El farmacéutico José Osuna Jiménez, nombrado Hijo Predilecto de Atarfe a título póstumo

El farmacéutico José Osuna Jiménez, nombrado Hijo Predilecto de Atarfe a título póstumo

En la última sesión extraordinaria se aprobó por unanimidad la propuesta presentada por la Asociación Cultural Cuchara de Palo en reconocimiento a su labor profesional y sus inquietudes culturales.

El farmacéutico José Osuna Jiménez (1913-1983) ha sido nombrado Hijo Predilecto de Atarfe a título póstumo tras aprobarse por unanimidad la propuesta de reconocimiento presentada por la Asociación Cultural Cuchara de Palo en el último pleno extraordinario del presente mandato.

El alcalde de Atarfe, Francisco Rodríguez Quesada, y la concejala de Cultura, Fabiola García Montijano, hicieron entrega a la familia de José Osuna Jiménez, en nombre de toda la corporación municipal, de una placa conmemorativa donde se hace una semblanza de su labor profesional desarrollada en Atarfe y de sus numerosas inquietudes culturales

El Pleno del Ayuntamiento de Atarfe, por unanimidad de los Grupos Municipales que integran el mismo, en la sesión celebrada el día 9 de mayo de 2019 acordó nombrar como “Hijo Predilecto a título póstumo” del municipio de Atarfe al Ilustrísimo Señor Don José Osuna Jiménez (1913-1983) licenciado en Farmacia y Bellas Artes y comendador de la Orden Civil de Sanidad.Don José Osuna nació el 7 de febrero de 1913.

Cursó los estudios de bachillerato en Granada, aunque el último año lo hizo en un instituto de Almería. De familia farmacéutica, simultaneó los estudios de Bellas Artes y Farmacia, la primera por libre, mientras que la segunda la cursó en la Universidad de Granada.

Una vez finalizados los estudios se preparó unas oposiciones a inspector farmacéutico municipal, sacando la plaza en el partido de Atarfe, Albolote y Peligros. Su participación en la campaña de vacunación de los terremotos de 1956, evitando la aparición de epidemias asociadas a dichas catástrofes, le valió para recibir de manos del Ministerio de Sanidad la medalla al mérito sanitario y la Encomienda de la Orden Civil de Sanidad.

Dejando a un lado su faceta profesional, hay que destacar la elevada inquietud cultural que durante toda su vida desarrolló D. José Osuna Jiménez, participando activamente en la formación del círculo musical local o colaborando en revistas varias como el Ruedo. Fue uno de los impulsores de la creación del Instituto de Bachillerato Iliberis, hace ahora 50 años, impartiendo clases en el mismo durante sus primeros años de funcionamiento.

Fue un estudioso de la historia local, disciplina por la que se sintió atraído con el fin de conocer el pasado de nuestro pueblo. Durante más de 20 años bebió de las fuentes bibliográficas del archivo parroquial, archivo municipal y colecciones privadas para elaborar una historia, la de nuestro pueblo, lo que le llevó al aprendizaje de la lengua árabe con el fin de descifrar las inscripciones de los restos que halló en las excavaciones que realizaba junto a Arthur Ludwing, un alemán que trabajaba en las industrias químicas de nuestro pueblo, en las faldas de la sierra de Elvira, lugar en el que se ubicaba Medina Elvira.

Don José era una persona comunicativa y hacía partícipe de sus conocimientos a cualquier persona que se interesara por ellos, motivando a algunos atarfeños a seguir sus pasos en el estudio de nuestra historia.