España desarrollará el 5G en la infraestructura móvil existente

España desarrollará el 5G en la infraestructura móvil existente

La tecnología de conexión inalámbrica más veloz empezará a comercializarse a partir de 2020La tecnología 5G, llamada a revolucionar los métodos de comunicación mediante dispositivos móviles, podrá comenzar a desarrollarse en España en las bandas del espectro radioeléctrico que los operadores ya están utilizando a la espera de que en un futuro se le asignen nuevas frecuencias.

“Las licencias se otorgan bajo los principios de neutralidad tecnológica y de servicios”, con lo cual “no hace falta” ninguna regulación específica para el 5G, como no la hay actualmente para el 4G, explicó el subdirector general de Planificación y Gestión del Espectro Radioeléctrico, Antonio Fernández-Paniagua.

“Se puede y se tiene que empezar con lo que hay, no hay otro mecanismo de atribución mundial de frecuencias”, añadió, al tiempo que recordó que la tecnología móvil de quinta generación (5G), base del llamado internet de las cosas, “requiere de economía de escalas”.

Los principales actores implicados en el despliegue del 5G, fabricantes y operadores, en colaboración con reguladores, están inmersos en la actualidad en la fase de “estandarización”, es decir, en la de decidir qué casos de uso se priorizan en el lanzamiento comercial de la nueva tecnología. La planificación inicial es que las negociaciones de esta estandarización se prolonguen hasta 2018, tras lo cual comenzará la fase de producción y en 2020 empiecen a comercializarse los primeros productos.

“España tendrá que estar en el 5G y tendrá que estar cuanto antes, mejor”, indicó Fernández-Paniagua, que citó entre las bandas que ya pueden utilizarse para esta tecnología las incluidas entre los 1.427 y los 1.518 y los 3.400 y 3.600 megaherzios, esta última “poco utilizada”. El ministerio de Industria, además, está liberando la banda entre los 3.600 y los 3.800 MHz, actualmente ocupada por radioenlaces de servicios fijos, para ponerla en el mercado para servicios de telefonía móvil y esperan que esté libre en 2018 para su subasta.

Ha recordado que el 5G fue uno de los asuntos tratados en la reciente Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones, celebrada a finales de 2015, en la que se confirmó la atribución al servicio móvil de la banda de 694 a 790 MHz, que en España está ocupada por la TDT, lo que dará lugar a un segundo dividendo digital.

Además, en Ginebra se decidió que en la próxima conferencia, en 2019, un punto del orden del día será estudiar nuevas bandas de frecuencias para atribuirlas al servicio móvil. “Como el 5G requiere anchos de banda muy grandes y muy baja latencia, van a requerir de nuevas bandas más altas”, dijo Fernández-Paniagua.

Aunque las redes 5G se hallan todavía en una fase inicial de desarrollo, el consenso de los expertos apunta a que la próxima generación móvil multiplicará las velocidades y reducirá la latencia, es decir, el tiempo de respuesta desde que se da una instrucción a un dispositivo hasta que éste reacciona. Además se incrementará el número de dispositivos conectados al mismo tiempo entre 10 y 100 veces e incrementará la duración de las baterías hasta 10 veces.