Los móviles que ponen en aprietos a cámaras profesionales

Los móviles que ponen en aprietos a cámaras profesionales

El uso de controles manuales y la grabación en formato RAW acercan los teléfonos a las cámaras de gama media y alta

En estos dos últimos años prácticamente las cámaras de todos los teléfonos de gama media y alta han igualado la calidad de las cámaras compactas básicas. El siguiente paso es añadir funciones que hasta hace poco solo estaban disponibles en las cámaras compactas avanzadas y en las réflex.

Nos referimos a poder controlar las tres cosas que deben tenerse en cuenta al hacer manualmente una foto: la sensibilidad ISO, la velocidad de obturación y el enfoque. Unos parámetros que en la mayoría de móviles se ajustan automáticamente, pero que algunos prefieren controlar por su cuenta de la misma forma que algunos prefieren cocinar en vez de comer comida precocinada.

También está cobrando fuerza que los móviles permitan acceder a los archivos RAW de las imágenes, el equivalente digital al negativo de la fotografía química. Algo que resulta fundamental para que los quieren hilar fino editen las fotos en el móvil o en un ordenador con mucha más precisión que si lo hacen con un archivo JPEG.

Está cobrando fuerza que los móviles permitan acceder a los archivos RAW de las imágenes

El primer teléfono que permitió ambas cosas fue el Lumia 1020, lanzado durante el verano de 2013. Casi dos años después incluso los Lumia más modestos incorporan controles manuales en sus cámaras, mientras que los de gama media y alta añaden también la grabación de archivos RAW.

Apple por su parte permite desde el lanzamiento de iOS 8 que los desarrolladores puedan incorporar a las aplicaciones de cámara controles manuales. Algo que ha provocado una auténtica avalancha de estas en la App Store. Eso sí, a día de hoy no hay forma de acceder a las imágenes en formato RAW que capta el iPhone.

Los que salen peor parados a la hora de exprimir las cámaras de sus móviles son los que utilizan teléfonos Android. Muchos entusiastas de la fotografía móvil celebraron el anuncio de que Android 5, más conocido como Llolipop, permitiría igualar las prestaciones fotográficas con las que cuentan los Lumia y los iPhone. Pero lo cierto es que a pesar de los meses transcurridos desde el lanzamiento son muy pocos los móviles que explotan esta posibilidad.

De hecho, de los móviles con Android presentados en el World Mobile Congress ninguno contaba con la opción de disparar fotos en formato RAW por defecto o ajustar manualmente la cámara. Al menos eso dice un estudio realizado por el especialista en tecnología fotográfica François Simond.

Muchos entusiastas celebraron el anuncio de que Android 5  permitiría igualar las prestaciones con las que cuentan los Lumia y los iPhone

En el caso del Samsung Galaxy S6 existieron rumores de que contaría con estas funciones cuando saliese a la venta, unos rumores que la empresa nos desmiente al ponernos en contacto con ellos. Entre los pocos móviles Android que no dejarán indiferentes incluso a los fotógrafos profesionales está el Panasonic Lumix CM1, un terminal que en realidad es más bien una cámara compacta avanzada pegada a un teléfono.

También existen varios terminales chinos que quieren parecerse a cámaras de cierta envergadura. Nos referimos por ejemplo al Oppo Find R7 o al OnePlus One, ambos con capacidad para captar imágenes en formato RAW. Aunque los dos móviles que mejor preparados están para ofrecer funciones avanzadas de cámara con Android 5 son los Google Nexus 5 y 6. Eso sí, es necesario utilizar aplicaciones de terceros para que sus cámaras demuestren de lo que son capaces.

Gracias a los desarrolladores independientes algunos terminales con Android permiten saltarse las barreras que impone cada fabricante. Flavio Vázquez es un ingeniero de telecomunicaciones que trabaja en Stuttgart (Alemania) para el Instituto Fraunhofer, la institución académica en la que se desarrolló el formato MP3. Vázquez ha creado una de las aplicaciones de cámara más populares para Android: Cámara FV-5, que acaba de cumplir tres años. Junto a su socio Antonio González González, un ingeniero técnico industrial que colabora con él dando soporte técnico a la aplicación, han logrado convencer a muchos de los que buscan sacarle todo el partido a las cámaras de sus teléfonos Android. Cuando se lanzó la nueva versión del sistema de Google también se rediseñó Camara FV-5 y se produjo un claro incremento en las ventas: “Fue todo una inversión de tiempo, esfuerzo y dinero, pero ha merecido la pena”, señala por Skype.

De momento, solo los dos últimos móviles Nexus y el OnePlus pueden exprimir todas las posibilidades que brinda la aplicación. Aunque esta se adapta a numerosos móviles añadiendo algunas funciones de las que carecen por defecto. Como por ejemplo la posibilidad de hacer fotos nocturnas de larga exposición.

Otra aplicación que amplía numerosas funciones fotográficas es Xcam LG, pensada para los LG G2 y G3. Algo que muchos han agradecido teniendo en cuenta que la solvente cámara LG G3 cuenta con el gran inconveniente de ser una de las que menos permite al usuario personalizar sus fotos.

“Desde luego la gente quiere tomar mejores fotografías con sus teléfonos, y cada vez hay más gente que quiere disparar en RAW y juguetear con las fotos en el PC”, explica Flavio Vázquez. Al preguntarle porque las empresas que producen móviles no le ponen más fácil al usuario obtener fotos a la carta explica que “los fabricantes viven principalmente del negocio de vender hardware, tienen menos aliciente para actualizar el software de sus teléfonos. Cuando lanzan nuevos productos incorporan nuevas funciones para alentar a los usuarios a actualizarse”.

http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2015/03/20/actualidad/1426870194_946225.html?rel=rosEP