Feminismo, la revolución social ante sus desafíos

Feminismo, la revolución social ante sus desafíos

Avances, retrocesos, maternidad, conciliación, machismo, movimientos antigénero. IDEAL reúne a tres prestigiosos expertos para analizar el momento actual en el segundo aniversario del 8M que lo cambió todo

«Ni feminismo ni machismo, igualdad». ¿Quién no lo ha escuchado? Cada vez menos, cuando la evidencia -diccionario en mano- constata que no son antónimos. Miguel Lorente, profesor de Medicina Legal de la Universidad de Granada y reciente premio del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, da la sensación de que ha entrado en demasiados debates, demasiadas veces, sobre demasiados temas, algunos obvios. «Entonces surgió el término ‘hembrismo’. Pero es curioso, porque el hombre pasaba de opresor a víctima sin cuestionar su papel. Si planteas que el hembrismo es malo, el machismo también, ¿no?».

Ana Rubio, catedrática jubilada de Filosofía del Derecho de la UGR, sintió en carne propia que investigar sobre feminismo no se consideraba investigar. «Me decían que era sectario». Desde que abrió los ojos en Italia, no ha vuelto a cerrarlos ni dejar de hablar de feminismo, de igualdad. Ni siquiera cuando recientemente, en una cena, alguien criticó a las feministas y ella se significó. «Pero Ana, ¿tú no serás feminazi?».

Mar Venegas, profesora Titular del Departamento de Sociología de la Universidad de Granada, tiene la perspectiva de los más jóvenes, entre quienes percibe «sensibilidad» hacia la igualdad, pero aún demasiados retos. A los tres, les propusimos sentarse en una mesa a hablar de feminismo, de machismo, de educación, de críticas y movimientos antigénero, de avances y desafíos en este 8M.

FEMINISMO

Ana Rubio «No es sólo hablar de mujeres, sino de cambios sociales»

Ana Rubio aclara, ante todo, qué es el feminismo para remarcar que no es algo exclusivo de las mujeres sino que atañe a la sociedad. Un pensamiento crítico con la realidad social que ha permitido desarrollar la libertad y la autonomía de las personas. «Quiere una transformación social y política, avanzar hacia la igualdad, la justicia social, la universalidad de derechos. No es sólo hablar de mujeres, está encaminado a cambios jurídicos, sociales, políticos y educativos».

Miguel Lorente «El feminismo ha hecho mejor a la sociedad y a las democracias»

«El voto de la mujer, la libertad sexual… Analizas lo que ha incorporado y no veo nada negativo. El feminismo ha hecho mejor a la sociedad y la democracia. ¿Por qué dudar de lo que propone para el futuro». Lorente critica a quienes hablan de feminismos, en plural, para debilitar o evidenciar enfrentamientos. «Cuando algo se defiende como sólido no se pone en plural, igual que no se habla de cristianismos o capitalismos».

Mar Venegas «Que el feminismo forme parte del debate público es un gran avance»

María del Mar Venegas. Profesora de Sociología de la Educación en la UGR.
María del Mar Venegas. Profesora de Sociología de la Educación en la UGR. / Pepe Marín.

La socióloga Mar Venegas echa la vista atrás y recuerda la primera vez que aprendió la palabra feminismo, lo hizo desde esa connotación peyorativa que ha acompañado al término durante décadas. Desde la perspectiva actual, cree que el hecho de que el feminismo esté en el debate público, que la gente se posicione, ya es un gran avance, aunque sí advierte del lado negativo, que viene de la mano de los movimientos antigénero.

Machismo

Miguel Lorente «El machista de hoy y el de hace 50 años son diferentes»

El machismo es cultura no conducta, incide. En su opinión, el hombre ha construido esa cultura sin contar con las mujeres. «Ha ocurrido desde el Neolítico». Aunque el machismo también evoluciona para seguir siendo machismo, explica. «El machista de hoy y el de hace 50 años no tienen nada que ver; lo que sí tienen en común es la referencia del poder. El machismo no ha hecho más que cambiar». El concepto instaurado de masculinidad también refuerza ese machismo. Para Lorente, el hombre se construye sobre la base de que otro hombre le reconozca como tal. «Por eso los hombres nos retamos tanto: si eres hombre ven aquí, dímelo a la cara, sal a la calle».

