a cogerle solo por el hecho de ser mujer. Yo, de momento, no tengo hijos y todos los mensajes que me llegan es para que congele mis óvulos ahora que valen. Qué tremendo, ¿verdad?»

Viñeta del cómic de Moderna de Pueblo.

Las madres son felices

«He hablado con muchas mujeres de mi familia y más de una me ha confesado que un hijo no lo compensa todo, que se sufre mucho y que dan disgustos toda la vida. También tengo amigas que han sido madres y me han dejado claro que son ellas las que se comen solas a sus hijos. ‘Nunca tengas hijos porque a tu pareja le haga ilusión, tenlos solo si tú quieres’, me repiten. Y tienen razón».

Solo ellos trabajan

«Trabajan tanto que se les jode su carrera profesional si se toman la baja por paternidad. Conozco tíos muy implicados en la crianza de sus hijos que piensan así. Qué pena.  Creo que la baja por paternidad debería ser obligatoria. La madre y el padre de la criatura deberían tener un tiempo para los dos. Que, ojo, no están de vacaciones».

Vive en las afueras

«Cuando te conviertes en una familia parece que el centro de las ciudades no son para ti. La gente necesita pisos más grandes y, por lo tanto, se van todos a las afueras. Vaya embolado. Yo necesito estar cerca de mis amigos y la vidilla del centro. Me sentiría muy aislada si me voy a una casa que está a una hora de la civilización. En esos casos, da pereza salir y nos convertimos en amas de casa de los años 50, encerradas en el hogar».

No tendrás amigas

«Qué gran mentira nos han contado con eso de que las mujeres no podemos ser amigas sino rivales. Yo soy quien soy por mis amigas. Las parejas aportan mucho, pero ¿quién me ha ayudado en los momentos jodidos? ¿Quién me ha empoderado? Mi madre, mis hermanas, mis amigas, mis jefas…»

Si te divorcias, malo

«Cuando mi madre se divorció no sabía ni quién era. No había sido educada para cultivarse. Se sintió avergonzada y le daban miedo las habladurías del pueblo [Reus]. Lo vivió como un fracaso personal porque su único valor, en su opinión, era tener una familia feliz y unida. Con el paso del tiempo se dio cuenta de que todo eso no era verdad. Es muy triste que muchas mujeres sigan con sus maridos solo por aparentar».