Inyecciones de células madre: crean en Granada un medicamento mundialmente novedoso

Inyecciones de células madre: crean en Granada un medicamento mundialmente novedoso

El CSIC patenta un medicamento, ya en el mercado, que cura la complicación más grave de la enfermedad de Crohn y es además una innovación mundial por el método utilizado

Investigadores granadinos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han diseñado y patentado el primer medicamento, ya en el mercado, contra la grave fístula anal provocada por la enfermedad de Crohn. Se trata de un medicamento pionero en el mundo que además, también como primicia mundial, consiste en la aplicación mediante una simple inyección en la zona afectada con  células madre adultas procedentes de tejido adiposo.

La novedad del medicamento está en sus efectos, ya que cura con una sola aplicación el 75 por ciento de los casos sin necesidad de intervención quirúrgica. Pero también está en el procedimiento, ya que es el primer uso comercial de células madre en un medicamento distribuible como tal. En este caso se trata de cuatro inyecciones que llegan al médico con el producto congelado.

Fondo y forma suponen una novedad mundial, como ha explicado este viernes en el Parque Tecnológico de la Salud de Granada el investigador principal y director del Instituto de Parasitología López Neira, del CSIC, Mario Delgado.

La investigación comenzó en Granada hace 13 años y ha sido posible gracias a la apuesta del ente estatal CSIC y a la ayuda concedida hace una década por la Junta de Andalucía. Mario Delgado cree que “este medicamento demuestra la necesidad y la ventaja de invertir en investigación”.

Grave afección

Aunque no hay registros, se estima que existen en España unas 120.000 personas afectadas por la enfermedad intestinal de Crohn. El 15 por ciento desarrolla fístulas anales muy dolorosas, invasivas e invalidantes. Hasta ahora no había ningún medicamento que solventase el problema, más allá de una cirugía no siempre efectiva al 100 por cien.

El medicamento ya está comercializado en Europa y es muy caro (unos 60.000 euro) pero los investigadores consideran que más tarde o más temprano será incluido en las prestaciones de los servicios públicos de salud.

FOTO: El investigador principal Mario Delgado (i) junto al delegado de Empleo y Conocimiento de la Junta en Granada, Juan José Martín, en la presentación del nuevo medicamento en la gerencia del PTS de Granada / Rafael Troyano