Un tercio del recorte fiscal del PP irá al bolsillo de los ricos

Un tercio del recorte fiscal del PP irá al bolsillo de los ricos

De los 235 millones que se dejarán de ingresar en la legislatura, 85 lo serán por la supresión del impuesto de sucesiones que ya no pagarán los herederos millonarios

La “revolución fiscal” emprendida ayer por el Gobierno andaluz supondrá una merma de ingresos no precisamente revolucionaria para las arcas andaluzas en este año 2019: únicamente 10,7 millones de euros.

No obstante, en el conjunto de la legislatura el ahorro fiscal para los contribuyentes andaluces será de 235 millones de euros, si bien en torno a un tercio de esa cantidad –85 millones de euros– se los ahorrarán solo unos pocos cientos –o acaso algunos miles– de ellos, en concreto quienes hereden más de un millón de euros, que el año pasado fueron 298 de un total de 270.000 herederos, según datos del PSOE no desmentidos con datos oficiales precisos por la Junta.

Los casi 150 millones restantes de ese ahorro global de 235 millones serán por la rebaja del IRPF, aunque también aquí los beneficiarios serán quienes cobran las rentas más altas; en concreto, los contribuyentes con salarios por encima de los 120.000 euros verán reducida su contribución fiscal en tres puntos, dos y medio más que quienes se sitúan en el tramo salarial más bajo.

Distintas cifras

El Gobierno andaluz ha dado distintas cifras sobre la merma exacta de recaudación por la bonificación del 99 por ciento del impuesto de sucesiones, aunque el consejero cifró ayer en 14,7 millones el impacto negativo que tendrá este año en las arcas andaluzas. Esa cifra se verá compensada por la mayor recaudación debido al cambio en la fiscalidad hipotecaria, y de ahí que la merma global de ingresos para este 2019 sea de 10,7 millones.

Sin embargo, en su comparecencia conjunta en rueda de prensa el pasado 26 de enero en Antequera, donde se celebró el Consejo de Gobierno, el presidente Juanma Moreno y el vicepresidente Juan Marín cifraron en cerca de 40 millones de euros al año el ahorro que tendría para sus beneficiarios la bonificación del 99 por ciento del impuesto de sucesiones.

Ofensiva contra el infierno

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, explicó en rueda de prensa las decisiones fiscales tomadas ayer por el Consejo de Gobierno, que calificó como el primer y más importante paso del Ejecutivo de PP y Ciudadanos para acabar con el “infierno fiscal” en que los socialistas habrían convertido a Andalucía tras 37 años gobernando.

La rebaja del impuesto de sucesiones a los herederos directos de familias millonarias, anunciada hace una semana por el presidente Juanma Moreno, quedaba informativamente camuflada por el anuncio de una rebaja escalonada en varios años del IRPF, más modesta pero que no empezará a ser efectiva hasta que los contribuyentes andaluces presenten su declaración de la renta en 2020.

Donaciones

El Gobierno conservador también ha aprobado otras rebajas, como la relativa a donaciones entre familiares de primer grado, aunque el consejero Bravo no cifró el impacto concreto que tendrá en las arcas públicas.

Sí puso, en cambio, este ejemplo: una donación de unos padres a su hijo valorada en 10.000 euros, por la que se venía pagando hasta ahora 782,06 euros por este impuesto, en adelante le costará solo 7,82 euros.

Bravo no precisó cuántas donaciones de este tipo se registran anualmente ni a cuánto asciende su recaudación, aunque sí aventuró que, al ser mucho menor la fiscalidad, las familias se no verán tentadas de ocultar tales operaciones a la Agencia Tributaria. 

Bravo no puso, sin embargo, ningún ejemplo del ahorro fiscal que la rebaja en el impuesto de sucesiones supondrá para una persona que herede de sus padres más de un millón de euros. No en vano se trata de la medida más difícil de justificar políticamente, ya que el número de beneficiarios es muy exiguo, aunque el consejero dijo no poder hacer un cálculo ya que es imposible saber cuántos millonarios fallecerán cada año de legislatura.

Réquiem por un impuesto

En todo caso y según la estimación de Bravo, la merma de ingresos para las arcas andaluzas en 2019 por la bonificación del 99 por ciento del impuesto de sucesiones será de 14,7 millones, que se elevarán a 85 al final de la legislatura.

El ‘regalo fiscal’ tiene, pues, más contraindicaciones estéticas y de clase que propiamente hacendísticas, ya que las sucesivas rebajas exigidas en el pasado por Ciudadanos al Gobierno socialista de Susana Díaz ya habían mermado drásticamente y en mucha mayor medida la recaudación: 364,2 millones recaudados en 2017, lo que supuso un 3,98 por ciento menos que en 2016, y 299 millones el año pasado, casi un 18 por ciento menos que en 2017.

Rebajas en el IRPF

La rebaja del IRPF se hará efectiva a lo largo de los cuatro años de legislatura, aunque los más beneficiados serán quienes cobran más de 120.000 euros anuales, que verán reducido su tipo impositivo máximo actual del 25,5 por ciento al 22,5, ya que se les aplicará el mismo tipo del 22,5 que a quienes cobran 60.000 euros.

También habrá, no obstante, rebajas para los sueldos más modestos: el primer tramo de renta pasará progresivamente del 10 por ciento al 9,5; además, se unifican los tramos de ingresos entre 20.200 y 28.000 euros (que tributa al 15 por ciento) y entre 28.000 y 35.000 euros (que tributa al 16,5 por ciento), en uno solo, de modo que entre 20.200 y 35.200 euros se tributará al 15 por ciento.

Guiño a las familias numerosas

Igualmente, los tramos comprendidos entre 35.200 y 60.000 euros se unifican también, pasando de tributar del 19% al 18,5%; y el tramo a partir de 60.000 euros pasará del 23,5 por ciento al 22,5, el mismo porcentaje por el que tributarán quienes cobren más de 120.000.

También anunció Bravo rebajas para las familias numerosas –son 130.000 en Andalucía– que compren una vivienda cuyo valor sea inferior a 180.000 euros: si por la compra de una vivienda valorada en 180.000 euros, una familia pagaba hasta 14.400 euros en concepto de Transmisiones Patrimoniales Onerosas o 2.700 por Actos Jurídicos Documentados, en adelante pagará 6.300 euros por el primer impuesto y 180 por el segundo. 

Enfado en la izquierda

La izquierda ha sido muy crítica con las rebajas fiscales. El delegado de Universidades del PSOE andaluz y exconsejero de Hacienda, Antonio Ramírez de Arellano, felicitaba irónicamente a “los ricos que están descorchando el champán”. Para Arellano, el Gobierno “está blindando a los ricos para que no paguen impuestos, tanto en sucesiones como en donaciones”.

En la misma línea se manifestó el coordinador de IU, Antonio Maíllo, para quien las rebajas fiscales anunciadas en vísperas de la campaña electoral traerán en el futuro “recortes masivos y privatizaciones, como ya vimos cuando anunciaron bajada de impuestos a los que tienen patrimonio y subían el precio de los servicios para los trabajadores que requieren las guarderías”.

Antonio Avendaño

FOTO: Puerto deportivo de la urbanización de lujo de Sotogrande. MARINAS DE ANDALUCÍA

https://www.elplural.com/autonomias/andalucia/un-tercio-del-recorte-fiscal-del-pp-ira-al-bolsillo-de-los-ricos_214195102?fbclid=IwAR1Wvb5JAVFOBo-81szP18AhWgomUnq0mnliyjl30ax2gKWGbhSSCqn-gro