HOY RECOMENDAMOS…»LA MUJER REBELDE. LA HISTORIA DE MARGARET SANGER»:

HOY RECOMENDAMOS…»LA MUJER REBELDE. LA HISTORIA DE MARGARET SANGER»:

La mujer rebelde es la biografía desbordante de una inconformista social y política. Con el estilo caricaturesco y elástico al que nos tiene acostumbrados, Bagge nos acerca a la vida de esta activista por el control de la natalidad, al tiempo que educadora, enfermera, madre y protofeminista, desde su nacimiento a finales del S. XIX, hasta su muerte, después de la invención de la píldora anticonceptiva.

Bagge nos presenta a la Sanger más humana, mostrando cómo su causa alimentó un activismo feroz pero también una naturaleza compasiva. Su legado como fundadora de Planificación Familiar es todavía increíblemente relevante, inspirador y significativo.
Acerca de la imagen de la cubierta:
Durante los años 20, el alcalde James Curley (responsable de la frase «prohibido en Boston») prohibió a Margaret Sanger hablar en público en Boston, Massachusetts. En 1929, los organizadores del iconoclasta Ford Hall Forum se reunieron con Sanger para buscar el modo de que participase en su «festival» anual sin violar técnicamente la prohibición. Hicieron que apareciera amordazada en el centro del escenario, mientras el historiador Arthur Schlesinger sr. (a la izquierda) leía en su nombre un discurso escrito por ella (Clarence Darrow, el famoso abogado defensor de los derechos civiles, a la derecha, daría continuación a un discurso propio).
Una parte del discurso de Sanger decía:
«No me interesa nada la libertad de expresión por sí misma. Otorgamos demasiado valor al poder de la palabra impresa y al poder de la palabra hablada. Leemos demasiado. Oímos demasiado. Vivimos demasiado poco. Actuamos demasiado poco… Yo os hablo con mis actos pasados y presentes. Me han amordazado, me han reprimido, me han arrestado, me han encarcelado. Y cada vez me ha escuchado más gente, más gente ha protestado, más gente ha alzado la voz, más gente ha respondido con coraje y valentía… Como propagandista, considero una inmensa ventaja el que te amordacen. Eso podrá silenciarme, pero hace que millones de personas hablen de mí y de la causa para la que vivo».