«Alerta máxima: ¡piojos!», la parodia de grupo de WhatsApp con padres

«Alerta máxima: ¡piojos!», la parodia de grupo de WhatsApp con padres

«Son cosas reales que he escuchado comentar a amigos con hijos», dice el autor

En un grupo de padres de WhatsApp, una anécdota puede derivar en un drama de enormes dimensiones. Es lo que ocurre en la versión paródica de uno de ellos, que se publica en Twitter Pepe, un guionista y comunicador valenciano. Un padre detecta piojos en la cabeza de su hijo en plena madrugada y avisa con un mensaje al resto de padres. A partir de ese momento, la conversación alcanza extremos insospechados.

Pepiu «es un álter ego« del humorista. Es Pepiu (y no Pepe) quien cuenta en Twitter lo que ocurre con su hijo de 11 años que va a un colegio británico. En torno a este centro se suceden las conversaciones condensadas en este hilo, que funciona como las antiguas novelas de la radio y que han compartido más de 8.600 usuarios en sus primeras 48 horas de publicación.

«Son cosas reales, que he escuchado comentar a mis amigos que son padres o en los cumpleaños de mis sobrinas. En este tipo de grupos se dicen absolutas barbaridades y algunas de ellas no las incluyo», comenta a Verne por teléfono el guionista, que dice «crear irrealidad dentro de la realidad» a través de una herramienta que simula la estética de WhatsApp.

Aunque el asunto de estos grupos sigue siendo un fenómeno nuevo que estamos aprendiendo a manejar, en su opinión, han cambiado pocas cosas en este ecosistema de padres de alumnos: «Estas conversaciones antes pasaban en la puerta del colegio o en el parque. Ahora todo pasa a través de la pantalla y la gente cree que puede decir lo que quiera».

A través de un formato nuevo como este, el guionista explora «una nueva forma de comunicar y de hacer reír que da mucha libertad». Creado de forma casi improvisada, a medida que avanza el relato se incluyen más elementos de la realidad: las diferencias generacionales, que los niños tengan dos mamás o dos papás o los conflictos con los idiomas.

Las razones por la que hay tanta gente enganchada a este hilo, que concluirá el jueves, son «la base de realidad que hace que los lectores se sientan muy identificados y la oportunidad de fisgar en la intimidad de conversaciones ajenas sin que haya problema», comenta él mismo.

Desde que empezó a hacerse popular este grupo de padres, hay muchos usuarios que se preguntan si este conflicto es real o no. «Dejad que todo fluya y divertíos», dice su autor.

[A través de este enlace puede seguirse el hilo completo]

Héctor Llanos Martínez

https://verne.elpais.com/verne/2019/06/11/articulo/1560246031_921331.html