La jienense Cristina Romera, elegida por la Unesco entre las mejores científicas jóvenes del mundo

La jienense Cristina Romera, elegida por la Unesco entre las mejores científicas jóvenes del mundo

Su investigación se centra en encontrar una solución al plástico en los océanos; es la séptima española que recibe la beca en 22 años.

La científica jienense Cristina Romera ha sido reconocida como una de las 15 jóvenes investigadoras más prometedoras del mundo al recibir el premio ‘International Rising Talent’, otorgado por el programa L’Oréal-UNESCO For Women in Science. Su investigación en el Instituto de Ciencias del Mar (CSIC) de Barcelona tiene como objetivo estudiar las condiciones medioambientales que favorecen la migración de compuestos orgánicos de los microplásticos al mar, para conocer sus efectos en los microorganismos marinos y las bacterias responsables de la degradación del carbono liberado por el plástico. «Es muy importante dar a conocer el gran problema medioambiental que supone la excesiva generación de residuos. Todavía no hemos dado con la solución, pero debemos encontrar alternativas al consumo de plástico», afirma.

La investigadora ha sido seleccionada entre las 260 jóvenes científicas que fueron reconocidas por el programa en 2019, en ceremonias nacionales y regionales que tuvieron lugar en más de 45 países (en España tuvo lugar el pasado 27 de noviembre). El objetivo es apoyarlas en un momento clave de su carrera -durante su tesis doctoral o estudios post-doctorales- mediante becas de 15.000 euros.

Cristina Romera (Jaén, 1982), la séptima española que ha sido becada a nivel internacional en los 22 años de historia de L’Oréal-UNESCO For Women in Science, se licenció en Química por la Universidad de Jaén y se doctoró en Ciencias del Mar en el Instituto de Ciencias del Mar (CSIC). Después, realizó estancias postdoctorales tanto en EEUU, en la Florida International University y en la Universidad de Miami, como en la Universidad de Viena.

El objetivo de la joven investigadora es descubrir los efectos que tiene para el ecosistema marino la migración al agua de los aditivos que se le añaden al plástico, para mejorar sus propiedades y hacerlo más resistente a la degradación. «Se estima que cada año se liberan al mar hasta 23.600 toneladas de carbono orgánico en forma de diversos compuestos, que es consumido por las bacterias marinas haciendo que éstas se reproduzcan más rápido», explica la científica, que ha recibido otros premios, como el Raymond L. Lindeman 2020, concedido cada año por la ASLO (Association for the Sciences of Limnology and Oceanography).

De leer la Muy Interesante a un referente

«De pequeña no tenía claro lo que quería ser, supongo que mi constante curiosidad fue lo que me llevó al camino de la ciencia», recuerda Romera. Aunque antes de elegir su carrera dudó entre estudiar Bellas Artes o Ciencia, se decidió por la segunda para poder dar respuesta a todas las preguntas sobre el origen de la vida que hacía a sus padres desde que empezó a hablar: «Mi padre leía ‘Muy Interesante’ y me contaba cosas y yo le acribillaba a preguntas, me gustaban mucho esas conversaciones».

Su camino estaba marcado: Cristina se licenció en Química por la Universidad de Jaén y se doctoró en Ciencias del Mar en el Instituto de Ciencias del Mar-CSIC en Barcelona. Después realizó estancias postdoctorales tanto en EEUU, en la Florida International University y en la Universidad de Miami, como en la Universidad de Viena. Confiesa que, durante la búsqueda de temas para su tesis doctoral, la química pura no le atraía tanto porque daba una visión más específica, «en cambio la ciencia marina es multidisciplinar y tienes que aprender un poco de todas las disciplinas para entender el todo. Siempre pienso que me tocó la lotería cuando me seleccionaron para hacer la tesis en esto», cuenta.

MIGUEL ÁNGEL CONTRERAS

https://www.ideal.es/jaen/provincia-jaen/jienense-cristina-romero-20200309172232-nt.html