Los desechos electrónicos crecen más rápido que otros residuos  Fuente: medio ambiente

Los desechos electrónicos crecen más rápido que otros residuos Fuente: medio ambiente

“Toda empresa que vende un móvil o cualquier otro producto electrónico, por pequeño o grande que sea, está obligada, una vez finalizada la vida útil del mismo, a hacerse cargo de su reciclaje”

Los móviles se han convertido a día de hoy en un elemento necesario para nuestra actividad diaria. Los utilizamos para múltiples funciones, pero nunca nos conformamos con sus prestaciones. Siempre aspiramos a hacernos con móviles más avanzados, con los últimos modelos, que en todo caso ofrecen más posibilidades y recursos.

Por todo ello, no resulta extraño que cada cierto tiempo cambiemos de aparato, bien porque se haya agotado su vida útil, bien porque queremos uno más potente. José Pérez, el Consejero Delegado de Recyclia, plataforma medioambiental para la gestión de los RAEES (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos), y que aglutina a su vez distintas fundaciones (Ecopilas, Ecofimática, Ecoasimelec y Tragamóvil), fue entrevistado por Radio Líder, en el marco del programa “Galicia al Natural” para dar a conocer el papel que esta entidad desempeña en la gestión de los desechos electrónicos, ayudando a las empresas a que cumplan con sus compromisos medioambientales.

En este sentido, manifestó que “toda empresa que vende un móvil o cualquier otro producto electrónico, por pequeño o grande que sea, está obligada, una vez finalizada la vida útil del mismo, a hacerse cargo de su reciclaje”, evitando de esta forma el impacto que éste pueda tener sobre la naturaleza.

Desveló que el año pasado se recogieron de forma selectiva 400 toneladas de teléfonos móviles, incluyendo baterías, carcasas, así como todos los accesorios alimentadores que conforman estos aparatos, si bien no es posible saber las cantidades que aparecen mezcladas con distintos residuos en otros puntos de recogida. Aunque la situación económica del país ha mejorado, el Consejero Delegado de Recyclia advierte que la promoción de los móviles iban asociados a campañas de marketing de reposición o de subvención del precio de los mismos que, en estos momentos, están desapareciendo y que derivan en la reducción de la compra de estos aparatos.

OBJETIVOS AMBICIOSOS

Los objetivos fijados por la correspondiente Directiva Europea para el reciclaje de móviles, lógicamente son los mismos en todos los países miembros, rigiendo los mismos parámetros y requisitos en todos los casos, desde el transporte hasta el seguro, actividad de las plantas de tratamiento, garantías medioambientales, etc.

De un objetivo de recogida de 4 kilos de móviles por habitante y año, se ha pasado a un objetivo de recogida del 40% de los equipos que se ponen en el mercado y con un calendario de actuaciones encaminado a llegar al 60% en un par de años. “Es un objetivo ambicioso, pero es el que ha sido establecido por la Unión Europea”.

El proceso de gestión de la recuperación de móviles comienza con el transporte de los mismos desde el punto de recogida. En planta, se separan manualmente las baterías, que se desvían a otro circuito de tratamiento debido a que contienen metales con cierta complejidad de gestión. Acto seguido, los aparatos se trituran y se recuperan, a través de distintas tecnologías, las distintas fracciones de material que los componen (estaño, cobre, etc).

Está comprobado que los desechos electrónicos crecen mucho más rápido que otros residuos. La previsión para 2015, que era de 17 kilos por habitante, se ha cumplido. José Pérez precisó que tanto en Europa como en otros países del mundo que se encuentran en desarrollo y evolución económica, la tasa de reposición de equipos de estas características es cada vez mayor. “Razones estéticas o de capacidad de servicio hacen que compremos el nuevo producto aunque el activo siga siendo todavía útil”, abundó. Insistió en que la responsabilidad para la gestión de estos residuos es compartida, debiendo asumir los productores la financiación de los procesos. Si bien reconoce que la Administración está haciendo lo que puede legislando, quizás sería deseable que intensificara las medidas de control.

“ Y al usuario se le pide más conciencia, más implicación y que se esfuerce por depositar los RAEES en los puntos de recogida habilitados para ello, teniendo a su disposición igualmente los puntos limpios municipales”. Para más información, www.recyclia.es Fuente original: http://www.sogama.es/

 

José Pérez, el Consejero Delegado de Recyclia, plataforma medioambiental para la gestión de los RAEES (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos)

Fuente: medio ambiente