Un tercio de las pensiones públicas no llega al umbral de la pobreza en España

Un tercio de las pensiones públicas no llega al umbral de la pobreza en España

Un tercio de las pensiones públicas que abona la Seguridad Social en España están por debajo de los 8.200 euros que se toma como umbral de la pobreza, que es el 60% del salario mediano –el salario situado en el punto medio entre el más alto y el más bajo de cada país- según el consenso internacional.GESTHA propone subir las pensiones mínimas recortando bonificaciones fiscales a los planes privados de pensiones

No llegan a ese umbral 3,1 millones de pensiones, un 32,6% del total, según los últimos datos de la Estadística de mercado de trabajo y pensiones elaborado por la Agencia Tributaria, con datos de 2016.

En consecuencia, la Asociación de técnicos de Hacienda -GESTHA- ve urgente aumentar la cuantía de las pensiones mínimas. Y sugiere una forma de financiarlo, para que el sobrecoste no incida directamente en el actual déficit de la caja de la Seguridad Social.

2.000 millones en bonificaciones

GESTHA recuerda que las bonificaciones en el IRPF vinculadas a la inversión en planes privados de pensiones tienen un coste para las arcas públicas de 2.000 millones de euros. Con ese dinero, apunta su portavoz José María Mollinedo, se podrían aumentar los 9 millones de pensiones públicas que abona la Seguridad Social en una cuantía equivalente al IPC de 2017. Es decir, los 2.000 millones de euros serían suficientes para pagar la diferencia entre el 0,25% de subida sí abonado actualmente y el 1,7% que marcó el IPC en noviembre de 2017: El índice de precios de consumo del penúltimo mes del año es el que se tomaba como referencia para la subida de pensiones antes de que empezase a aplicarse la subida del 0,25% mientras se mantenga el déficit de la Seguridad Social.

Esta opción sería, para GESTHA, una forma de redistribución, porque las bonificaciones en el IRPF por los planes privados de pensiones benefician sobre todo a los contribuyentes de mayor renta. Un 40% de esas bonificaciones ha ido en el último año al 3,5% de contribuyentes que ganaron más de 60.000 euros anuales, explica la asociación de técnicos de Hacienda