El cáncer, una patología afectada por el coronavirus

El cáncer, una patología afectada por el coronavirus

Los diagnósticos de nuevos tumores se han reducido entre un 30%-40% durante el COVID-19.

En el último año, el coronavirus ha afectado indirectamente a otras patologías, entre las que se encuentra el cáncer. El miedo al contagio ha provocado que muchos pacientes hayan retrasado o anulado sus revisiones periódicas, lo que supone, en ocasiones, un retraso en el diagnóstico de nuevas enfermedades. En concreto, durante el COVID-19, los diagnósticos de nuevos tumores han disminuido entre un 30%-40%. A esto se suma el retraso en las cirugías y tratamientos provocados por los colapsos en los hospitales. Todo ello afecta directamente a la población con esta enfermedad, el manejo de los tumores, la supervivencia, el bienestar psicológico y a la calidad de vida del paciente. 

Un retraso en un diagnóstico de cáncer puede suponer que el tumor se detecte en un estado más avanzado y, por lo tanto, que aumenten las posibilidades de metástasis, lo que significa que el cáncer puede propagarse de forma más perjudicial a otros órganos del cuerpo. Además, el retraso de un mes en el tratamiento oncológico puede aumentar la mortalidad en un 6-13% y puede seguir aumentando mientras tratamiento se retrase. Por ejemplo, en cáncer de mama el retraso del tratamiento de 8 semanas puede aumentar la mortalidad en un 17% y el retraso de 12 semanas puede hacerlo en un 26%. Los cánceres más afectados son los de mama, pulmón, cérvix, cabeza y cuello, colo-rectal y vejiga, lo que supone un 44% de los cánceres diagnosticados en el mundo.

«No hay que dejar de lado las revisiones y continuar con los tratamientos porque el coronavirus es una enfermedad grave, pero también lo es el cáncer si no se detecta a tiempo y se trata a tiempo»

No se puede olvidar que el cáncer es una de las principales causas de mortalidad en España, en concreto, en 2020, ha sido la tercera, con un 20,4% de fallecidos, superado por las enfermedades cardiovasculares (23%) y las enfermedad infecciosas y parasitarias entre las que se encuentra el COVID-19 (20,8%), según el informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondiente a diciembre de 2020.

Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, que se celebra el 4 de febrero, la doctora Escarlata López, directora médica de GenesisCare, compañía líder internacional en tratamientos oncológicos, recuerda que “no hay que dejar de lado las revisiones y continuar con los tratamientos porque el coronavirus es una enfermedad grave pero también lo es el cáncer si no se detecta a tiempo y se trata a tiempo. Desde el comienzo de la pandemia nuestro principal objetivo ha sido garantizar la seguridad de nuestros pacientes y nuestros profesionales. Para ello, hemos implementado todas las medidas necesarias y puesto en marcha un protocolo de seguridad, lo que nos ha permitido obtener la acreditación AENOR de protocolo seguro frente al COVID-19”. Algunas de las acciones que está llevando a cabo la compañía son la reducción del tráfico de personal no esencial, elaboración de protocolos de higiene estrictos, consultas telefónicas y, además, hemos habilitado un número de teléfono para que todos los pacientes oncológicos de nuestro país puedan resolver sus dudas con nuestros profesionales sanitarios. “En relación con los tratamientos, hemos reducido el número de sesiones con la misma efectividad que tratamientos más largos siempre que ha sido posible y en función de la situación de cada paciente. En estos momentos es esencial que todos los especialistas trabajen unidos y se busque la mejor solución para los pacientes oncológicos porque el cáncer no para”, añade la doctora López.

TECNOLOGÍA INNOVADORA PARA EL PACIENTE

Sobre el cáncer de mama, la compañía cuenta con tres innovadores tratamientos radioterápicos clave para este tipo de tumor: DIBHSGRT sin tatuajes y FAST Mama, gracias a los cuales se ha mejorado de manera considerable la salud y la calidad de vida de los pacientes. En concreto, la inspiración profunda mantenida (DIBH, por sus siglas en inglés) es una técnica con la que se protege el corazón al tratar el cáncer de mama, especialmente el de la izquierda. En el momento en el que la mama está más alejada del corazón, gracias a la inspiración profunda mantenida, es cuando se aplica la radioterapia, de esta forma se reduce la exposición del corazón a la radioterapia y se reducen las posibilidades de posteriores afecciones cardiacas.

Otra técnica, que además ha sido incorporada por GenesisCare en España de manera pionera, es la SGRT (radioterapia guiada por superficie) sin tatuajes. Se reposiciona a la paciente guiándose por la superficie reconstruida a partir del TAC de planificación del tratamiento. Esta tecnología ofrece una precisión submilimétrica en el reposicionamiento del paciente, permite realizar una monitorización constante durante el tratamiento y detiene la radiación si la paciente se mueve fuera del rango permitido. Gracias a esto, se evitan los tatuajes en la piel de las pacientes, un avance muy positivo para la paciente desde el punto de vista psicológico que no tiene que ver el resto de su vida las marcas del tratamiento oncológico en su piel. Por último, el tratamiento de FAST Mama realiza los tratamientos con esquemas ultracortos, es decir, se administra en 5 sesiones, con resultados estéticos y de control de la enfermedad a 5 años iguales al tratamiento estándar actual de 15 fracciones. Las tres técnicas pueden combinarse de forma que se puede realizar un tratamiento de mama en cinco sesiones, sin tatuajes y protegiendo el corazón.

Las tres técnicas pueden combinarse de forma que se puede realizar un tratamiento de mama en cinco sesiones, sin tatuajes y protegiendo el corazón

Respecto al tratamiento del cáncer de próstata, el tipo de cáncer que más afecta a los hombres y que causa casi 6.000 muertes anuales en nuestro país, en GenesisCare se emplea la SBRT (radioterapia estereotáctica corporal) con espaciador. Este tratamiento se realiza en tan solo cinco días, en vez de las 28-30 sesiones habituales (dependiendo del estadio en el que se encuentre el tumor) y se acompaña con un espaciador para proteger el recto de la radiación y disminuir posibles efectos como la disfunción intestinal, urinaria y/o sexual.

Respecto al cáncer de piel no melanoma, GenesisCare recuerda que cada año se diagnostican más de 78.000 nuevos casos de cáncer de piel en España y que casi el 95% pertenecen al cáncer de piel no melanoma, con aproximadamente 75.000 afectados nuevos cada año. Para el tratamiento de esta tipología de tumor, la compañía emplea la tecnología de alta precisión radioterápica VMAT (arcoterapia volumétrica modulada). Este tratamiento es una buena opción en los casos en los que el tumor se localiza en áreas extensas de piel, zonas de difícil acceso en las que los injertos o la reconstrucción son difíciles, o cuando las comorbilidades del paciente impiden la cirugía.

CONSALUD

foto: Cáncer de mama (Foto. Freepik)

https://www.consalud.es/pacientes/dias-mundiales/cancer-patologia-afectada-coronavirus_91973_102.html