Detenidos en Atarfe cuatro «peligrosos delincuentes» con 52 kilos de marihuana

Detenidos en Atarfe cuatro «peligrosos delincuentes» con 52 kilos de marihuana

Los arrestados también asaltaron una vivienda en Alhendín, donde dispararon contra el propietario

La Guardia Civil ha detenido en Atarfe a cuatro personas, considerados delincuentes peligrosos y con numerosos antecedentes, que formaban parte de una banda que robó y disparó a un hombre en septiembre, en una operación en la que se han intervenido más de 52 kilos de marihuana y tres armas.

Según ha informado este cuerpo armado en un comunicado, una operación contra el tráfico ilegal de marihuana realizada en Atarfe ha permitido detener a cuatro hombres de entre 27 y 48 años, todos con un amplio historial delictivo.

Los cuatro han pasado a disposición judicial como presuntos autores de un delito contra la salud pública, otro de tenencia ilícita de armas y un tercero de pertenencia a un grupo criminal.

En esta operación, la Guardia Civil se ha incautado de más de 52 kilos de marihuana y ha intervenido una pistola, un revólver y una pistola detonadora, todas con munición, junto a una báscula de precisión y un vehículo todoterreno.

Tras las detenciones, los agentes han descubierto que estos individuos son los responsables del asalto a una vivienda de Alhendín registrado el pasado 24 de septiembre y en el que dispararon al propietario, al que acusaban de haberles robado una motocicleta.

Uno de los detenidos cuenta con veinte detenciones anteriores y ha sido además puesto a disposición judicial como presunto autor de ocho robos con fuerza en las cosas perpetrados en Albolote entre febrero y marzo de 2018.

Los hechos sucedieron el 10 de octubre por la tarde cuando la Guardia Civil descubrió que se estaba produciendo un intercambio de marihuana en el garaje comunitario de un bloque de pisos cercano al acuartelamiento.

Al llegar, los agentes descubrieron restos de marihuana junto a un todoterreno y a dos individuos que trataban de huir por las escaleras, a los que lograron interceptar, momento en el que descubrieron que ambos iban armados, uno con una pistola y otro con un revólver.

Tras detenerlos, descubrieron a otros dos hombres con cajas y bolsas de marihuana que intentaban huir por los ascensores y a los que interceptaron con 52,2 kilos de esta droga.

Durante la intervención uno de los guardias civiles resultó herido, aunque sus lesiones no revisten gravedad.