ATARFE: ENTREVISTA A FRANCISCO RODRIGUEZ ALCALDE DE ATARFE EN AHORAGRANADA

ATARFE: ENTREVISTA A FRANCISCO RODRIGUEZ ALCALDE DE ATARFE EN AHORAGRANADA

El alcalde de la localidad, Francisco Rodríguez, admite que dejará el bastón de mando en junio, pero espera que quien le suceda continúe con el desarrollo de un proyecto “más social, con un modelo más equitativo y de tolerancia”

La noche del 24 de mayo de 2015 Francisco Rodríguez pasó a la historia como el primer candidato que no era del PSOE en ganar unas Elecciones Municipales en Atarfe después de casi tres décadas. Por Atarfe Sí protagonizó un vuelco histórico con un partido que, vinculado a los inicios de Podemos, ahora reconoce estar algo más distanciado de lo que representa la formación morada. El alcalde de Atarfe admite por primera vez en público en esta entrevista con ahoraGranada que no seguirá en junio, pero no quiere retirarse, sino echarse a un lado para abrir el camino a las nuevas generaciones que prolonguen el proyecto iniciado por él y su equipo.

Un teólogo de izquierdas al frente de Atarfe
Nacido en Atarfe en 1963. Francisco Rodríguez es licenciado en Teología y Relaciones Laborales y se define de “izquierdas”, lo que a su juicio la explicación de su vinculación de su carrera religiosa con la tendencia política es por “compromiso personal”. Metido en política a raíz del movimiento vecinal y asociativo, dio el paso de meterse en la política institucional con IU en 2003, momento a partir del cual siempre ha sido concejal hasta 2015, cuando fue elegido como alcalde después de casi tres décadas de gobiernos socialistas en el municipio. El primer alcalde tras casi 30 años de gobiernos socialistas piensa siempre en equipo, a cuyos concejales insiste en que tienen que salir en este “artículo”. Aprobó oposiciones a profesor de Filosofía, cargo que dejó en un instituto de El Ejido para ostentar el bastón de mando. Ahora dice que echa “de menos” su función docente y la “energía” de la gente joven. Regresará a esa tarea cuando deje la Alcaldía en junio, decisión que toma por su situación personal, aunque sin renunciar a su “compromiso social”.

Pregunta.- La idea cuando entró al Ayuntamiento era abrir ventanas y levantar alfombras, ¿le ha dado tiempo de hacer todo lo que quería?

Respuesta.- Quizás la idea previa es que entendíamos que debía haber una regeneración democrática después de casi 30 años de ese PSOE más oscuro. Fundamentalmente que hubiera un clima de libertad, de ausencia de clientelismo social, de enchufismo. A ese nivel todo se va normalizando y aquí tenemos faena para 15 o 20 años por la parte económica que corresponde.

Cuando llegamos el secretario estaba fuera del Ayuntamiento, no teníamos ni interventor ni secretario. El cuerpo administrativo técnico superior estaba desvertebrado y es lo primero que tuvimos que empezar a poner orden, que es lo primero que hicimos.

P.- En esas, ¿le queda la sensación de que sólo se ha dedicado a ‘tapar agujeros’?

R.- Desde el punto de vista económico eso nos ha atado mucho las manos. Con cerca de 77 millones de euros de deuda hace que en el ejercicio presupuestario del año se vayan tres o cuatro millones de euros que no vayan inversiones. A pesar de ello hemos abierto la puerta todos los días, hemos ampliado servicios, la plantilla la estamos aumentando y hemos realizado algunos equipamientos sociales muy importantes.

P.- ¿Ganas de retirarse en algún momento ha tenido?

R. –Es humano en estos tres años y medio. Hay situaciones que no se veían salida, pero con el esfuerzo de todo el equipo de Gobierno formado por Rosa Félix, Gloria Casado, Francisco Prieto, Jorge Moreno Conejero, Fabiola Montijano y Marino Civantos hemos ido poco a poco abriendo la selva.

P.- Ante eso se ha encontrado una oposición que no fue fácil los dos primeros años de mandato.

