María Ordóñez Cobacho: Montañera de nueva generación

María Ordóñez Cobacho: Montañera de nueva generación

 

Con cinco años coronó por primera vez la cima del Mulhacén. Ya a sus doce años hizo el Tour del Mont-Blanc y la Integral de Sierra Nevada

Nació en Sevilla hace quince años aunque vive en Granada desde que tenía tres. Le encanta el deporte en la naturaleza, tanto en la montaña como en el mar. Su afición a Sierra Nevada le viene por parte de sus padres, y ya con apenas cinco años realizó su primera subida a la cumbre del Mulhacén, ascenso que realiza, al menos, una vez todos los años, normalmente con su club de Montaña ‘Mulhacén’.

Con 12 años hizo el Tour del Mont Blanc, un trekking espectacular por los Alpes, la cadena montañosa más alta de Europa, pisando territorio francés, italiano y suizo. Este sendero de gran recorrido, alcanza casi 170 km y 10.000 metros de desnivel acumulados. Ese mismo año realizó la Integral de Sierra Nevada, una travesía de alta montaña que une la gran mayoría de los picos superiores a los 3.000 metros, en muchas ocasiones circulando por la misma divisoria de las dos Cuencas, hacia el Océano Atlántico o hacia el Mar Mediterráneo. Se inicia habitualmente en el Pico del Caballo, el tres mil más al sur y más occidental y culmina en el Picón de Jérez, el más oriental y más al norte de todo el macizo. Con ambas rutas, a esa temprana edad, quedó ‘confirmada’ como una gran montañera.

Conozco a María a través de su padre, Luis Ordóñez, uno de los fotógrafos de naturaleza que mejor ha captado los paisajes de Sierra Nevada. Es gratificante ver que la conservación de Sierra Nevada cuenta con una nueva hornada de jóvenes amantes de sus paisajes, de su flora y fauna, educados en el respeto al medio ambiente y el comportamiento responsable en la naturaleza. La nueva generación de jóvenes nacidos en este siglo que conocen y aman la montaña, es la mejor garantía para el futuro de nuestros espacios naturales.

-¿Sabes qué tipo de espacio natural protegido es Sierra Nevada? ¿Qué significa para ti eso?

-Las altas cumbres de Sierra Nevada son parque nacional, rodeado de un parque natural. Para mi eso significa que es un espacio de máxima protección debido a su biodiversidad y características singulares. Gracias a esa protección su paisaje se conservará para el disfrute de las generaciones venideras.

-¿Crees que la gente joven conoce Sierra Nevada? Dirías que ¿aman Sierra Nevada o que ‘pasan de ella’?

-Por fortuna, en el entorno en el que yo me muevo, todos amamos Sierra Nevada, pero desgraciadamente mucha gente de mi edad no ha tenido la suerte de conocer la Sierra como yo. Otra gente prefieren otras actividades urbanas antes de subir a la sierra para conocerla y disfrutarla.

-Tus compañeros de Instituto, tus amigos, ¿visitan con frecuencia Sierra Nevada o son más urbanos?

-La mayoría de mis amigos son muy ‘urbanitas’, de hecho muchos de ellos no han pisado la nieve en su vida, pero muchos me comentan que les gustaría conocer la nieve y la Sierra.

-Tú sabes que Sierra Nevada es mucho más que una estación de esquí, pero ¿lo sabe mucha gente de tu entorno?

-Es cierto que Sierra Nevada es más conocida por su estación de esquí, y no por sus valores como montaña, como paisaje y como espacio natural. Por desgracia el esquí de pista es una actividad deportiva que requiere de grandes instalaciones, y estas instalaciones tienen un gran impacto medioambiental que altera el paisaje natural. Los que practicamos el esquí de montaña aprendemos a valorar el esfuerzo de llegar a lugares recónditos y a no dejar huella de nuestro paso. Hay un libro de Sierra Nevada de Lorenzo Arribas en el que el autor dice: “Entre subir a una montaña con esquís a que te suban con los esquís a la montaña hay una gran diferencia, sobre todo para la montaña…”. Esa frase resume lo que pienso.

-Qué es lo que más te sorprende de la alta montaña, lo que más te impresiona

-Me impresiona mucho el hecho de tener en Granada, tan cerca de casa, semejantes montañas, con paisajes de los que nos enamoramos nada más verlos. El montañismo, y el esquí de montaña te permite acceder a lugares maravillosos y encontrarte con personas de todo tipo, desde deportistas profesionales a gente que sólo sube a disfrutar de un buen día. Todos compartimos esa afición a la montaña, y pasamos unos momentos magníficos en compañía y solidaridad. También puedes disfrutar de esos momentos en soledad, disfrutando del paisaje en silencio…

-¿Crees que los visitantes de la montaña tienen un comportamiento responsable? ¿Haz observado comportamientos incorrectos?

-Creo que hay demasiada gente que no respeta Sierra Nevada como se debería. Sigue habiendo gente irresponsable porque puedes encontrar basura que la gente va dejando a su paso, sobre todo en las cumbres. Eso me da mucha pena, deberían ser más cuidadosos y bajarse la basura.

-¿Por qué crees que se comportan así?

-Creo que se comportan así por mala educación como lo pueden hacer en la playa o en la propia ciudad. Y también por ignorancia. Mucha gente piensa que los restos orgánicos se descomponen solos o se los comen los animales… eso es una barbaridad, hay que dejar los sitios limpios. La montaña no necesita nada de lo que nosotros llevamos y debemos dejarla igual que cuando llegamos.

-¿Cómo te imaginas Sierra Nevada dentro de 15, 25 años?

-Me gusta imaginarla mucho más cuidada que en la actualidad, y con gente más concienciada en su protección.

-¿Qué has oído sobre el cambio climático y Sierra Nevada?

-Tengo entendido que Sierra Nevada es un observatorio global para el estudio del calentamiento global y del cambio climático, lo que refuerza la necesidad de ser más cuidadosos con nuestro comportamiento.

-Cuéntame un sueño tuyo en el que esté Sierra Nevada.

-Un gran sueño mío acerca de Sierra Nevada sería poder conocerla tan a fondo como los grandes alpinistas que tenemos por aquí. Me gustaría poder enseñarle a los demás lo que es el corazón de la Sierra, y no solo su estación de esquí, en la que también me gusta entrenar, claro. Me gusta compartir el amor y el respeto a los espacios naturales, seguro que en unos años la gente aprenderá a ser más respetuosa.

-Vamos a jugar. Imagina que viene un grupo de intercambio de jóvenes europeos a tu instituto y te encargan que hagas de guía de Sierra Nevada. ¿A qué ruta de senderismo les llevarías?

-Los llevaría por la Vereda de la Estrella. Creo que es uno de los sitios más bonitos de la Sierra y casi de toda España, además, es muy fácil para gente con poco hábito de caminar.

-¿Qué ruta de esquí de montaña propondrías?

-Me los llevaría al Cerro del Caballo, es un sitio que está más alejado de la estación de esquí, en el que se disfruta de la montaña y de un paisaje espectacular, además de que no es demasiado complicado su ascenso. Son una ‘pasada’ las vistas desde su cumbre.

https://www.granadahoy.com/granada/Maria-ordonez-cobachoMontanera-nueva-generacion_0_1261374278.html