Aplazado el juicio de Juana Rivas al quedarse sin abogado en la vista oral

Aplazado el juicio de Juana Rivas al quedarse sin abogado en la vista oral

Juan de Dios Ramirez alegó que es su compañero Estanislao López en quien la madre tiene depositada la confianza • El juez le da tres días para que designe otro letrado y fija nuevo juicio para el 18 de julio

 

El Juzgado de lo Penal 1 de Granada ha aplazado al 18 de julio el juicio contra Juana Rivas, la madre de Maracena acusada de sustracción de menores, al quedar sin representación letrada después de que el abogado que la acompañaba, Juan de Dios Ramírez, renunciase a asistirla en la vista oral al considerar que no era en quien la mujer tenía depositada su confianza.

El letrado elegido por Rivas, el sevillano Estanislao López, ha alegado la imposibilidad de comparecer en sede judicial granadina por una “úlcera crónica”. Pese a que la madre ha llegado acompañada por otro letrado del mismo despacho, este ha pedido la suspensión del juicio en las cuestiones previas, al considerar que no era él quien debía asistir a la madre sino su compañero y dado que no había “podido preparar” el caso, que no ha tocado en los últimos cinco meses.

El juez no ha aceptado la suspensión del juicio y ha ordenado en hasta tres ocasiones a Juan de Dios Ramírez que permaneciera en la sala para defender a Rivas, ante lo que este ha advertido que tenía que renunciar al caso y ha abandonado la sala de vistas.

Acto seguido el magistrado ha pedido que se deduzca testimonio sobre el letrado, que se diera aviso a juez de guardia y ha pedido a la Fiscalía que tomara nota. Así, ha fijado para el próximo 18 de julio la nueva vista de Juana Rivas, a la que ha dado tres días de plazo para que elija otro letrado que la asista o por el contrario se le fijará uno de oficio. El juez le ha recordado que puede ordenar su ingreso en prisión para obligarla a comparecer.

Juana Rivas a su llegada a los juzgados acompañada de Francisca Granados, su asesora jurídica del Centro de Información a la Mujer de Maracena; y el letrado Juan de Dios Ramírez. Foto: Álex Cámara

Situación esperpéntica

Antes de esta situación que ha rozado el esperpento judicial, Juana Rivas había llegado al Juzgado hacia las 09.45 horas convencida de que se iba a demostrar su inocencia, si bien el letrado que la acompañaba ha expuesto la situación en las cuestiones previas.

Ramírez ha defendido que no era él quien tenía que realizar la defensa sino su compañero Estanislao López, recordando los continuos escritos que se han presentado para solicitar una suspensión de la vista y negando que se tratase de una estrategia, pues él ha asegurado que ni ha participado, ni realizado ni tiene conocimiento “de las acciones realizadas”, algo que solo hizo al principio.

Del mismo modo ha recordado que no se ha terminado el informe pericial sobre el caso en el Tribunal de Cagliari, por lo que ha planteado una suspensión al menos hasta septiembre, fecha en la que ha fijado que su compañero Estanislao López podría asistir a Juana Rivas pues es “en el que únicamente confía desde el principio”.

Juana Rivas, en el banquillo de los acusados durante este jueves. Foto: Miguel Ángel Molina (Pool)

Una enfermedad crónica

La fiscal del caso ha renunciado esta petición al entender que el letrado que la acompañaba “también lo es de la defensa” y que el abogado ausente “tiene una enfermedad crónica, con lo que no es una cosa de ayer” y no se sabrá “cuándo va a estar bien”.

“Nos oponemos a la suspensión porque no hay base para entender que se pueda suspender. Estanislao no va a poder comparecer hoy y no sabemos cuándo, este juicio no se puede perpetuar sine die”, ha incidido la representante del ministerio público.

Por ello ha propuesto un aplazamiento con una fecha concreta a corto plazo para que Juana Rivas designase un abogado para que la atendiera en la causa, pues “desde el 13 de marzo todo el mundo sabía cuándo se iba a celebrar este juicio” y ella era conocedora de que “uno de los cinco letrados designados tenía un problema”.

En una línea similar se ha pronunciado el abogado en España de Francesco Arcuri, Enrique Zambrano, que ejerce la acusación particular, quien a la salida de los juzgados ha afirmado a los periodistas que la situación “ha sido surrealista”, al tiempo que ha calificado de “impecable” la actuación del magistrado.

Sin suspensión

El Juzgado de lo Penal 1 de Granada no ha admitido la renuncia por haber asumido la defensa otro letrado, al tiempo que ha calificado la situación de “embrollo” pues Juan de Dios Ramírez había firmado el escrito de defensa. Ante la advertencia en reiteradas ocasiones de que tendría que deducir testimonio en caso de que se marchase de la sala, el juez ha mantenido una tensa discusión con el letrado que acompañaba a Rivas.

“Esto es serio, esto es muy serio”, le ha interpelado a la acusada, a quien le ha pedido que se “meta en la cabeza que esto es muy serio” y le ha instado a que en tres días designe un nuevo abogado o por el contrario tendrá uno de oficio. Ante las peticiones de súplica por parte de Rivas el magistrado ha concluido: “El que ha elegido usted se ha ido, ha nombrado a un abogado que no quiere defenderla y otro está enfermo”.

Preparado “siempre”

A su salida del juzgado, Juana Rivas ha manifestado ante los periodistas que ha ido a “dar la cara” y que ha pedido que le atienda José Estanislao López, porque es su abogado y con el que se ha estado “preparando esto siempre”. “Confío en que venga como sea y esté aquí el 18 de julio”, ha incidido.

Rivas ha asegurado que esta no es “ninguna estrategia” para aplazar más el juicio, al tiempo que ha agradecido a Juan de Dios Ramírez que respetase su decisión de ser defendida por Estanislao: “Agradezco que se haya ido porque era mi decisión y es lo que quiero”.

“No tengo ni idea de qué va a pasar el 18 de julio, no sé qué procedimientos y qué pasos hay que seguir, quiero que sea Estanislao el abogado”, ha reiterado esta madre de Maracena.

Aplazado el juicio de Juana Rivas al quedarse sin abogado en la vista oral