Aguasvira alerta del atasco en la red de saneamiento a consecuencia de las toallitas húmedas

Aguasvira alerta del atasco en la red de saneamiento a consecuencia de las toallitas húmedas

.La empresa insiste en que desechar este material a través del conducto inadecuado afecta «negativamente» a las tareas de suministro y depuración de agua en los diferentes pueblos del ‘Cinturón’

Aguasvira, la empresa que gestiona el ciclo integral del agua en 22 municipios de la zona norte del Área Metropolitana de Granada y que se encuentra integrada en el Consorcio Vega-Sierra Elvira, alerta a sus abonados sobre las consecuencias que para la red de saneamiento tiene arrojar toallitas húmedas al inodoro, como si fuese una papelera.

De este modo, desde la empresa han insistido en que desechar este material a través del conducto inadecuado afecta negativamente a las tareas de suministro y depuración de agua en los diferentes pueblos del ‘Cinturón’. Según el director y gerente de Aguasvira, Gonzalo Jiménez, “este producto, al igual que pañales, bastoncillos o algodones, puede provocar, no sólo atascos, sino roturas de las conducciones, lo que obliga a los ayuntamientos y a las empresas que prestan el servicio a asumir mayores costes de mantenimiento y, como ha ocurrido en muchos lugares del país, a crear equipos específicos para atajar este problema cada vez más extendido”.

Es por eso que la sociedad participada por el Grupo Hidralia está diseñando campañas de concienciación entre sus abonados para que se abstengan de deshacerse de forma incorrecta de las toallitas higiénicas y recordar que “los retretes no son papeleras”. Sin olvidar que estos productos no biodegradables pueden generar también bloqueos en las estaciones de bombeo y plantas depuradoras donde llegan a través de la red de saneamiento.

“Tenemos que avanzar en tareas de concienciación en este asunto y de prevención de atascos de la red, para lo que anualmente se realiza un plan de choque para adecentar los imbornales, trabajos que se intensifican en la antesala de las lluvias otoñales”, ha explicado Jiménez.

Las toallitas, una vez en la red, se unen formando grandes madejas que ejercen de tapón y que pueden alcanzar varios metros de longitud.