Ana Rubio «Quien tiene el poder, no tiene interés en abandonarlo»

Ana Rubio. Catedrática jubilada de Filosofía del Derecho y Política en la Universidad de Granada. El feminismo ha impregnado su trayectoria académica.
Ana Rubio. Catedrática jubilada de Filosofía del Derecho y Política en la Universidad de Granada. El feminismo ha impregnado su trayectoria académica. / Pepe Marín

Para Ana Rubio, el machismo es poder, y el poder no se cede generosamente. Pone el énfasis sobre una corriente que plantea que el feminismo es un discurso obsoleto e innecesario porque todo está logrado. El feminismo evoluciona. «Se creía que si se redistribuía trabajo y poder el problema se solucionaba. Es insuficiente. Cuando avanzas, te encuentras otros problemas. La igualdad ante la ley es el primer escalón, pero una vez conquistada, salen obstáculos. Antes, las chicas luchaban por tener un trabajo. Ahora saben que lo tendrán. Los problemas los tienen en la promoción, en la conciliación, en las libertades».

El hombre excluido

Mar Venegas «Yo les preguntaría, ¿y tú qué haces para no sentirte así»

Mar Venegas lanza esta pregunta a los hombres que se sienten apartados del movimiento feminista. «¿Qué estás haciendo y qué querrías hacer para no sentirte excluido de la igualdad? ¿Qué hace que de repente sientas que se te ha tambaleado la silla? ¿Qué hace que pienses que quien reivindica unos derechos atenta contra los tuyos?».

Miguel Lorente «Ningún hombre que quiera participar en igualdad está excluido»

«Los hombres que se sienten al margen es porque deciden permanecer ahí, no porque no les dejen entrar», afirma rotundo Lorente, para quien ningún hombre que quiera participar en igualdad está excluido. «Los hombres han sido protagonistas de la Historia, que es ‘su Historia’. Cuando ven que no opinan o incluso que su opinión no es válida, se consideran excluidos, cuando lo que deberían hacer es participar e interesarse».

Ana Rubio «Sexistas y machistas somos todos. Tomemos conciencia»

Rubio cree que es difícil que el hombre forme parte del feminismo si lo desconoce o no tiene curiosidad por participar. Entiende que haya hombres que se sientan excluidos al no considerarse violentos, pero añade: «Sexistas y machistas somos todos. Hay que tomar conciencia. Sólo así estaremos alerta de lo que decimos o hacemos. Necesitamos una autocrítica permanente».

Educación

Mar Venegas «Hay que incorporar el feminismo desde la infancia»

En la consecución de la igualdad real es frecuente que se apele a la educación. Esta socióloga cree que si sólo eso fuera necesario, ya se habría logrado la igualdad. Para Venegas, la clave está en la conciencia social, en cómo se construye el pensamiento desde la infancia, e incide en la importancia de los medios de comunicación, de la televisión, que ‘siembran’ pautas sobre las relaciones entre los más jóvenes. «’MHYV’, ‘La isla de los famosos’… Me horrorizo, ¿cómo es posible que estemos trabajando el feminismo y que existan?. O las series. ¿Hasta qué punto reflejan la adolescencia o construyen un tipo de adolescencia?». El reto es pasar de los valores de igualdad, que cree que sí están más visibles entre los jóvenes, con algunas excepciones, a la práctica.

Ana Rubio «El profesorado es tan sexista como lo es nuestra cultura»

Para Ana Rubio, el sistema educativo no es ajeno a la sociedad. «Metemos planes maravillosos, pero la mentalidad no ha cambiado. El profesorado es tan sexista como lo es nuestra sociedad». El cambio, cree, está en los modelos familiares. Rubio defiende que se estudie el feminismo, con tres siglos de historia, en las aulas, igual que el socialismo o el liberalismo. «Cuando pensamos en alguien inteligente, tanto a hombres como a mujeres nos viene a la cabeza un hombre. Eso tiene que ver con la educación. Entiendo que a las chicas les cueste pensar que son iguales de listas cuando sólo estudian hombres ilustres». Con respecto al momento actual del feminismo entre los más jóvenes, Rubio remite a un estudio de la Facultad de Políticas, en el que se desveló que los chicos tienen ideas igualitarias a nivel teórico, pero existen desequilibrios entre lo que piensan y hacen, algo que, en su opinión, se produce por la falta de modelo de referencia.

