SE FUE EL CAIMÁN,… SI LA BOLSA SONApor JUAN ALFREDO BELLÓN

SE FUE EL CAIMÁN,… SI LA BOLSA SONApor JUAN ALFREDO BELLÓN

SE FUE EL CAIMÁN,… SI LA BOLSA SONA por JUAN ALFREDO BELLÓN para EL MIRADOR DE ATARFE del domingo 21-10-2019

Por fin, parece que, según todos los indicios y las promesas gubernamentales que ha terminado por no creer ya casi nadie, por fin podemos decir de verdad aunque, de aquí a mañana puede ocurrir todavía cualquier cosa que lo desmienta. Pero no, quiero decir, pero sí. Mañana lunes 21 de octubre de 2019 parece que, con todos los permisos de las autoridades, del Tribunal Supremo, con la aquiesciencia de las instancias correspondientes del Vaticano y de su Delegación en nuestro país; el resto de las autoridades civiles, militares y religiosas implicadas enel caso, podemos decirlo con las salvedades oportunas, si es que alguna falta aún por tenerse en cuenta. Mañana parece que se va el caimán. Vamos, parece que se lo llevan de la basílica de Cuelgamuros. Y no para Barranquilla, como en la famosa y popular copla suramericana, sino que, trasladado en helicóptero militar, parte escoltado con todos los honores y protocolos del caso, para el Cementerio de El Pardo, donde le esperan los restos mortales de doña Carmen Polo que, cuando iba a mi pueblo en Navidad, mientras él se hacía grabar el discurso de Fin de Año al pueblo español, en su residencia vacacional navideña, el cortijo de su consuegro el conde de Arjillo, entre perdiz y perdiz y tiro porque me toca (Españoles: me dirijo a vosotros un año más para felicitaros en Navidad y transmitiros mis mejores deseos en el año entrante)venía por esos cerros míos, Señor, hasta hasta esos otros nuestros, acompañada de suscamarlengas de turno a desposeer de regalos navideños para el servicio a los comerciantes u8betenses de más prestigio (maletas bolsos, marroquinería, pañuelos de seda, calzado de material, etc. que le salían gratis porque nunca se atrevían a presentar la factura en El Pardo.

El gremio de comerciantes llegó a temblar de tener que abrir “a la Señora” sus puertas cerradas por ser domingo de diciembre y mandar al cortijo de Gil de Olid, donde residía el dictador durante la Navidad, los reyes, del servicio, de las amistades jienenses y de algún capricho personal.

Y es verdad que a quello, todavía no solo era un caimán, sino un saurio depredador y eshonrible y tremendísimo, revestido de su poder, que desplegaba ante la perplejidad de su pueblo en todo momento y con toda la impunidad posible. Así se irá el caimán, con su familia regateando hasta el último momento para preservarlo de cualquier deshonor y rechazo popular por muy motivado que estuviera. Y cuando parecer haber sido pactados con sus deudos hasta los menores detalles de la retirada del saurio a los cuarteles de invierno, se desencadena lo que se hadado en llamar la ira de la catalanidad que, como Barselona, es bona si la bolsa sona, pero, si no sona, Barselona ya no es bona. y uno se pregunta muy en serio, que es lo que está pasando, como decía Raimundo Amador, con letra de Quico Veneno, en Los Managers: Y uno se pregunta / qué es lo que pasa, / qué es lo que pasa / con tanto ruido / y tanta guasa / y tanta guasa. / El Toni con el Mercedes, / el Perico con su coleta, / el Toto con su topito / y Anacleto lleva la mesa / Tatachín, tatachín, / atatachín.

Total que lo que parecía una jovial movida callejera paraconstitucional, se acabó ayer transformando en un jolgorio indignado y antidemocrático y al final apenas fue más que un movidón cruel y generalizado donde nadie sabe de qué va la cosa y sólo quedan los más listos y7 los que tienen hilo directo con las fuerzas telúricas desatadas y el Torra que las parió y ya no queda explicación alguna a lo estricto de los planteamientos finiseculares y a ver quién me engancha usted esta sentencia: Quién me explica a mi ese misterio, / Dolores, / si yo soy el dolorido / por la enfermedad de amores / desde que te he conocido. Por eso, Dolores, el día que yo te coja / hablando con quien tu sabes, / te toca el premio mayor / de la lotería / de los números cabales.