Granada sigue celebrando La Toma, un acto “anacrónico, racista e insostenible”

Granada sigue celebrando La Toma, un acto “anacrónico, racista e insostenible”

La Legión deriva la Fiesta de La Toma de Granada a posiciones militaristas con un Ayuntamiento socialista

La Guerra de Granada fue el conjunto de campañas militares que tuvieron lugar entre 1482 y 1491, emprendidas por la reina Isabel I de Castilla y su esposo el rey Fernando II de Aragón en el interior del reino nazarí de Granada, que culminaron con la Capitulaciones de Granada del rey Boabdil. Cada 2 de enero se celebra esta fecha en Granada con unos ritos y formas que más tienen que ver con el sectarismo y el racismo que con una actividad propia de ayuntamientos integradores e interculturales. La polémica nunca ha dejado de generarse así como distintos enfrentamientos con colectivos que no entienden como en pleno siglo XXI desde instituciones democráticas se impulsan estas acciones anacrónicas.La nueva edición de la Toma vuelve a conmemorar el aniversario de la conquista de esta ciudad por los Reyes Católicos, ahora será la número 526.
Un Ayuntamiento socialista impulsa la celebración
En esta ocasión surgen dos importantes “novedades” que pueden ahondar aun más en los enfrentamientos entre grupos contrarios a esta celebración y secores de ultraderecha partidarios de celebrar esta celebración de tintes racistas. Serán en concreto la participación de una comparsa de moros y cristianos y de la la Legión. Se da la circunstancia de que tras años de gobiernos del PP ahora es un ejecutivo local socialista quien dirige el Ayuntamiento que impulsa estas celebraciones.

Que se cambie por homenaje a Mariana Pineda
Movimientos contrarios como la Plataforma Granada Abierta protestarán de nuevo al celebrar el mismo día 2 de enero un acto alternativo a La Toma de Granada,  al considerar que es una fiesta anacrónica, racista e insostenible, y recordará a Lorca y a Juan de Loxa. La plataforma Granada Abierta, que aglutina a asociaciones y colectivos ciudadanos, ha reivindicado la eliminación de la celebración de la Toma de Granada y ha vuelto a exigir que la ciudad sustituya la fiesta local por el 26 de mayo para homenajear a la figura de Mariana Pineda.
Perfil militarista y folclórico
Francisco Vigeras, portavoz de la plataforma ha explicado que los actos de La Toma de Granada tendrán este año un carácter militarista con la intervención de la Legión y ha recriminado al Ayuntamiento su “deriva conservadora”. “Esperábamos con el PSOE un manifiesto de tolerancia desde el balcón del Ayuntamiento”, ha considerado Vigueras, que ha criticado además que los actos de este año incluyan un desfile de moros y cristianos, una medida que ha calificado de “folclórica” y ha considerado un despropósito para mantener un “espectáculo bochornoso, insostenible en democracia”.
La Plataforma ha pedido al Ayuntamiento de Granada que tenga “coherencia democrática” y que impulse el 26 de mayo como fiesta local para destacar los valores que representa Mariana Pineda y ha explicado que La Toma escenifica además una manipulación histórica.El acto alternativo a La Toma contará este año con el catedrático de Antropología Social Isidoro Moreno, que analizará los motivos por los que la Plataforma defiende que esta fiesta debió desaparecer durante la Transición como lo hicieron otras como el festivo del 18 julio.
“La Toma fue un momento malísimo, Granada perdió una civilización admirable para convertirse en una tierra de chavico donde se agita la peor burguesía de España”, consideró Federico García Lorca.
Juan de Loxa y Carlos Cano
Granada Abierta recordará esta oposición del dramaturgo a la fiesta con una lectura poética y dedicará su acto alternativo al recientemente fallecido Juan de Loxa y a los 35 años que se cumplen de las “Crónicas Granadinas” de uno de sus fundadores, Carlos Cano. El cierre lo protagonizará el cantaor Juan Pinilla con “flamenco solidario frente a gritos racistas y xenófobos de la Plaza del Carmen”.