AAAAATLEEEEEETIIIIIIISMOOOOO.-Por Manuel Jimenez

AAAAATLEEEEEETIIIIIIISMOOOOO.-Por Manuel Jimenez

Después de diez días intensos de ver las retransmisiones del Mundial de Atletismo en Doha (Qatar) hemos disfrutado tanto que sólo puedo decir una única palabra: AAAAATLEEEEEETIIIIIIISMOOOOO

Cuando España ganó el primer mundial de baloncesto en el año 2006 en Japón en la celebración del trofeo en Madrid el seleccionador nacional Pepu Hernández cogió el micrófono para dirigirse al público y dijo: “ Escuchar una palabra que para mí y para toda la gente a partir de ahora va a ser muy importante, ¡¡¡B-A-L-O-NC-E-S-T-O!!!!”.

Pues ahora después de diez días intensos de ver las retransmisiones del Mundial de Atletismo en Doha (Qatar) hemos disfrutado tanto que sólo puedo decir una única palabra: AAAAATLEEEEEETIIIIIIISMOOOOO . Y es que nos hemos encontrado con un mundial que ha sorprendido gratamente pues las expectativas iniciales eran bastantes pesimistas debido a las condiciones atmosféricas en las que se iba a celebrar unido a la poca afición de este deporte en estas latitudes. Finalmente se han vivido dos situaciones bien diferentes, las pruebas disputadas en el estadio Khalifa no han sufrido ninguna merma, todo lo contrario, el microclima que han sabido (€€€€€€) crear dentro de la pista gracias a miles de torberas que exhalaban aire acondicionado junto a la calidad de la pista sintética, han favorecido que en la mayoría de pruebas se hayan registrado marcas de primer nivel, con dos récords mundiales y algunas de las mejores marcas de la historia en diferentes pruebas amén de un sinfín de records de los campeonatos mientras las pruebas disputadas al aire libre en la cornisa marítima (marcha y maratón) sí que se han desarrollado en unas duras condiciones climáticas que han propiciado que en todas las pruebas las marcas de los ganadores hayan sido las peores de toda la historia de los mundiales.

A nivel global podemos fijarnos en cualquier prueba para ver la calidad de los registros, la emoción en la lucha por las medallas, la gran cantidad de records nacionales y de área conseguidos. Todo ello junto con los innovadores medios técnicos utilizados (cámaras con ópticas novedosas, presentaciones hollywoodienses de las finales, …) han hecho de este mundial un auténtico espectáculo diario.

Además, el seguimiento televisivo que ha hecho TELEDEPORTE con todas las jornadas retransmitidas íntegramente y con la aportación diaria de atletas en activo especialistas en la final del día, han hecho que los aficionados hayamos disfrutado con el evento y los espectadores que no eran aun seguidores del atletismo seguro que se han enganchado a este deporte.

En cuanto a los dos records del mundo batidos uno de ellos, el del 4×400 mixto, realmente no ha sido tal pues es una especialidad nueva sin pedigrí anterior. Por su parte, el de 400 vallas femenino ya había sido batido unos meses antes por su protagonista, MUHAMMAD, 52.16, auténtico marcón, en una carrera donde la segunda clasificada McClaughlin 52.23 consigue la segunda mejor marca de la historia. Siguiendo con las chicas me ha impresionado el inédito doblete de Sifan HASSAN en 1500 (3.51.95 Récord de los campeonatos) y 10.000 (30.17.62 líder del año) dominando insultantemente a todas sus rivales a pesar de tratarse de dos distancias super diferentes.

En la prueba de medio fondo marcando el ritmo prácticamente desde el principio, poniéndolas a todas las competidoras en fila india, haciendo un cambio espeluznante al paso del 300 de aquellos del “motorcillo” en ciclismo y metiendo 1.11 en el último quinientos.

Por su parte, en las 25 vueltas a la pista, aguantando las embestidas de etíopes y keniatas, incluso rezagándose por momentos, para asestar un fuerte cambio de ritmo cuando quedaba menos de una vuelta y ganar con relatividad facilidad haciendo 4.00 en el parcial de 1500 del 8500 a meta.

No podemos pasar por alto en relación con esta proeza la noticia que explotaba a mitad de campeonato sin relación directa con éste, cual ha sido la sanción al entrenador Alberto Salazar, cabeza visible del Nike Oregon Project, antiguo maratoniano con victoria y record de la prueba en New York que todo lo que toca lo convierte en oro.La sanción viene motivada por tres infracciones al Código Antidopaje, entre ellas el haber traficado con testosterona.

A partir de ahora todo el que entrene con él se entenderá que está realizando una colaboración delictiva y sería igualmente sancionado. Ni decir tiene que ha habido una estampida de atletas, hace algún tiempo ya salió Mo Farah cuando vio que las investigaciones de la USADA no auguraban nada bueno. En todo caso no ha sido sólo Hassan la única exatleta de Salazar que ha brillado en Doha, en la prueba de 800 masculinos vivimos otra exhibición de un expupilo, Brazier, que se impone tras un brutal cambio de ritmo a falta de 300 cuando marchaba a ritmo de record del mundo.

También han sido de la cuadra Salazar Matthew Centrowitz (solo octavo en 1500), Clayton Murphy (octavo en 800), Kejelcha (segundo en 10.000) o Konstanze Klosterhalfen (tercera en 5000, siendo batida en toda regla por Obiri quien no obstante hizo record de los campeonatos).

Siguiendo con las chicas, Salazar aparte, impresionó la barheiní Salwa Eid Naser en 400, saliendo como un tiro (23.20 el 200) para aguantar espléndidamente la última recta el acoso de la a priori favorita la bahameña Miller-Uibo. Resultado: Naser tercera mejor marca de la historia (48.14), sólo por detrás de las torpedos Marita Koch 847.60) y Kratochvilova (47,99) cuando el atletismo era otra cosa sobre todo en los países del este; Miller, 48.37, récord de área y sexta de todos los tiempos.

Naser es un prodigio de precocidad, campeona mundial junior bajó de 52 con 17 años y de 51 con 18. La carrera por si fuera poco resultó la más completa de la historia con hasta 5 atletas por debajo de 50. Impresionante también las galopadas “que me siga el que pueda” técnica consistente en salir a full y no relajarse hasta el final, ejemplos de ello nos ofrecieron los kenianos Chepkoech en obstáculos (8.57.84 record del campeonato) y Cheruiyot en 1500 acabando en 3.29, algo que también vivimos en los 50 k marcha con el japonés Suzuki.