Sanidad lanza una campaña para que los jóvenes usen el preservativo ante el repunte de la gonorrea

Sanidad lanza una campaña para que los jóvenes usen el preservativo ante el repunte de la gonorrea

El uso del condón ha bajado entre los 15 y los 18 años nueve puntos porcentuales desde 2002

Casi 30 años después del famoso eslogan «Póntelo pónselo», el Ministerio de Sanidad aún tiene que fomentar el uso del preservativo entre los jóvenes. El «muy preocupante repunte» de las infecciones de transmisión sexual (ITS), así como un «relajo» en la utilización de los métodos anticonceptivos, según la ministra en funciones, María Luisa Carcedo, están detrás de la nueva campaña #SiemprePreservativo, que se ha presentado este jueves.

El objetivo es que los jóvenes «usen siempre el preservativo en sus relaciones sexuales, en cualquier situación y circunstancia», ha explicado Carcedo. La utilización del preservativo ha bajado en los jóvenes de 15 a 18 años hasta un 75% desde 2002, nueve puntos porcentuales. Mientras que el número de ITS en 2017 se situó en 23.942, en comparación con los 17.098 de 2016. 

Las tasas de infección por gonorrea registraron una subida media anual del 26,3% entre 2013 y 2017, según los últimos datos de Vigilancia Epidemiológica, que recoge cada año el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII). La infección por gonorrea alcanza los 78,1 por 100.000 habitantes en población entre 20 y 24 años. En el caso de la sífilis, en el año 2017 se produjeron las cifras más elevadas desde que existen registros: 10,61 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 2,57 en 1995. Al igual que con la gonorrea, la incidencia fue mayor en hombres que en mujeres, pero, en esta enfermedad el grupo de edad más afectado es el de 25 a 34 años. En el caso de la clamidia, las tasas más altas también se dan entre los 20 a 24 años y más en mujeres que en hombres.

Ante estos datos, la campaña, enmarcada en la Estrategia de Salud Sexual y Reproductiva que está actualizando el ministerio en colaboración con las comunidades autónomas y el comité técnico, aboga por «concienciar sobre la responsabilidad de su salud sexual y de las personas con las que se relacionan». Según informan, en esta campaña han aumentado el presupuesto y la difusión con respecto a las del 2017 y 2015, pasando de 53.000 y 60.000 euros respectivamente, a los 300.000. Y aunque equiparan el despliegue de este proyecto al de 2007, con el eslogan «Si no tomas precauciones, ¿sabes quién actúa?», el presupuesto de entonces alcanzó los 2 millones de euros, cifra, explican, que se corresponde con las de antes de la crisis, cuando el presupuesto para publicidad institucional era de 22,9 millones de euros, mientras este año es de 4 millones. 

Con vídeos, carteles y banners, la campaña comenzará el próximo lunes, coincidiendo con la llegada del verano y los festivales, «donde hay un aumento del número de relaciones sexuales de jóvenes». Como ha recordado la directora de Salud Pública, Calidad e Innovación, Pilar Aparicio, el ministerio viene colaborando con ONG para distribuir conjuntamente estos anticonceptivos en estos lugares. “La baja percepción del riesgo que tienen los adolescentes y jóvenes les hace ser un grupo especialmente vulnerable a la infección por el VIH y otras infecciones de transmisión sexual”, ha añadido Aparicio. “Por eso esta campaña tiene como objetivo reducir el impacto de infecciones y concienciar”.

La psicóloga y sexóloga Mar Padrón coincide en que uno de los factores a tener en cuenta es que  los jóvenes no se sienten vulnerables y, por ello, no toman precauciones. «No predicen las relaciones y piensan que ser sexualmente activo o activa es tener relaciones coitales, y el hecho de no tenerlas conlleva no ver necesario, ni prevenir ni planificar una posible relación sexual», explica. A estos factores de riesgo se suma que muchas veces piensan que por una vez no pasa nada, además de que, en las relaciones heterosexuales, «los chicos no se sienten responsables y ellas, por no perder la relación, no insisten en ponérselo». Padrón resalta que «falta educación sexual de calidad e integral. La que se ofrece ahora solo plantea un tipo de relación, la coital, que acaba sobredimensionada, y está centrada en los riesgos y no en el placer». Por ello, propone que las campañas de prevención ofrezcan un lenguaje positivo y no solo aborden los riesgos, sino también las ventajas de usar el preservativo. 

«Queremos saber por qué se están produciendo estas conductas de riesgo. Hay actitudes de relajación frente a las ITS, incluidas la infección por VIH. Hay ausencia de información y formación, y queremos seguir profundizando en ello», ha comentado la ministra al respecto. Según un portavoz del ministerio el aumento de estas enfermedades responde a una tendencia «progresiva y global, como también han recogido la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC)». Y lo achaca principalmente a dos factores: el descenso en la sensación de riesgo, principalmente entre los jóvenes y los jóvenes adultos; y la mejor notificación de casos en el registro, es decir, el servicio de sanidad es más escrupuloso y se recogen mejor los datos, lo que se traduce en un aumento. 

La difusión de la iniciativa será principalmente en redes sociales y plataformas de contenido musical. Asimismo, se publicitará en medios de comunicación digitales con mayor audiencia entre jóvenes de 14 a 29 años. La campaña utiliza una serie de eslóganes llamativos como «Es normal que te entren ganas de hacerlo en la [cama] de tus padres, lo que no es normal es que te entren ganas de complicarte la vida». Se adhiere a los criterios de

Ana Teresa Roca

FOTO: GETTY

https://elpais.com/sociedad/2019/06/13/actualidad/1560422893_813139.html