R.- Fueron muy difíciles. Había un sentimiento de odio y venganza y también de falta de hacerse o tomar conciencia de las dificultades tan grandes que tenía el municipio para salir adelante. Aunque ha habido momentos que han sido responsables, ante determinadas cuestiones como el tema de la gasolinera u otras. Eso ha facilitado que podamos ir sacando el pueblo adelante.

P.- ¿Cuál ha sido el momento más difícil?

R.- Han sido varios. Para mí, por ejemplo, el tema de la seguridad es importante y el no  poder sacar plazas de Policía me ha condicionado. Cuando falleció un vecino por unas circunstancias particulares y nosotros teníamos un policía a mí me afectó bastante.

P.- ¿Está encauzado ese asunto?

R.- Sí. Hemos tenido cierta controversia con la Subdelegación del Gobierno, porque queríamos sacar cuatro plazas y sólo hemos podido dos. También está que se jubilan cuatro agentes y se renovarán cuatro. Dentro de los márgenes que nos permite la Subdelegación estamos en una situación precaria pero que no cabe duda que vamos canalizando una solución más definitivas.

P.- ¿Qué otros problemas tiene su pueblo?

R.- Fundamentalmente los que afectan a los vecinos. El tema del empleo, de la vivienda y todo lo que pueden ser cuestiones relacionadas con la convivencia o el desarrollo económico. Son los grandes retos que tenemos hacia adelante. Las próximas corporaciones tendrán que trabajar en ellos.

P.- Uno de esos problemas han sido los apagones.

R.- Efectivamente, el tema de las infraestructuras a nivel municipal afectan de distinta manera. Está el tema de las inundaciones, que cuando caen por encima de los 25 o 30 litros se ven afectados 200 hogares. Todo fue por la política urbanística o la falta de previsión. Hemos encargado estudios de inundabilidad y trabajamos con Aguasvira para medidas de aliviadero y de mejora de esta situación.

La cuestión de las infraestructuras eléctricas, por supuesto. Tenemos por una parte las instalaciones obsoletas de la propia compañía eléctrica, así como los enganches ilegales que perturban el servicio correcto.

P.- ¿Se siente ignorado por Endesa?

R.- Es como una multinacional que muchas veces los alcaldes no tenemos acceso a ella. Cuando vamos pidiendo mejoras nos dicen que pongamos dinero sobre la mesa.

P.- Le vuelvo a preguntar, ¿se siente ignorado por Endesa?

R.- Cuando hemos pedido alguna acción nos han escuchado y ha sido muy lento el proceso de restaurar las demandas que le hacíamos.

P.- Otro de los campos de batalla ha sido el asunto de los autobuses y la reordenación sufrida hace un año, ¿cómo se ha trazado la situación para no perjudicar a los vecinos?

R.- Agradezco esta pregunta, porque desde el 1 de enero de 2018 se hizo una modificación de las líneas de transporte de Atarfe en las cuáles salimos perjudicados ante la entrada en funcionamiento del Metro. Los usuarios del transporte formaron una plataforma y junto al Ayuntamiento elaboramos una propuesta para el Consorcio, que supuso una serie de restricciones y que trajimos a los grupos políticos, que en septiembre llevaron una propuesta definitiva.

Esta pasaba porque Atarfe estuviera conectada con Granada con una línea directa cada 20 minutos o 30 minutos por la Carretera de Córdoba, pero al mismo tiempo seguir conectado por el eje tradicional por Albolote. No queríamos descolgarnos del acceso al Metro. Solicitamos una lanzadera con el Metro y no se nos ha concedido. Esperamos que sigamos negociando ahora con el nuevo Gobierno andaluz y esto se pueda conseguir.

P.- ¿Cree que se podrá entender mejor con el PP que con el PSOE?

R.- Si cumplen lo que el propio PP llevaba en su campaña electoral, respecto al Metro y su ampliación, entiendo que se de debe solucionarse, otra cosa es que luego se olviden.

P.- ¿Lo de que el Metro llegue a Atarfe lo ve posible algún día?

