La Ermita de los Tres Juanes de Atarfe, por José Enrique Granados

La Ermita de los Tres Juanes de Atarfe, por José Enrique Granados

El 16 de julio de 1945 el semanario “La Prensa” publicaba un reportaje sobre la construcción de la ermita de los Tres Juanes por parte de Juan de Dios Sánchez Pozo. El titular decía lo siguiente: “El santuario de los Tres San Juanes, de Atarte, será inaugurado el año próximo”.

“En el cerro denominado ‘El Castillejo’, a 861 metros sobre el nivel del mar y 263 sobre Atarfe, en la cima en que antiguamente estuvo enclavado el castillo llamado ‘El Puntal’, donde se hicieron fuertes los moros en sus luchas con los cristianos en los tiempos precursores de la reconquista de Granada, está terminándose la construcción de un bello santuario, cuya fundación se debe a la iniciativa de un hombre modesto cuya perseverancia en tan noble empresa es realmente digna de admiración.

Elevase la nueva ermita sobre el pico más oriental de Sierra Elvira desde donde se divisa un bello panorama abarcándose unos 56 pueblos y aldeas, Sierra Nevada con sus elevadas crestas del Veleta y el Mule-hacen, la Sierra de Alhama, y a la izquierda una vista incomparable de Granada; a la izquierda del camino que bordeando el cerro de referencia conduce al Cortijo de Marugán y al pueblo de Caparacena, a dos kilómetros de distancia de Atarfe, y, por consiguiente, con fáciles vías de comunicación tanto por ferrocarril como por carretera y tranvía.

El recinto de la edificación lo constituye una superficie de veinte mil metros cuadrados adoptando la forma de un rectángulo de cien metros de lado por doscientos de profundidad y en ella se han efectuado las obras de relleno y urbanización necesarias para la debida conformación del terreno habiéndose practicado excavaciones y barrenado algunos lugares rocosos para producir hoyos y recubrirlos de tierra a fin de nivelar aquel accidentado paraje.

El edificio mide 226 metros cuadrados de planta cubierta, 84 que corresponden al ático, cuatro a la sacristía y otros cuatro que se destinarán a la guarda de los ornamentos sagrados, quedando para las capillas y fieles una superficie de más de cien metros. Tiene cuatro fachadas, dando la principal con puerta de dos hojas, frente al pueblo de Atarfe y queda, además de la explanada principal, en los alrededores del templo, una extensión de cerca de 19.780 metros para aglomeraciones de fieles con motivo de romerías y celebración de actos religiosos al aire libre.

La edificación, en forma de cruz se ha efectuado sobre la rasante del terreno con acceso por una amplia escalinata con peldaños de piedra.

A más de la capilla mayor, consta de dos capillas laterales con graciosos arcos de bloque de cemento, y su ornamentación es de estilo bizantino, con artísticas vidrieras emplomadas en sus huecos. Los suelos, aún por terminar, son de baldosín hidráulico rosa y blanco, con adorno de cenefa, completando el decorado algunos trabajos de cerrajería artística y zócalos de 1,80 de altura, de estuco, imitando mármol. En el interior de la bóveda que cubre la Capilla Mayor figurarán pinturas al fresco representando pasajes bíblicos de San Juan Bautista.”

En la fotografía, el impulsor de la construcción de la ermita junto a varias personas, en las escalinatas de acceso al pilar que abastecía de agua a la ermita.

Curiosidades elvirenses.