“Lo que ellos llamaban casta” por Àngels Barceló

“Lo que ellos llamaban casta” por Àngels Barceló

La directora de “Hora 25” reflexiona sobre la polémica compra por parte de Pablo Iglesias e Irene Montero de una casa de 600 mil euros para emprender su proyecto familar

Nunca pensé que escucharíamos a una diputada en la sala de prensa del Congreso de los Diputados hablando de su proyecto familiar. Estas son las palabras que ha utilizado la portavoz de Podemos, Irene Montero, para explicar la compra de una casa, junto con Pablo Iglesias, por valor de más de 600.000 euros.

Un proyecto familiar que engloba a los mellizos que van a tener y la casa en la que van a vivir, en las afueras de Madrid. Si les soy sincera no me interesa nada la vida privada de la gente, que cada cual haga lo que quiera con su vida. Pero lo que hoy es motivo de polémica, la compra de una casa de más de 600.000 euros, lo es porque en su vida pública, en sus discursos han criticado en numerosas ocasiones a los ricos que compraban posesiones por ese precio, a los políticos que se iban a vivir fuera de las ciudades aislados de la gente, o asegurando, en el caso de Pablo Iglesias, que seguiría viviendo en Vallecas aunque fuera presidente del Gobierno.

No es motivo de crítica la compra de su vivienda, aunque reconozcamos que nos son muchas las parejas de su edad que puedan hacer frente a una hipoteca como la de ellos 1.600 euros al mes más los gastos de mantenimiento de una casa de tantos metros y con tantos metros de jardín. Tampoco es motivo de crítica que la gente de izquierdas viva en buenas casas, esto en este país ya lo hemos escuchado antes de que llegara la nueva política. Lo que es motivo de crítica es la falta de coherencia de los dos líderes de Podemos.

Durante este tiempo han escenificado su distancia de lo que ellos llamaban casta vistiendo camisas de hipermercado, viviendo en casa de la abuela e incluso celebrando los pactos con botellines en la calle. Eran la viva estampa de la austeridad que defendían, decían porque estaban cerca de la gente.

Por eso ahora la compra de su casa necesita explicaciones o realmente lo que necesita explicaciones es lo que nos habían contado hasta ahora, porque parece que no era verdad. Pero, en fin, que la disfruten con salud, como se dice en estos casos.