«ATARFE: Y LA PLAZA» por José Enrique Granados

«ATARFE: Y LA PLAZA» por José Enrique Granados

lA REMODELACIÓN DE LA PLAZA DELANTERA DE LA IGLESIA DE ATARFE

En el estudio social, económico, político y cultural del Atarfe de 1940, según el padrón de habitantes, publicado por Fuencisla Moreno Rueda, en el especial de las fiestas de IDEAL de 1998, Atarfe se encontraba dividida en 11 secciones y estaba formado por 51 calles más una cantidad importante de cortijos diseminados por todo su extrarradio.

Con una población de 5.928 habitantes, su principal modo de vida estaba centrado en la agricultura. Más del 30% se dedicaba al trabajo en el campo, en total 1.374 personas, la mayoría de ellos obreros agrícolas, seguidos de labradores propietarios, guardacampos (5), hortelano (1). Pese a que la industrialización aún estaba sin consolidar, e incluso se podía decir que ni siquiera se habían puesto las bases para su fomento, en 1.940 ya había 77 personas que figuraban en el Padrón de Habitantes como Obreros Industriales. Al comercio se dedicaban 44 personas: empleados (25) y comerciantes propietarios (19).

 

La fotografía de este espacio datado de finales de los años cuarenta del siglo pasado, hoy retratamos este mismo lugar, pero cincuenta años más tarde, tras la remodelación de este espacio en la década de los noventa.

Poco duró esta plaza con esta apariencia ya que al inicio del siglo XXI, vio de nuevo transformada su fisionomía adoptando el aspecto que conocemos hoy. Tras trasladar la cruz al camposanto, se instaló una fuente de escaso valor estético además de nulo valor funcional. ¿Alguien llego a ver la fontana en funcionamiento?. Además los grafitis pronto aparecieron en ella, desluciendo aun más su atractivo ornamental.12694961_961888937230455_9075813829391525916_o

Los frondosos olmos fueron arrancados apareciendo en su lugar exóticas catalpas, de rápido crecimiento y frondosidad pero a su vez inadecuadas para ese recoleto lugar.

Se atisba parcialmente la marquesina horripilante, desacertada y antiestética que en esta reforma se instaló en la plaza de la Iglesia, además de escalinatas, barandas y otros artefactos que llenaron el espacio diáfano de la plaza. Aún en el lateral de la calle San José se pueden ver las motocicletas del taller de Pedro y Francis Padial, toda una institución en la calle. Aunque no hemos podido certificarlo con certeza, se cuenta que en el lugar que ocupaba el taller, había anteriormente una taberna que frecuentaba García Lorca en su juventud.

En la fotografía QUE PRESIDE ESTE ARTICULO, archivo IDEAL, podemos ver la cruz de los Caídos y el llamado Cancel de la Iglesia (entrada sur a la misma).

Curiosidades elvirenses.

https://www.facebook.com/Gacetilla-y-curiosidades-elvirenses-732817910137560/?fref=ts