Cierran cerca de 1.500 aulas públicas en Andalucía desde 2011, mientras crecen las concertadas

Cierran cerca de 1.500 aulas públicas en Andalucía desde 2011, mientras crecen las concertadas

Ustea denuncia que el próximo curso los centros privado-concertados atenderán a más de la mitad del alumnado de muchas capitales y ciudades andaluzas, hasta llegar a un 60-70% de la población escolarizada

El sindicato Ustea ha lamentado este martes que el proceso de escolarización deja “también” este año “un triste balance de pérdida de unidades en la enseñanza pública en Andalucía”. Y es que destacan que desde 2011, en Andalucía se han cerrado cerca de 1.500 aulas públicas, mientras que en las grandes ciudades andaluzas la oferta privada-concertada predomina.

En concreto, el sindicato detalla que, en Almería, los centros afectados por “supresión de unidades” son los CEIP Luis Siret, Los Millares, Simón Fuentes (en Carboneras); Celia Viñas (Berja), Francisco de Goya, Ave María del Diezmo y Federico García Lorca (en Pulpí).

En Cádiz, los centros afectados, según Ustea, son los CEIP La Inmaculada, Almirante Laulhé y Luis Lamadrid, además de un primero de Bachillerato del IES San Severiano, y líneas de infantil del CEIP Santa Teresa de Algeciras y del centro de educación infantil El Faro. También, los CEI El Juncal, Tierno Galván, El Mayorazgo, La Inmaculada y el primero de ESO del IES Columela.

En Córdoba, desde Ustea citan los CEIP Algafequi, Lucano, Juan Alfonso, de Baena, Virrey del Pino y José de la Torre y el Cerro; en Granada, el IES Francisco Ayala —una línea en primero y otra en segundo de Bachillerato— y la Escuela Oficial de Idiomas de Baza.

En Huelva, según Ustea, los centros afectados son los CEIP Marismas del Odiel y Virgen del Carmen, y en Jaén, los CEIP Manuel de la Chica, Félix Rodríguez de la Fuente —una línea de Infantil y
otra de Primaria, y San Fernando —una línea de infantil—; así como el IES Santísima Trinidad de Baeza, la EI Martínez Montañés y el IES Los Cerros.

En Málaga, Ustea cita los CEIP Ángel Ganivet —con “una unidad menos de infantil y una menos de Primaria”—; Severo Ochoa —con “una unidad menos en infantil”—, y María Auxiliadora, en Carratraca; y, finalmente, en Sevilla, los CEIP Concepción de Estevarena, Reina Sofía, El Llanete de Morón de la Frontera —ambos con “una línea menos”—, Huerta del Pilar, Juan de Mairena, Federico García Lorca y Martín de Gainza.

“Cientos de docentes seguirán engrosando las bolsas de trabajo y las listas del paro”

Según Ustea, se trata del “enésimo capítulo del deterioro continuado de un servicio público fundamental como la educación, una peligrosa travesía cuya vuelta atrás necesita una voluntad política que no existe en la Consejería de Educación y Deporte, como tampoco la hubo en la anterior administración educativa”, en la etapa de gobierno socialista. En esa línea, el sindicato resalta que, “desde 2011”, son ya “cerca de 1.500” las aulas públicas “suprimidas” en Andalucía.

Desde Ustea lamentan así que “cientos de aulas no abrirán sus puertas el próximo curso” y “cientos de profesionales de la docencia seguirán engrosando las bolsas de trabajo y las listas del paro“, además de que “centenares de familias que se verán obligadas a inscribir a sus hijos en centros alejados de su domicilio o son inducidas a escolarizarlos en la red privada concertada“.

Además, desde Ustea advierten de que “con estas unidades escolares perdemos también la ocasión para aumentar la calidad educativa, disminuyendo la cantidad de alumnos que debe atender cada docente, mejorando la atención al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, atendiendo como se merece a la diversidad que puebla nuestras aulas, ofreciendo el apoyo y el refuerzo necesarios para no seguir sufriendo una tasa vergonzosa de fracaso y abandono escolar, dignificando las condiciones laborales de todo el profesorado”.

Desde Ustea apostillan que, sin embargo, “en los centros privados concertados no sólo no se cierran aulas, sino que el próximo curso se atenderá a más de la mitad del alumnado de muchas capitales y ciudades medias de Andalucía, en ocasiones hasta llegar a un 60 o 70% de la población escolarizada”.

En Cádiz, Granada, Málaga y algunos barrios de Sevilla, Córdoba o Linares, la oferta privada-concertada predomina sobre la pública

“Es el caso de Cádiz, Granada, Málaga o algunos barrios de Sevilla y Córdoba, de Antequera (Málaga), Baena (Córdoba), La Palma del Condado (Huelva) o Linares (Jaén)”, según abunda Ustea, desde donde precisan que, “en estas y otras zonas, donde la oferta privada-concertada predomina sobre la pública, no nos podemos permitir que el deterioro del servicio público se agudice aún más”.

Para Ustea, “la bajada de las ratios máximas, demanda histórica del profesorado, incluso como medida extraordinaria en zonas como las señaladas, saturadas de oferta privada-concertada, podría contribuir a paliar el deterioro del servicio público, evitando que se haga un fenómeno irreversible”.

Desde Ustea lanzan al consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, el mensaje de que “no podemos consentir el desmantelamiento de la enseñanza pública en beneficio de unos privilegios elitistas”, y exigen “la adopción inmediata de medidas para evitarlo”. “No podemos aceptar el abandono de la justicia y el progreso a cambio de la desigualdad y la miseria”, enfatiza el sindicato.

Ustea anuncia que seguirá “recabando datos de centros que pueden verse afectados” y promoverá “activamente” y apoyará “cuantas movilizaciones surjan, promovidas por ampas, directivas, profesorado o desde la comunidad educativa en general”, a quienes les envían todo su “apoyo y solidaridad”.