Casado es un peligro para la estabilidad del país

Àngels Barceló reflexiona sobre la escalada diálectica en la que ha entrado Pablo Casado para justificar que los ciudadanos tienen que obligar a Pedro Sánchez a convocar elecciones

Pablo Casado quiere ser la voz de la derecha más reaccionaria en un intento de que VOX no le robe protagonismo. Solo así se entiende su escalada dialéctica plagada de mentiras y de hipérboles para justificar que los ciudadanos tienen que obligar a Pedro Sánchez a convocar elecciones. Su llamada a la manifestación del domingo se basa en un cúmulo de argumentos irresponsables que se deberían rebatir uno a uno.

Tanto es así que hay miembros de su propio partido que ya han anunciado que no van a estar el domingo en Colón. Los líderes del PP en Galicia, Andalucía y Euskadi se alejan del discurso de un Pablo Casado incendiario que ha decidido trasladar a la calle la crispación y abandonar los foros donde debe hacerse política.

Hoy, sin inmutarse, ha dicho que la agenda que estamos viendo en Catalunya es la de ETA. Una barbaridad que solo puede ser dicha ya no solo por un irresponsable sino también por un indocumentado. Piensa Casado que por poner a ETA en la misma frase que Catalunya va a encender a aquellos que, con el fin de la banda terrorista, podrían haberse desconectado de la movilización callejera.

Capítulo aparte merecen sus palabras sobre el aborto, a las que hemos dedicado parte de este programa. Casado no solo quiere volver a la ley anterior, tiene la desfachatez de mezclar un derecho adquirido y ganado por la lucha de las mujeres, con las pensiones o la conciliación. Casado convierte a las mujeres en reproductoras de cotizantes, lo que no solo es asqueroso sino que es absolutamente falso.

Yo no sé si es el pánico al ascenso de VOX o que realmente siempre ha pensado lo que ahora verbaliza, pero Casado se ha convertido en un peligro para la estabilidad de este país. Algunos de sus barones empiezan a darse cuenta, Ciudadanos sigue agarrado de