R.- Entiendo que la expansión del Metro debe ir hacia la zona Oeste y hacia la zona Sur y Atarfe es el municipio que menos dificultades desde el punto de vista de distancia y geográfico pueda tener, por que la línea tradicional tenía ese itinerario.

P.- El Metro tendría que sortear la Segunda Circunvalación.

P.- Habría que haberlo tenido en cuenta en su momento. La población demanda un carril bici desde Atarfe a Albolote y hay un proyecto de Diputación con fondos europeos que si sale bien podría dárnoslo, saltando la segunda circunvalación.

Francisco Rodríguez, en un momento de la entrevista con ahoraGranada. Foto: Álex Cámara

P.- ¿Para qué quiere Atarfe una Plaza de Toros?

R.- Hay que preguntárselo a las corporaciones anteriores, que es uno de los elementos que a nivel de deuda nos está condicionando a la hora de pedir un préstamo a los Fondos de Ordenación del Estado por 14 millones de euros. Debió apostarse por elementos que generasen riqueza como las aguas termales o la Vega, sin embargo se apostó por este mundo de los toros y los espectáculos, estando al lado de Granada, que es la capital la que va tirando en materia de espectáculo.

P.- ¿Se magnificaron las posibilidades de Atarfe?

R.- No cabe duda. Se pensaba en hacer un municipio de 70.000 habitantes, saltándose todas las protecciones medio ambientales de los ríos, la Vega y muchas veces forzando la normativa urbanística, poniendo en una situación de inseguridad jurídica a promotores, propietarios y particulares y aún buscamos soluciones para ello. Cuando alertaban de la burbuja inmobiliaria algunos seguían mirando más por los intereses de promotores al interés general.

P.- ¿En qué ha cambiado usted de ser concejal de la oposición a ser alcalde?

R.- Cuando eres alcalde tienes una visión más pragmática. En materia de personal nos gustaría hacer muchas cosas, pero la ratio del Ayuntamiento está por debajo de todos los pueblos del Área Metropolitana, fue una manera de intentar afrontar el plan de ajuste. Eso imposibilita que los servicios gestionen. Además luego todos los obstáculos de la ley de contrataciones, que hace que tengamos mucha burocracia, cuestiones que desde el sentido práctico se diría que se puede hacer de hoy para mañana y no se puede hacer.

P.- ¿Y eso le quitan las ganas para seguir como alcalde y candidato en mayo?

R.- Es una opción de vida mi compromiso de tranformar el entorno que me rodea y ahora tengo unas circunstancias personales que me imposibilitan continuar como alcalde. Eso no quita que no quiera contribuir dentro de un proyecto colectivo de compromiso social y de progreso a seguir colaborando en un segundo o tercer nivel.

P.- ¿Tercer nivel se refiere a concejal raso?

R.- Podría ser, o en la base de una asamblea de una Asociación Local.

P.- ¿De qué color sería esa asamblea?

R.- Tendría que ser un arcoíris, morado, verde, rojo…

P.- Se lo preguntaré de otra manera, ¿con Podemos?

R.- No cabe duda que Podemos tuvo una canalización de todo lo que fueron las demandas del 15M y ese Podemos inicial poco a poco ha ido acercándose al funcionamiento de un partido clásico. Hay que favorecer la implicación de los vecinos y eso requiere un planteamiento de partido abierto y no estigmatizar a nadie que no sea de las mismas siglas, sino compromiso social hacia los problemas reales de la gente.

P.- ¿Cuánto de lejos y cuánto de cerca está Por Atarfe Sí de Podemos?

R.- Eso es un debate interno que también tenemos. Habrá personas que se sientan más próximas a Podemos, pero el más inicial no el actual. No cabe duda que en un pueblo como Atarfe no podemos permitirnos tener tres o cuatro movimientos de izquierdas, sino generar las condiciones para sacarlo adelante con una opción de progreso frente a opciones más conservadoras que acaban beneficiando a unos pocos. Tenemos que buscar el interés general.

P.- ¿Por qué cree que se ha roto esa idea de Podemos?

