ATLETISMO ATARFE Y LA HORA DEL PLANETA.

ATLETISMO ATARFE Y LA HORA DEL PLANETA.

El apagón mundial llega de nuevo este sábado de 20.30 a 21.30 después de
que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) haya informado de que en el último año se ha incrementado en un 2,3% la demanda de energía. Los promotores de la iniciativa lanzan campañas paralelas para limitar el uso de plásticos y reclamar el fin del uso de combustibles fósiles.
Este sábado se ha llevado a cabo de nuevo la denominada Hora del Planeta,
una iniciativa impulsada por el grupo ecologista WWF que busca el apagón energético durante una hora del día. De esta forma, de 20.30 a 21.30 (en cada huso horario) las ciudades quedarán oscurecidas, dejando edificios institucionales y monumentos sin iluminar.


Se trata de una campaña que arrancó en Sidney en 2007 y que con el tiempo se ha ido extendiendo por todo el planeta, en tanto que este 30 de marzo ha habido 188 países que han apagado sus luces durante una hora. En España se han sumado más de 400 ayuntamientos entre otros el de Atarfe que ha dejado a oscuras la Ermita de los Tres Juanes.
Más que la reducción del consumo energético que se consiga lo
verdaderamente importante es concienciar a la ciudadanía sobre los riesgos del cambio climático. En este sentido también ATLETISMO ATARFE ha aportado su granito de arena en una doble jornada atlética en la que varios atletas han brillado con luz propia sin requerir aportación energética ajena, los escenarios han sido la Milla Urbana Ciudad de Órgiva, primera etapa de este nuevo circuito provincial y la XIII edición de la Carrera de 10K Padre Marcelino disputada en la capital.


La familia Carrillo-Mesa han debido instalar paneles solares fotovoltaicos en el tejado de su vivienda pues tanto la hija, Elena, como la madre, Beni, se alzaron con un segundo puesto en sus respectivas categorías en la mencionada Milla Urbana. Elena consigue así un reconocimiento individual que tenía más que merecido pues es una atleta constante a la que apasiona nuestro deporte y que podemos ver no sólo corriendo en diversidad de distancias sino también saltando en su predilecta longitud.

Por su parte, Beni ha entrado en el mundo atlético subiéndose al pódium y esto seguro que afianza su gusto por la carrera a pie.
Completa actuación de nuestro club Manuel Jiménez Lara con un quinto puesto en veteranos B.
El domingo la pertinaz lluvia no ahogó las energías de nuestr@s ruter@s en los 10K “Padre Marcelino” e hicieron de la dificultad virtud. Así igual que se ha conseguido producir energía de las placas solares cuando llueve gracias al “tuneado” de los paneles solares fotovoltaicos convencionales recubriendo sus células solares con grafeno y produciendo una reacción química a partir de la sal obtenida del agua, nuestro fondista de moda José Antonio Justicia Ruiz ha tuneado su trabajo invernal para el Cross y lo ha amortizado en el asfalto con un tiempo de 34.27, siendo 13º de la general y 6º senior, tiempo y puesto que con
meteorología adversa y orografía exigente es un marcón. Cuenta José que le dijo su entrenador que saliera a 3.25 el km y si llovía a 3.27, como quiera que lloviznaba pero no arreciaba, optó por marcar una media de 3.26/km y así asegurar la reacción química que le consolida como uno de los mejores valores jóvenes del fondo provincial.


Otra forma de conseguir electricidad con la lluvia es la piezoelectricidad. Se trata de una propiedad que tienen ciertos materiales y que los capacita para convertir la energía mecánica en energía eléctrica. En este caso, la energía mecánica la ponen las gotas de lluvia al caer sobre un polímero piezoeléctrico. Quien transforma las gotas de lluvia en energía mecánica y ésta en triunfos es María Pérez Gómez que se ha impuesto en la categoría Infantil sobre 2k. María tiene el vicio adquirido de subir siempre al pódium y hasta ahora sus rivales no han encontrado el antídoto para evitarlo, quizás deban profundizar en el estudio de la piezoelectricidad para encontrarlo.


Existen otros proyectos para conseguir energía eléctrica del agua de lluvia como el sistema PLUVIA que no sólo abastece de electricidad sino también de agua potable a viviendas, tras recolectar el agua de lluvia en el tejado es filtrada y utilizada para impulsar una microturbina que genera electricidad que es almacenada en una batería, esto es, se aprovecha un hecho natural para optimizarlo en varias funcionalidades. Así también son muchos los padres que debiendo llevar y recoger del entreno a sus vástagos están aprovechando este lapso de tiempo para practicar atletismo y están consiguiendo no solo mejorar su calidad de vida sino que ya se han impregnado de la “fiebre” runner y no perdonan oportunidad para recargar sus pilas para su vida diaria.

