Rafael Santandreu: «Es el momento de hacer una sana comparación»

Rafael Santandreu: «Es el momento de hacer una sana comparación»

El psicólogo y escritor cuenta cómo sobrellevar estos días y los que vienen, y da dos claves: relativizar y contextualizar.

En La Ventana hemos decidido tomarnos con filosofía el inicio de esta cuarta semana de confinamiento. Por ello hemos contado con el psicólogo y escritor Rafael Santandreu, autor de libros como ‘Ser feliz en Alaska’ o ‘El arte de no amargarse la vida’. Con él hemos hablado de la psicología cognitiva y su importancia, más que nunca en estos días.

Esta psicología cognitiva es la que se encarga de todo aquello que sucede en el interior de nuestro cerebro, de los procesos mentales internos implicados en el conocimiento, como el pensamiento, la memoria, el aprendizaje, la resolución de problemas, etc.

Dice Santandreu que “la psicología cognitiva la han escrito personas que antes han pasado por situaciones igual de complicadas o más. De ahí radica su importancia. La relaciona con la filosofía estoica, ya que “nos da un conjunto de creencias que nos ayudan a controlar el diálogo interno”.

Y ha puesto como principal exponente de este estoicismo a Epicteto, un filósofo griego del siglo I que nació esclavo y vivió parte de su vida como tal en Roma. Dijo una frase que Santandreu califica de “brutal y revolucionaria”: “No nos afecta lo que nos sucede, sino lo que nos decimos acerca de lo que nos sucede”. Y es que lo que nos afecta no es la bronca que nos puede echar nuestro jefe, sino los pensamientos que luego tenemos de esa bronca.

Para sobrellevar esta situación nos dice que es importante relativizar y contextualizar: “Hay una mala comparación y una sana comparación”. Y dice que ahora es importante la sana comparación, fijarse en circunstancias como las de nuestros abuelos, “gente en otras circunstancias que lo ha hecho bien y ha hecho cosas constructivas”.

Pone como ejemplo al científico Stephen Hawking, que murió en 2018 a los 76 años después de pasarse más de media vida sin poder moverse debido a que sufría ELA. “No podía ni hablar”, recuerda Santandreu. A pesar de todo esto “se convirtió en uno de los mejores científicos de todos los tiempos y, sobre todo, en una persona muy feliz”.

También ha dado importancia a la música a la hora de hacer frente a estas situaciones. Ha dicho que nos ayuda porque “nos eleva el alma”, aunque también ha dado gran importancia a las letras, haciendo hincapié en Leonard Cohen, del que dijo que era gran practicante del budismo zen y “eso se notaba en las letras”. 

NÉSTOR BÁEZ

https://cadenaser.com/programa/2020/04/06/la_ventana/1586186815_912107.html