Alumnos de ATARFE con discapacidad participan en el diseño de la reforma del centro ocupacional de Atarfe

Alumnos de ATARFE con discapacidad participan en el diseño de la reforma del centro ocupacional de Atarfe

Durante las jornadas participativas organizadas por la Concejalía de Urbanismo, los usuarios han mostrado su deseo de contar con un huerto y mejorar la accesibilidad del centro.

El Ayuntamiento de Atarfe ha iniciado unas jornadas participativas para que los alumnos del centro ocupacional se impliquen en el proyecto de reforma de las instalaciones situadas en la calle Escuelas.
Se trata de una serie de encuentros que se iniciaron en marzo y que se prolongarán hasta mayo en el que alumnos con algún tipo de discapacidad que acuden a los trabajos de terapia ocupacional participan aportando ideas en el diseño de los espacios que dispondrá el centro tras su rehabilitación.
La concejal de Urbanismo y Bienestar Social, Rosa Félix, ha explicado que se ha pretendido que «los alumnos y también los padres participen en la reforma de un centro que precisa estar homologado para que pueda acogerse a las ayudas de la Junta de Andalucía». «Las jornadas tienen como objetivo integrar y dignificar el trabajo que realizan los alumnos», ha subrayado Rosa Félix.
La reforma del centro ocupacional de Atarfe, pionero en el área metropolitana cuando inició  su actividad en 1986, es una de las actuaciones que se quieren emprender con los fondos del Plan de Empleo de la Junta.
En la actualidad el centro cuenta con diez alumnos atendidos por los educadores Francisca Alcantara y Juan Carlos Carvajal, encargados de dirigir las actividades terapéuticas para que puedan ganar autonomía personal y lograr su integración social y laboral. En dichas instalaciones vienen realizando distintas actividades, la principal tiene que ver con la elaboración de productos en piel, además de otras manualidades como macramé, pintura y marquetería.
«La mayoría de los alumnos tienen capacidad para realizar un trabajo con disciplina y con orden, pero para ello es necesario que tengan autonomía personal y que lleven a cabo una vida normalizada, con cuidados en la alimentación y sin descuidar la actividad deportiva», sostiene  el educador Juan Carlos Carvajal, quien lleva desarrollando su tarea en el centro desde que se puso en marcha hace ahora 30 años.
Cuatro de los alumnos ya se han integrado al mercado laboral en centros especiales de empleo y empresas locales, o realizan actividades lúdicas.
 
Fran Pérez y Mª Amor Escobar son los coordinadores de las jornadas participativas
Carvajal valoró de forma positiva las jornadas participativas, cuya coordinación técnica corre a cargo de un equipo integrado por licenciados y graduados en Arquitectura Superior y Edificación que realizan prácticas en el Ayuntamiento gracias al programa Ícaro de la Universidad de Granada. “El hecho de que estén participando en este proyecto emocional hace que se sientan protagonistas y hagan más suyos los espacios”, destaca el educador, partidario de espacios donde “se trabaje relajadamente y los alumnos puedan divertirse”.
En las citadas jornadas, los propios alumnos opinan sobre las actividades que desarrollan a diario y exponen cuáles son sus necesidades en cuestiones tan básicas y fundamentales para su desarrollo como la accesibilidad o la división de espacios. También han expresado su deseo de disponer de un huerto donde cultivar sus propias hortalizas.
«Ellos mejor que nadie, sin necesidad de entender de arquitectura, son conscientes de todo lo que son capaces de hacer y de todo aquello que debe contemplarse en el proyecto de reforma», explica Fran Pérez, licenciado en Arquitectura y coordinador del proyecto técnico junto a María Amor Escobar, graduada en Edificación.
Las jornadas también se realizan en colaboración con la asociación local APIEMA que vela por la integración de personas con algún tipo de discapacidad.