Una chica sufre quemaduras de segundo grado al incendiarse su móvil

Una chica sufre quemaduras de segundo grado al incendiarse su móvil

  • Gabbie le contó a su madre que estaba usando el móvil mientras estaba cargándose cuando una corriente eléctrica que vino a través del teléfono atravesó su cuello quemándolo

Jackie Fedro decidió que su hija Gabbie ya era suficientemente mayor como para tener un móvil por lo que a principios de año le regalaron un LG d500 contratado con la compañía T-Mobile. «Una de las razones para que le diéramos el móvil es para poder contactar con ella cuando fuera», explica Jackie, residente en Highland Park, cerca de Chicago.

Sin embargo, a la semana siguiente a recibir el regalo, Gabbie estaba usando su móvil en la habitación cuando su madre oyó a hija gritar. «Vino por las escaleras agarrándose el cuello. Le dolía tanto que gritaba histéricamente».

Jackie lo recuerda así: «Es lo peor que te puede pasar como madre, ver a tu hija gritando de dolor y no tener ni idea de cómo ayudarla. Le costó cinco minutos poder contar lo que le había pasado».

Una vez que pudo hablar, Gabbie le contó a su madre que estaba usando el móvil mientras estaba cargándose cuando una corriente eléctrica que vino a través del teléfono atravesó su cuello quemándolo.

Según Scott Wolfson, de la U.S. Consumer Producto Safety Commission, la mayoría de las lesiones provienen del sobrecalentamiento de las baterías de litio que producen explosiones o incendios de los dispositivos. «Tenemos que ser conscientes de que esto ocurre puede ser muy serio». Wolfson agrega al respecto que un descarga eléctrica de un teléfono puede ser «única».