Así en estos 10 K han participado: Antonio Romero (181, 30, 42.07), Gustavo Adolfo Herrera (337, 70, 45.42), Francis Villalba (632, 77, 50.14), Antonio Carrillo (778, 101, 52.55), Elisabeth Lafuente (872, 19ª, 54.21), Teresa Rica (874, 22ª, 54.21), Rafael Maroto (1539, 127, 1H.11.07).
Por último informar que en esta misma línea de respeto por el medio ambiente ATLETISMO ATARFE ha aprobado en su última asamblea general suscribir el Manifiesto DEPORTE y MEDIO AMBIENTE por el que nos comprometemos a la práctica sostenible del deporte en el medio natural que implica: .

  • Integrar en nuestros estatutos, reglamentos y normas propias los principios de respeto del medio natural en la organización de actividades deportivas.
  • la Formación de los profesionales y la concienciación de los deportistas en la realización una práctica deportiva que respete el medio natural.
  • Fomento de hábitos en la recogida de residuos generados en las diferentes pruebas deportivas


Estos estudiantes han evolucionado la tecnología de las centrales de energía hidráulica para adaptarla al ámbito doméstico, en este caso concreto centrándose en viviendas con pocos recursos.

El sistema Pluvia empieza por recolectar el agua de lluvia desde el techo de la vivienda usando un tubo que dispone de un filtro en el que tiene lugar un primer tratamiento de depuración. Una vez depurada, el agua pasa por una microturbina en la cual se genera electricidad que automáticamente se almacena en una batería de 12 voltios. Por ahora da para encender LEDS y pequeños
electrodomésticos pero la idea es escalar el proyecto para generar más electricidad.


Desde esa primera turbina y una vez obtenida la electricidad, el agua pasa por un segundo filtro, en este caso de carbón activo, que elimina todas las impurezas, olores y sabores del agua, dejándola purificada y lista para ser usada en un tanque de almacenamiento.
Como decimos es un sistema pensado inicialmente para dar soporte a viviendas aisladas o que por algún otro motivo tienen difícil acceso a agua o electricidad, aunque si se sigue evolucionando el proyecto podría llegar a cualquier hogar y abastecer todas sus necesidades energéticas.


Energía mecánica y piezoelectricidad Puede que eso de la piezoelectricidadte suene a una especie de juego eléctrico
con piezas de lego… pero es un pelín más complejo.
Se trata de una propiedad que tienen ciertos materiales y que los capacita para convertir la energía mecánica en energía eléctrica. En este caso, la energía mecánica la ponen las gotas de lluvia al caer sobre un polímero piezoeléctrico.


Un grupo de científicos franceses del CEA/Leti-MINATEC descubrieron que era posible generar energía a partir del impacto de la lluvia sobre una lámina de un material llamado fluoruro de polivinilideno.
De los que estamos repasando en este post, este es el sistema que menos electricidad produce, aunque se trabaja para mejorarlo. En un principio, los investigadores estimaron que en una región con clima continental de Francia, obtendría hasta 1 Wh por metro cuadrado de este plástico al año. Según esos cálculos, esta tecnología sólo serviría para dispositivos de muy bajo consumo en
lugares con energía solar escasa o difícil de aprovechar. Aun así, los resultados dependen mucho de la velocidad a la que caigan las gotas, ya que si caen demasiado rápido parte de su energía se pierde en las salpicaduras generadas al caer, lo que disminuye la producción de electricidad.


Como ves, todos estos sistemas, algunos más que otros, apuntan maneras. Es cuestión de tiempo, horas de trabajo y mejoras que podamos sacar auténtico partido a la lluvia (más allá de estar a expensas de ella para averiguar el precio de la luz en tarifas eléctricas variables 😉 ). Como siempre decimos, ¡el futuro ya está aquí!
Además del sol, el viento también puede ser aprovechado en una vivienda, a través de pequeños aerogeneradores conectados a las redes de baja tensión. Estos sistemas de energía mini-eólica pueden instalarse incluso en tejados, si bien en la actualidad su destino más apropiado es la electrificación rural.
En esta ocasión han sido los 1609 metros que equivalen a una milla los que han irradiado.

El sábado irradiaron sin consumir Los paneles solares fotovoltaicos pueden reducir el gasto en electricidad de un edificio entre un 15% y un 30%. Por su parte, la energía solar térmica permite calentar una vivienda en invierno, refrigerarla en verano y suministrar agua
caliente sanitaria de maneras muy diversas y hasta curiosas. Por ejemplo, las «bombas de calor geotérmicas» aprovechan el calor almacenado en el suelo. Aunque más caras que los sistemas convencionales, se amortizan en un periodo de dos a cinco años, según sus defensores.