Todo puede encajar

Todo puede encajar

El curso arranca con buenas sensaciones y la perspectiva de que, esta vez sí, Granada puede dar por superado el bache cultural de los últimos años.

PABLO RODRÍGUEZGranada

. Las piezas están sobre la mesa: el regreso del legado de Federico García Lorca, la reapertura parcial del Museo Arqueológico tras ocho años de cierre total, el comienzo de la era ‘Casado’ en el Festival de Música y Danza y los primeros pasos de una candidatura para convertir la ciudad en Capital Cultural Europea en 2031. Ahí están, una y otra; una y otra. Cuatro piezas para completar el puzzle que revele de nuevo la imagen de la ciudad como principal referencia cultural de Andalucía. El lugar que merece por peso, tradición y obra; la posición que nunca debió abandonar tras una década de crisis.

2018 puede ser el año. El contexto invita al optimismo. A los cuatro hitos de este curso se suman las buenas sensaciones que los presupuestos comienzan a dar tras esta década ominosa en la cultura de Granada. A tenor de lo anunciado hace dos meses por la Junta de Andalucía, el presupuesto destinado a proyectos de la provincia como la Alhambra, el Centro Lorca, el Parque de las Ciencias -este integrado en las cuentas de Educación- o el Festival, entre otros, se incrementa dos millones de euros con respecto al año pasado hasta alcanzar los 35. Falta aún por saber la cantidad percibida por el ciclo Lorca y Granada, de la que no se han hecho públicas las cuentas todavía.

Con la duda de lo propuesto por la Diputación, que no ha anunciado sus presupuestos, los casos del Ayuntamiento y del Gobierno estatal son más complejos. La situación política y económica de la institución de la Plaza del Carmen ha obligado a sus responsables a prorrogar una vez más las cuentas. Lo mismo en un Ministerio de Cultura cuyas cuentas podrían ser prorrogadas si el PP no logra apoyo suficiente.

Son las únicas sombras de un escenario que cuenta, además, con lo más importante: el talento. Los creadores granadinos han logrado permanecer estos años a la cabeza de artes como la música, el teatro -especialmente el infantil y el de títeres-, la danza, el flamenco o las letras. A esa cima se ha sumado el circo, que en 2016 y 2017 ha vivido una auténtica eclosión.

La vuelta del legado Lorca empuja al Centro a erigirse en referencia cultural de la ciudad

¿Y el público? Es quizás la gran incógnita a despejar. Ante la ausencia de informes locales de consumo cultural, el último anuario del Ministerio de Cultura apuntaba a un gasto medio por hogar en bienes y servicios culturales a nivel nacional de 764,4 euros. Por su parte, el gasto medio por persona se situó en 306,7 euros.

Otra pista puede provenir de los resultados de visitantes y usuarios de centros expositivos y festivales. Tanto la Feria del Libro, como el Festival de Música y Danza, el Parque de las Ciencias o la Alhambra aportaban el curso pasado resultados de crecimiento. La sensación es que hay interés, que hay ganas de cultura entre el público. Es, sin lugar a dudas, el guarismo que falta para que la ecuación culmine en el resultado exitoso que anhela la capital.

Centro Lorca

Federico vuelve a casa

Esta vez sí. El final de 2017 trajo la noticia deseada, el sueño de Granada: el regreso de Federico a casa. El legado del poeta previsiblemente alcanzará la capital nazarí antes de verano. Las fechas aún no están confirmadas, pero el acuerdo es tajante: dejará la Residencia de Estudiantes, donde ha estado depositado estos años de retraso, y vendrá.

El tesoro, la joya de la corona lorquiana, no es sólo un acicate turístico. Abre las puertas a que los investigadores puedan estudiarlo en una provincia que cuenta también con un centro de documentación del calibre del Archivo Federico García Lorca de Fuente Vaqueros. Todo a mano, todo abierto.

