Bancos, eléctricas y constructoras, los más perjudicados por el resultado electoral

Bancos, eléctricas y constructoras, los más perjudicados por el resultado electoral

La mayoría de los analistas coincide en que la incertidumbre sobre el nuevo Gobierno y el fantasma de una coalición de izquierdas perjudica a constructoras, bancos y sectores regulados

La primera y principal consecuencia del resultado electoral va a ser que muchas decisiones de inversión y de grandes compras por parte de los particulares -básicamente de vivienda– se van a paralizar a la espera de que se aclare el confuso panorama político surgido de las elecciones del domingo. Los principales perjudicados, por tanto, son los bancos, cuyo volumen de negocio va a seguir sin crecer, y las empresas de infraestructuras. En segundo lugar, la posibilidad de una coalición de izquierdas va a pesar sobre la cotización de sectores regulados, en especial eléctricas y Telefónica. Para escapar de este marasmo, el péndulo vuelve a oscilar hacia empresas con gran diversificación fuera de nuestro país.

Así se reflejó ayer en la sesión, en la que el Ibex sufrió un castigo del 3,62% con estos sectores a la cabeza de las pérdidas: Caixabank se desplomó el 7,44%, Aena perdió el 7,02%, Banco Popular se hundió el 6,9%, Endesa se dejó el 5,3%, Bankia cayó el 5,1%, Santander, el 4,85%, BBVA el 4,71%, Sabadell  el 4,67% y OHL, el 4,35%. También se sumó a la debacle la socimi Merlin, que debutaba en el Ibex y que bajó el 6,64% ya que esta incertidumbre también pone en cuarentena la recuperación del mercado inmobiliario.

«La incertidumbre no es buena para la economía, lo que no es bueno para los bancos«, escribe Carlos García, analista de Société Générale. «No obstante, destacaría que los bancos no se han beneficiado en 2015 de la recuperación económica, así que hay otros temas que importan: volúmenes, diferenciales y el nivel absoluto de los tipos de interés. Las noticias de hoy implican que la probabilidad de que el crecimiento del volumen sorprenda al alza es más reducida, dado que las grandes compras de las familias y las decisiones de inversión de las empresas pueden retrasarse».

Rueda de prensa de Pablo Iglesias.
Rueda de prensa de Pablo Iglesias.

Eso sólo con el escenario actual. Pero va un paso más lejos y advierte finalmente que, «si hay un Gobierno de izquierdas, los bancos sufrirían un impacto negativo porque una consecuencia altamente probable sería el establecimiento de un impuesto a la banca«, que sería una de las principales exigencias que el partido de Pablo Iglesias plantearía a Pedro Sánchez para apoyarle. Asimismo, el mercado teme que las entidades españolas no puedan vender sus carteras de créditos morosos y otros activos de mala calidad a fondos extranjeros; Popular y Caixabank son los más afectadas, de ahí su comportamiento de ayer.

Constructoras sin obras y con deuda cara

En el caso de constructoras e infraestructuras, el golpe es doble: por un lado, la paralización de estas decisiones de inversión, tanto por parte de los inversores privados como, sobre todo, por parte de la administración hasta que se forme nuevo Gobierno, para lo cual pueden ser necesarias nuevas elecciones en unos meses, como es sabido. Pero además, estas empresas presentan un fuerte endeudamiento, como recuerda Darío Vila, de Kepler Chevuvreux, al que la subida de la prima de riesgo pasará factura: ayer se disparó hasta 124 puntos básicos respecto al Bund alemán.

Más allá, todas las empresas que dependen del BOE están ahora mismo en el limbo, lo cual incluye a Telefónica o a las eléctricas, añade Vila. E incluso a las televisiones, que pueden verse afectadas por la caída de la publicidad si el ciclo económico vuelve a estancarse y de medidas como la vuelta de la publicidad a TVE que ha planteado Podemos. En todos los casos, la incertidumbre sobre su regulación pesará en su evolución bursátil inmediata. Pero si además toma cuerpo la alianza de izquierdas a la que este analista concede bastante credibilidad, la cosa puede ponerse mucho más fea.

Las eléctricas, en el punto de mira de todos

En este sentido, el sector más perjudicado podría ser el eléctricoManuel Losa, de Goldman Sachs, recuerda que tanto Ciudadanos como Podemos pretenden una reducción de la remuneración de las plantas hidroeléctricas y nucleares, y la formación morada también quiere reducir los pagos por capacidad. A su juicio, Endesa es la compañía con más riesgo, ya que el 5% de sus beneficios entre 2016 y 2019 se reducirían en un 5% aproximadamente si se toman medidas de este tipo.

En el otro extremo, considera que cualquier coalición apoyaría las renovables, puesto que PSOE, Podemos y Ciudadanos han incluido este apoyo en sus programas. Las beneficiadas serían Gamesa, Nordex (mediante la compra de Acciona Wind Power), Vestas, Acciona y EDPR como las más beneficiadas.

Finalmente, una recomendación muy extendida nos lleva de vuelta a la crisis de la prima de 2012: refugiarse en valores con una gran diversificación geográfica donde el grueso de los ingresos provenga de fuera de España. Esta recomendación se había dado la vuelta por la pujanza de la recuperación nacional y el hundimiento de los países emergentes donde están presentes las empresas españolas, hasta el punto de que algunas firmas recomendaban concentrar la cartera en empresas con exposición puramente nacional. Tras el resultado electoral, el péndulo vuelve a oscilar: mejor fuera que dentro de España.