«PASAMOS A FASE 3 PERO SIN HACER LOS DEBERES DE LA FASE 2» por Manuel Jiménez

«PASAMOS A FASE 3 PERO SIN HACER LOS DEBERES DE LA FASE 2» por Manuel Jiménez

Este lunes día 8 hemos subido a la cabeza del pelotón de la desescalada y salvo algunos territorios que andan escapados en su búsqueda de la nueva normalidad Granada rueda ya con los mejores en esta carrera en la que nadie quiere quedarse atrás y perder comba y donde las miserias pasadas parecen únicamente un mal sueño del que hemos conseguido despertar.

En esta nueva etapa desaparece la limitación geográfica del territorio provincial abriéndose la posibilidad de desplazarse entre provincias. Por las redes se ve algún ciclista sobradillo que suspira aliviado pues ya podrá llegar hasta Albunier, beber agua en el manantial y volver por Huelma porque eso de llegar a Guadahortuna tomarse un pastelito en Calitos y volver por Piñar y el Mendrugo se le hacía corto.

Desaparecen también las franjas horarias y ahí también encontramos quien exclama “no era por las horas, es que a mí eso de las franjas me parece colchonero, ahora pues salgo a eso de las 10 y voy pasando globeros todo el rato”.

En cuanto a hacer deporte en grupo el límite se fija en 20 personas. Aquí es donde yo alucino, en la fase 1 eran grupos de hasta 10 deportistas, en la fase 2 subió el listón hasta 15 y ahora el límite es de 20. Pues bien en cualquier salida cicloturista que hagas por cualquiera de las carreteras que te alejan de la capital cuarenta kilómetros te cruzarás con alguna peña en la que como mínimo marchan agrupados 50 ciclistas o más y da igual que te encuentres en fase 1, 2 o 3. No lo acabo de entender, en un grupeta de 10 unidades hay al menos dos o tres compañeros con los que no cruzas palabra así que en un pelotón de 50 hay más de treinta colegas a los que ni ves, en cuanto al rebufo en grupos de 15 lo tienes más que asegurado y si haces de mejillón cebra no te da la brisa en la cara ni en las rotondas.

Esto para deporte al aire libre, si hablamos de instalaciones cubiertas para los deportistas en general se podrán usar los vestuarios y duchas algo que se agradece pues a pesar de que se habían abierto las terrazas de los bares en la fase 2 las quedadas post-entreno no acababan de arrancar pues el tufillo de los comensales echaba para atrás.

Se eliminan las citas previas con lo que queda más tiempo para el tinder que ya se iba echando de menos. Además se podrá asistir al entreno acompañado por una persona que no necesariamente tendrá que ser el técnico y de nuevo entra en juego aquí el tinder, ya sabéis chicos a esperar al ligue en la grada a que termine la sesión de entreno. El aforo sube al 50% pero se impiden las aglomeraciones así que el público deberá esperar para asistir en primer lugar a los entrenos y más tardes a los partidos aunque ya son muchas las voces que piden abrir la mano a que entre el público al estadio lo que en el ámbito del futbol tampoco se ve muy problemático pues cuando juegan a puerta cerrada se aglutinan tanto hinchas en las afueras del templo que dejarlos pasar a vociferar en el córner pues no supondrá incrementar el riesgo que ya va implícito a la práctica pelotera.

En las ligas federadas no profesionales se prohíbe la asistencia de los medios de comunicación con lo que ya si se prestaba poca atención a estos deportistas que trabajan casi tanto como los profesionales pues hará que los sponsors ni se acerquen, tampoco se permite la entrada de utilleros ni personal auxiliar algo que seguro no añorarán pues en estas lides cada cual se sorbe sus mocos.

Las piscinas de uso deportivo suben el aforo al 30% cuando se divida la lámina de agua por corcheras y los waterpolistas tendrán que seguir esperando para reanudar su actividad, en nuestra piscina municipal hay varios grupos de esta especialidad que deberán contentarse con hacer largos sin coger pies.

En cuanto a las normas sobre distancias de seguridad se mantienen incólumes (4 a 5 metros entre andadores, 10 metros entre corredores y 20 entre ciclistas) con lo cual todo lo comentado anteriormente pues no sabría decir dónde queda.

Por último, reseñar que las federaciones ya están presentando sus calendarios provisionales que someterán al escrutinio de sus juntas generales. La española de atletismo ha dividido las competiciones en tres capítulos, aquellas competiciones que han quedado definitivamente canceladas, aquellas otras que han sido aplazadas y quedan pendientes de señalar nueva fecha y las competiciones que o bien se celebraron antes de la declaración del estado de alarma o que han quedado pendientes de celebrar pendientes de señalar nueva fecha o ratificar la inicialmente prevista.

Parece claro que todo va a depender de cómo vaya el ritmo de contagios y la inexistencia de rebrotes. Otra cosa será que pasará cuando superemos el verano y entremos en el temido otoño y en el que las previsiones no son nada alagüeñas, esperemos que los augurios fallen estrepitosamente y que seamos capaces de llegar preparados a este momento.