R.- Yo he estado muy secuestrado en la actividad institucional y municipal, no he participado mucho en las asambleas. Los protagonismos personales por parte de las direcciones estatales, autonómicas y provinciales ha hecho que no se haya mantenido una asamblea, sino que se han ido desmembrando distintos sectores vinculados al movimiento Podemos.

P.- De presentarse una candidatura entiende que debe ser una que aglutine distintas formas de pensar en torno al 15M.

R.- Efectivamente. Tenemos que optar por proyecto político donde acercáramos distintas personas de compromiso social que tuvieran la capacidad generosa de trascender las siglas.

P.- Tal y como está el patio político en Atarfe, ¿existe el riesgo de que caiga en la ingobernabilidad en el próximo mandato?

R.- Quiero pensar que no. Entiendo que probablemente las circunstancias de odio y venganza que pudo haber cuando entramos ya no existan, por ejemplo con el cambio del PSOE a nivel local. Habrá capacidad de llegar a un acuerdo por parte de las fuerzas que en nuestro municipio siempre ha existido. La realidad de nuestro pueblo ha cambiado, pero a pesar de ello percibo que la población de Atarfe es de claro compromiso social, de una visión progresista de la sociedad.

P.- ¿Cuál es el legado que va a dejar usted y su equipo a Atarfe?

R.- Dejamos un Ayuntamiento mucho más organizado, desde el punto de vista administrativo y económico. Desde el punto de vista social estamos empezando a trazar las políticas de apuesta por superación y de la marginación y de exclusión. La apuesta por la juventud o la cultura. Habrá que seguir trabajando para convertir a nuestro municipio en un modelo social de convivencia, de tolerancia o desarrollo para todos.

P.- ¿Es más un legado en especias que una gran infraestructura?

R.- Efectivamente, siguiendo con su metáfora hemos puesto las semillas. Es probable que igual nuestro proyecto pueda tener continuidad con la configuración de un nuevo proyecto donde algunos nos vamos a la parte de atrás y damos paso a otros y seguimos apostando por este proyecto más social, modelo más equitativo y de tolerancia.

P.- ¿Se queda con ganas de ver algún proyecto que tuviera en mente hecho realidad?

R.- Son muchos los proyectos que uno pensaba que podría realizar, pero nos dimos cuenta poco a poco de que hay que ser realistas y convenía priorizar. La cuestión de la juventud ya se va vertebrando. Los barrios de exclusión social, hemos conseguido meter cabeza en unos proyectos EDUSI y eso va a cambiar; hemos puesto cierto orden en la parte urbanística. Creemos que progresivamente este municipio va a destacar, pero no cabe duda que tenemos que ser conscientes una losa económica para quince o veinte años.

Otro elemento que hemos cuidado es no subir los impuestos. Es verdad que nos venía una subida de impuestos en el IBI para los próximos 10 años, pero pedimos la revisión catastral y hemos amortiguado eso. La tasa de tratamiento de residuos la pagamos a través del Ayuntamiento y hemos evitado otro extra para los vecinos. Hemos buscado bonificaciones siempre que la ley nos lo ha permitido dentro de las circunstancias económicas.

P.- ¿Cómo se hace eso de en un Ayuntamiento tan endeudado no subir los impuestos?

R.- Con sobriedad, con cabeza y evitar el despilfarro.

P.- ¿Cómo quiere que le recuerden los vecinos de Atarfe dentro de 20 años?

R.- No he puesto ni una placa con mi nombre. A mí lo que me gustarían que recordara es que fui una persona cercana, que se ha entregado junto a todo un equipo de Gobierno a la función pública a los ciudadanos, a pesar de que dentro del Gobierno ha habido personas con circunstancias de salud, con situaciones complicadas. Solo hemos estado liberados dos, pero nos hemos entregado en cuerpo y alma y queremos a través de otro proyecto seguir trabajando en esta línea.

FOTO: Francisco Rodríguez ha anunciado que no continuará como candidato y no optará a la reelección. Foto: Álex Cámara