El Festival de Música y Danza se ‘sube’ a la pasarela francesa

Debussy, Couperin, Blanca Li o Les Siècles, grandes nombres de una cita que también se presentará en París

El propio director del Festival del Festival Internacional de Música y Danza de Granada, Pablo Heras-Casado, será el encargado de abrir, frente a la prestigiosa orquesta Les Siècles, la 67 edición de la cita que se celebrará entre el 22 de junio y el 8 de julio de 2018. El director se ha convertido finalmente en la estrella de esta edición, ya lo dijo ayer durante la presentación el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, que comparó el fichaje del granadino por este ciclo con “el de Messi por el FC Barcelona o el de Cristiano Ronaldo por el Madrid”. Así, continuando con el halago, el ministro le espetó que “nada más apropiado que tu apellido ahora que abrimos una nueva era”.

“Más nervioso que en cualquier concierto que haya dado en cualquier parte del mundo” y consciente de la “enorme responsabilidad” por su legado histórico y su proyección internacional, de esta manera se mostró Heras-Casado ante su primera gran cita con su Festival, que tildó de ser no sólo música y danza, “sino que es la expresión de la cultura” en una ciudad “emblemática”.

Heras-Casado subraya que Granada es “una ciudad beethoveniana y wagneriana”

Junto al director y el ministro estuvieron el consejero de Cultura de la Junta, Miguel Ángel Vázquez; el alcalde de Granada; Francisco Cuenca, la diputada de Cultura de la Diputación de Granada, Fátima Gómez, y diversas autoridades. La programación se presentó también por la tarde en Granada y, durante el mes de marzo, se llevará a París.

Este año el Festival de Granada será un poco más corto, se desarrollará a lo largo de 17 días repletos de música y danza, y repartidos en 26 espectáculos con programas únicos y de gran variedad, por lo que se presenta una tarea difícil elegir entre la lista de artista de primer nivel.

Francia estará muy presente en esta edición que recordará especialmente a François Couperin y a Claude Debussy -ambos invocados este año por su efeméride-, motivos de inspiración de buena parte de una programación que marcan un año de “aroma francés”, como apuntaron durante la gala. Ambos autores, dijo Heras-Casado, “motivos de inspiración de buena parte de la programación que explora su poder de atracción, su legado e influencia en otros estilos; su gran poder de evocación”.

La Junta de Andalucía estuvo representada por el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, que dejó patente su satisfacción por presentar la programación del festival “que va a encantar a un gran número de personas”. “Estamos ante una cita ineludible en el calendario cultural de Granada y de Andalucía”, dijo, a la vez que subrayó que la ciudad de la Alhambra se convertirá en “la capital del mundo”. Así denominó esta cita anual como “el festival más importante de España por historia, programación y prestigio”. De esta manera, Vázquez continuó su intervención añadiendo que “en el festival se vive una experiencia singular y única” y aprovechó para agradecer la colaboración entre instituciones. De esta manera “se llega más lejos”, finalizó.

En esta misma línea, el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, también se congratuló de que el Festival haya sido “fruto del trabajo coordinado entre administraciones leal con el territorio” buscando “no solo la excelencia, sino hacerlo de forma que el espacio sea una seña de identidad en la que se basa la Cultura”. Según aseguró Cuenca, el Festival acoge “lo mejor del panorama nacional e internacional” y, especialmente, destacó el valor de los artistas granadinos que estarán presentes.

“Granada ha sido siempre una ciudad beethoveniana y wagneriana”, subrayó Heras-Casado antes de desvelar que el último guiño al pasado del festival llegará con obras de estos autores de la mano de la Philharmonia Orchestra, con la mezzosoprano Michelle DeYoung y dirigidos por Esa-Pekka Salonen. De esta forma, recuperando pinceladas del repertorio sinfónico de los conciertos en la Alhambra, que desde el año 1883 se celebraban en el Palacio de Carlos V con motivo de las Fiestas del Corpus de Granada, se volverán a escuchar obras de algunos de los autores más repetidos y demandados por el público granadino de la época: Beethoven, Wagner, y los clásicos rusos, especialmente Rimsky-Kórsakov muy conocido por su Shéhérazade.

Si algo más hace especial a esta edición es la excepcionalidad de sus programas que han sido diseñados por los artistas invitados y la dirección del Festival. El programa incluye tres estrenos: uno de música, Memoria del rojo, del compositor José María Sánchez-Verdú; otro de Flamenco, Aquellos puentes sutiles, con la cantaora Rocío Márquez y el cantautor Jorge Drexler; y otro de danza, una nueva versión de The prodigal son, del coreógrafo italiano Simone Valastro, a cargo de las Estrellas y Solistas del Ballet de la Ópera de París.

Sobre el apartado de la danza, Heras-Casado dijo que estuvo sujeto al “reto de ofrecer propuestas diferentes, contrastadas y contemporáneas que no ahuyenten al público”. Siguiendo este ánimo, la próxima edición contará con la bailarina y coreógrafa granadina Blanca Li y la estrella del Ballet Bolshoï María Alexandrova en el espectáculo Diosas y demonias.

Este Festival, como destacó su director, este año se sale un poco del cinturón de ‘música y danza’, esta primera edición de una nueva época es belleza y excelencia.

FOTO: La presentación del Festival tuvo lugar ayer por la mañana en Madrid y, por la tarde, en el Carmen de los Mártires de Granada.