Asimismo, vuelve a dirigir los pasos del Centro Lorca a su objetivo inicial. El de convertirse en referencia de la cultura contemporánea. Ese es el propósito, una labor que hasta ahora no había podido asumir al completo pero que ahora podrá ser ejecutada sin excusas. Es lo que Granada necesita. El legado de Lorca puede erigirse como la punta de lanza de la candidatura para la capitalidad europea. Habrá que ver.

Museo Arqueológico

Granada recupera la memoria

Nadie imaginaba en 2010 que la Casa de Castril pudiera permanecer cerrada ocho años. Toda una generación de granadinos ha crecido sin Arqueológico, lo que es igual que decir que ha crecido sin una parte de su pasado. Durante este tiempo, las administraciones autonómica y estatal han estado en constante conflicto con el museo de por medio: falta de proyecto de restauración, la no asignación económica para las intervenciones, retrasos en las licencias… Casi no ha habido piedra que no se cruzara en el camino de la reapertura de un museo que, a pesar de todo, ha seguido trabajando en la sombra para cuidar, catalogar e investigar sus fondos.

Granada recupera la memoria con el Arqueológico, cuya restauración debe seguir

Con más retraso del debido, 2018 parece ser el año en que Granada recuperará su memoria. Sus joyas siguen estando ahí. En los últimos meses han salido de la Casa de Castril con dirección a Madrid -para formar parte de la exposición con motivo del aniversario del Museo Arqueológico Nacional-, Jaén -para calentar la apertura del Museo Íbero- o la propia Granada -formando parte de muestras temporales como la que estos días se puede contemplar en la Casa de los Tiros-. Ahora es el momento de que regresen. Lo harán, si todo sale bien, en el próximo puente de Andalucía.

Festival de Música y Danza

Comienza la era ‘Casado’

Joven, inteligente y talentoso. Pablo Heras-Casado, probablemente uno de los directores europeos más influyentes de la actualidad, se estrena este 2018 al frente del Festival Internacional de Música y Danza. El ciclo, que congrega a primeras figuras de la escena clásica en junio y julio, es una de las grandes joyas de la corona granadina. Ahora, de la mano del director, debe dar un paso más y, tal y como él mismo reconoció en su presentación, traspasar las fronteras del país.

La internacionalización del certamen es el gran objetivo de Heras-Casado. El granadino quiere poner a Granada en el mapa de los clásicos imprescindibles y para ello ha llevado ya el festival a Nueva York. Allí, en la misma Gran Manzana que lo alzó a los cielos de la mano de la St. Luke’s Orchestra, presentó el director las bases del certamen y recordó la importante trayectoria de un ciclo único en el país.

Heras-Casado es la gran esperanza, aunque deberá superar el problema presupuestario que aqueja al festival desde el comienzo de la crisis. Podrá hacerlo de la mano privada, cada vez más interesada en un festival con una proyección gigante. Y necesitará también un programa de altura. Hasta ahora es esta la única sombra del director, que prometió anunciarla antes de finalizar 2017 y no ha podido lograrlo. Un borrón que, sin embargo, no agota la esperanza.

GRX 2031

La carrera de la capitalidad

Si 2017 fue el año en que el sueño tomó forma, 2018 puede ser el año en que comience la carrera por la capitalidad cultural europea. Con las comisiones en marcha -las lideradas por el Consistorio, la Junta y la UGR-, Granada debe aprovechar el curso para sumar apoyos e idear proyectos que refuercen la candidatura.

El primer objetivo, el de aunar a otras voces a la granadina, debe superar el obstáculo de la lentitud administrativa. Las instituciones deben demostrar que pueden ser efectivas y ágiles. Solo así llegará la solidez a la candidatura. El segundo objetivo, por otra parte, también merece atención. Granada contará ya con el legado lorquiano y sus museos a punto. Todo puede estar listo para proyectar. La carrera debe empezar en 2018.

Pablo Rodríguez

http://www.ideal.es/culturas/puede-encajar-20180104231318-ntvo.html?ns_campaign=APPWA