Conciliación

Ana Rubio «La conciliación real es el gran desafío del feminismo»

«Hombres y mujeres han de intervenir en el trabajo productivo, pero también en el reproductivo, en el de los cuidados». Rubio defiende que la conciliación es el gran desafío del feminismo, porque conciliar se ha reducido a una negociación de la pareja, pero es un problema social. «La estructura de trabajo es rígida, absorbente e incompatible con los tiempos de cuidado». También influye en la decisión de tener hijos y en el índice de natalidad. «Con los anticonceptivos conquistamos la libertad de ser madre o no serlo. Ahora el problema es a la inversa. Quien quiere serlo, encuentra dificultades. Flexibilidad es poder trabajar, tener familia si deseamos, un número de hijos si los queremos y dedicar tiempo a la ciudadanía. Si no se aborda, tendremos leyes maravillosas, pero en la vida real no se conciliará, se sobrevivirá».

Miguel Lorente. Profesor de Medicina Legal, forense. Da clases en Universidad de Granada y acaba de ser premiado por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género.
Miguel Lorente. Profesor de Medicina Legal, forense. Da clases en Universidad de Granada y acaba de ser premiado por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género. / Pepe Marín

Miguel Lorente «La maternidad no es un lastre en sí misma para la igualdad»

Para Miguel Lorente es el contexto cultural, el machismo, el que hace entender que si no se es madre no se es mujer o no se es mujer completa; algo que no se le plantea a los hombres. «En 1900, las mujeres tenían casi cinco hijos de media; ahora no llegan a dos. Si realmente la maternidad hubiera formado parte de esa identidad, la mujer habría priorizado tener hijos». Para este profesor de la UGR, la maternidad no es un lastre en sí misma para la igualdad, el lastre viene de la mano de los roles que se atribuyen a la mujer por el mero hecho de serlo.

Violencia de género

Ana Rubio «El maltratador no crea alarma social porque solo mata en casa»

La experta sostiene que nadie se siente inquieto al subir en un ascensor con un maltratador. Es una figura que se despierta en la intimidad de la pareja, del hogar. «No crea alarma social y como eso no me afecta, pues no me preocupa», lamenta.

Miguel Lorente «Se piensa que son cuatro locos o cuatro extranjeros»

Miguel Lorente critica que la realidad de las 60 mujeres asesinadas por la violencia de género no tenga gran trascendencia en la sociedad. «Se piensa que son cuatro locos, cuatro parados, cuatro extranjeros…». Reconoce que, cada vez menos, pero que cuando aborda el tema en clase entre alumnos de Medicina nota inquietud. Los argumentos que surgen, explica, son sencillos: hay otras violencias, ellas también matan… «La Ley de la Violencia de Género no va contra los hombres. Va contra los hombres que delinquen. Cuando cuestionas conductas que nacen de nuestra identidad como hombres, y es que ser hombre te legitima para corregir a tu mujer o castigarla, lo que están cuestionando es tu masculinidad».

Política

Ana Rubio «La transformción sólo se hará desde la política»

La transformación, en su opinión, sólo se puede hacer con política, que es desde donde se producen cambios educativos y jurídicos. Algo que considera preocupante, si se valora el «descrédito actual de los políticos».

Miguel Lorente «Machistas hay en todos los partidos políticos»

«¿El feminismo es de izquierdas? La diferencia entre partidos no está en el número de machistas, que los hay en todos lados, sino en el número de feministas, que hay más en los de izquierdas». Lorente explica que el feminismo es progresista porque quiere superar la realidad construida sobre la desigualdad. «Cuando el feminismo sea cultura habrá diferentes formas de expresarlo, pero hoy el feminismo es crítico, progresista y transformador». Sobre los movimientos antigénero, le sorprende que aspirar a la igualdad se considere como algo «ideológico». «Es como si se hablara de la ideología de la salud o de la ideología del tráfico. La igualdad, como la justicia social, son ideales humanos».

ELENA DE MIGUEL | M. V. COBO

https://www.ideal.es/granada/feminismo-revolucion-social-20200308140813-nt.html

FOTO:Ana Rubio, Miguel Lorente y Mar Venegas, durante la mesa de análisis celebra en la sede de IDEAL. / Pepe Marín.