LO PEOR DE LA POLÍTICA  por Juan Alfredo Bellón

LO PEOR DE LA POLÍTICA por Juan Alfredo Bellón

LO PEOR DE LA POLÍTICA por Juan Alfredo Bellón para  EL MIRADOR DE ATARFE del domingo 22-10-2017

El jueves pasado, a las 10 de la mañana, expiró el plazo dado por Rajoy para que Puigdemont informara al Gobierno y a la opinión pública sobre la situación real y legal de Cataluña, dada la confusión imperante entre la ciudadanía al respecto, porque se duda de si es o no independiente y si tiene la cualidad de emancipada y de si es parte o no del Estado Español tras la tumultuosa sesión de la Cortes Catalanas donde el President, siendo catalán, actuó de gallego y emuló al propio Rajoy declarando (o no) la independencia (de la región) del resto del Estado; ante lo que el tal Rajoy, en un alarde de galleguidad, dijo amenazar a Cataluña con la aplicación fulminante (aunque en diferido) del artículo 155 de la Constitución, si antes de las 10 horas del viernes 20 de los corrientes, no había contestado a la Moncloa de forma feaciente y clara sobre todos y cada uno de estos extremos.

Se cumplió el viernes hoy que esto escribo, y se han producido, coincidiendo ambos, estos dos fenómenos: uno, que tampoco por la carta hecha pública ayer, se sabe a ciencia cieta con qué hipotética respuesta quedarse sobre si se ha cumplido o no el brexit catalán; y dos, tampoco se sabe nada sobre los otros muchos asuntos que interesan a la nación y a parte del extranjero, que es Cuenca, como decían los sevillanos protonacionalistas en los años sesenta: (¡Viva España y Jerez y parte del extranjero, que es Cuenca!). Pues eso, qué poco se habla de otras noticias importantes como el fuego en Portugal, Galicia y buena parte de la Cornisa Cantábrica, la marcha de la economia española, que no depende solo del problema catalán, o ese otro, por cierto llamativo, de que ha muerto en Florencia un turista español al caerle un capitel en la cabeza, dado que en Florecia hay tantos turistas y tantos capiteles que la probabilidad del siniestro casi no era contemplable y menos con un paisano nuestro. Claro que en Granada tampoco sería un hecho rarísimo por la mucha arquitectura monumental y la plaga de turistas y visitantes que nos invaden a diario dificultandonos a sus habitantes no ya el disfrute sino el uso e nuestra ciudad, con lo que enlazaré diciendo que el Gobierno nos tiene aislados por tren y cortados por AVE desde hace tres años y claro, así se demuestra que la omnipresencia del tema catalán, no solo nos afecta como españoles sino que nos invisibiliza como granadinos, con lo que estamos hartos de tanto satisfacer a Rajoy como al Puigdemont de todos los infiernos tramontanos, etc., etc.

Y digo más, tampoco tenemos tiempo ni fuerza pulmonar para bramar por nuestros problemas de mobilidad ciudadana, ahora que doña Telesférica Ruiz ha desaparecido (o casi) de nuestras vidas y serían tan fáciles de solucionar.

De esta manera, acabaré prometiendo más atención en el futuro inmediato de esta modesta columna hacia la evolución de nuestros problemas cercanos, agudos y verdaderos y todo ello sin dejarles en exclusiva la solución de los asuntos catalanes a Rajoy y Puigdemont, no sea que los resuelvan a su manera y a nuestra costa, que de eso ya sabemos mucho en estos confines de nuestra meridionaliad.

Mientras, ando pendiente de los avances de noticias en el móvil de marras, donde mecuentan que sigue la película de la españolidad en todo el mundo mediático y que se anuncia para el próximo viernes 27 de octubre la fecha límite para enviar al Senado la aprobación del artículo 155 de la Constitución para restringir la Autonomía Catalana y convocar probablemente unas elecciones autonómicas q ue desenmarañen lo encarañublado del ámbito político español y catalán.

El desenladrillador que logre desadoquinarlo buen desenmaraña / desencarañubla /desenladrilla / desadoquinador será.